PERIODISMO PATRIMONIAL E HISTÓRICO

Periodismo histórico tras el rastro del silencio

En Tras el rastro del silencio (Ediciones Abril, 2018), el joven periodista Emilio Lázaro Herrera Villa propone un acercamiento periodístico a la Historia que desborda el tratamiento reduccionista que en muchas ocasiones ha maltratado estos temas en la prensa nacional.

Herrera Villa se sale del vicio de las notas de efemérides y ausculta las circunstancias de la relación entre hecho y fecha, sin dejar de lado un gran baño de contexto histórico donde evidencia cómo y por qué cada una de las siete figuras abordadas – en perfiles periodísticos o reportajes- se inserta en su tiempo.

El autor tampoco es complaciente con los personajes históricos que escoge o con los sucesos que intenta desentrañar. Se empecina en calar al ser de carne y hueso detrás del mito y/o corroborar o desautorizar rumores asentados en la historiografía de la Isla.

Leoncio Prado, el pirata mambí; Carlos García, y la interrogante que lo cubre (¿bandido o patriota?); Policarco Pineda Rustán; Máximo Zertucha y Ojeda, acusado de planear el asesinato de Antonio Maceo; Armando André, Federico Hernández Cavada y los novelescos últimos días de Carlos Manuel de Céspedes deambulan, entre certezas y los fantasmas de incertidumbre por Tras el rastro del silencio.

Respecto al volumen, los periodistas Iraida Calzadilla y Pedro García refieren –en su prólogo– que este es un intento de desembarazar a venerados patriotas de una corona de héroes dioses, viéndoles triunfar en nuestro tiempo desde la grandeza de su mortalidad y sus pasiones humanas.

“En sus trabajos –el autor- escudriñó sus vidas con una vocación impertérrita para alejarse de los caminos trillados que lo llevó no solo a consultar fuentes conocidas y tradicionales, sino también a contrastarlas sin temor a contradecir etiquetas o clisés impuestos por usos erróneos, pues su Grial fue siempre la búsqueda de la verdad histórica”.

Fruto de un estudio de las agendas investigativas de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, la ópera prima de Emilio Lázaro Herra Villa se sustenta, igualmente, en un anexo rico en soportes gráficos que le brindan validez a la obra. Una pieza de periodismo investigativo que hurga en los disensos históricos, como ruta hacia la más pura presentación de hechos de las Guerras de Independencia que perviven en algunos recodos de la memoria colectiva de la nación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *