OTRAS NOTICIAS

Corriendo por la Revolución

Running for the Revolution, documental sobre el atleta olímpico cubano Alberto Juantorena, será estrenado en La Habana el sábado 5 de diciembre en el cine 23 y 12  a las 8:00 pm, como parte de la  selección oficial del 42° Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano.

Dirigido por el cineasta británico Mark Craig, el material se filmó durante los últimos cinco años; contiene testimonios de personas cercanas al campeón a lo largo de su vida y deportistas del mundo. El documental de Stopwatch Productions en asociación con Haviland Digital, contó además con la dirección de fotografía y la producción para Cuba del realizador Roberto Chile.

Cuando este 3 de diciembre Alberto Juantorena cumple 70 años y motivado con la obra documental, Mark Craig, quien no podrá estar en La Habana por la eventualidad del Covid 19, nos cuenta desde Londres la génesis de su trabajo y aspectos esenciales sobre la producción cinematográfica en la actualidad:

MAD: ¿Por qué Juantorena es el motivo de su documental?

MC: Me ha interesado el atletismo desde que era adolescente. Yo también soñaba con correr en los Juegos Olímpicos, ¡pero no tenía talento! Sin embargo, disfruté mucho viendo el deporte y tuve la suerte de ver a Juantorena competir en Europa un año después de su gran éxito en Montreal. Su presencia en la pista me abrió las puertas de Cuba, ya que antes sabía muy poco. Con los años me interesé más por el país y su historia y cultura; y luego, cuando me convertí en cineasta de documentales hace unos 20 años, tuve la idea de hacer una película allí. Para mí, las mejores historias a menudo se centran en un personaje, un individuo, en un contexto de interés para encontrar eventos más importantes. Y Juantorena parecía tener un buen potencial para esto. Cuando empecé a hacer el documental fue un viaje hacia lo desconocido, pero yo estaba listo para una nueva aventura. Entonces le envié un correo electrónico y nos conocimos hace 7 años en un campo de entrenamiento en España para discutir el proyecto de trabajo……

MAD: ¿Cuál es la historia de este rodaje? ¿Cuándo comenzó? ¿Cómo lo hizo? ¿Quiénes conformaron su equipo de trabajo?

MC: Mi primer viaje a La Habana fue en agosto de 2015, principalmente para reencontrarme con Juantorena y ver y entender su mundo, para conocer a su familia, para aprender. También para comenzar a construir una relación con el equipo de filmación que incluía a Roberto Chile, su hijo Daniel, el técnico de sonido Javier Figueroa y nuestra coordinadora Susana Rios-Moore. No hicimos mucho rodaje, solo 2 días, incluido 1 día con nuestro tema, ya que fue principalmente un reconocimiento del terreno. Pero coincidió con la presencia de John Kerryen la reapertura la Embajada de los Estados Unidos después de 54 años, una ocasión histórica; y también algo de eso captaron nuestros lentes. Siempre quise algo de contexto para la historia de Juantorena, de lo contrario, solo sería un trabajo unidimensional. Mi concepto es que si eres un cineasta extranjero y vas a contar la historia de un hombre como él, también debes comprender el país que lo creó. Y para comprender a Cuba, es necesario comprender su relación con los Estados Unidos, porque ese es un aspecto que lo impregna todo, pasado y presente. Conocía lo suficiente la carrera deportiva de Juantorena para saber que habría un buen drama deportivo, pero también necesitábamos su lado personal, además del subtexto histórico / político.

Regresé al año siguiente en el 2016, para el segundo viaje de filmación, y esta vez tuve la suerte de captar el Desfile de los Trabajadores el primero de mayo. Y luego, al día siguiente, la grandiosa vista del primer crucero turístico de los Estados Unidos que llegó a La Habana en más de 50 años; otro hito importante. Eran los días en que Fidel todavía estaba vivo, y Barack Obama era el presidente de los Estados Unidos, y había muchas esperanzas en Cuba de un cambio positivo… Entonces, como ahora sabemos, llegó su sucesor y las cosas cambiaron…

Foto: Cortesía del entrevistado.

MAD: Cuando un documentalista cuenta una historia, descubre otras en el camino… ¿cuáles fueron sus aprendizajes y descubrimientos en este camino?

MC: Creo que lo principal que descubrí durante mis 4 viajes de filmación en Cuba fue la percepción del “estilo cubano”; la cultura, la historia, el espíritu fuerte de la gente y sus maneras amistosas. También me alegró visitar otras regiones de Cuba como Santa Clara, Trinidad y por supuesto Santiago de Cuba, que jugó un papel importante en la historia de Juantorena. En los días de rodaje aprendí todo lo que pude de los museos y galerías de arte. Hacía muchas preguntas a nuestra coordinadora, a Chile y a Juantorena. ¡Siempre les estaba haciendo preguntas! Una de las primeras cosas que me dijo cuando nos conocimos fue que tenía que “seguir la corriente”, es decir, no hacer demasiado rígido el plan de filmación. Así hice. Y si estaba haciendo algo, lo seguíamos… a su oficina, al taller de reparación de automóviles a recoger a su hijo a la escuela. Cosas normales. Y luego hubo momentos en que revisé el archivo personal de fotos de Juantorena y entrevisté a otras personas en su vida: su esposa, su hermana, sus amigos. Todos estos fueron bloques importantes para construir la película completa, la imagen completa del hombre. Pero volviendo a tu pregunta original, una de las cosas que realmente comencé a entender fue el nivel de amor y respeto que la gente tenía por Fidel. No creo que haya estado en ningún otro país del mundo donde hubiera este sentimiento por un líder. Fidel hizo de Cuba lo que es hoy, y creó las condiciones que produjeron a Juantorena. Por eso decidí llamar a la película Running for the Revolution. Porque él era eso. Y cuando, durante el rodaje, falleció el gran líder, ese acontecimiento golpeó duro a Juantorena.

MAD: ¿Qué impresión le ha dejado Cuba? 

MC: Cuba es uno de esos lugares que cuanto más aprendes, más te das cuenta de que aún queda por aprender. Es como una cebolla con muchas, muchas capas. Espero con ansias la próxima vez que pueda visitar y simplemente ser un turista, no trabajar, sino disfrutar de un ritmo de vida más lento y ver muchas otras partes de la isla. Amo el arte, la música, el espíritu de la gente. ¡Y por supuesto el ron! He hecho amigos allí ahora, y me gustaría traer algunos amigos más la próxima vez… Al final del día, un pedazo de mi corazón siempre estará en Cuba. He visto muchos documentales sobre el lugar y estoy orgulloso de haber hecho uno también. Espero que la película sea bien recibida y se vea como un retrato real y honesto de una figura importante en Cuba. Y no solo en Cuba, sino en todo el mundo. El interés por Cuba parece ser fuerte dondequiera que vaya. Puedo ver por qué. Cuba es única y especial. Hace mucho con lo que tiene y eso es inspirador. La apoyamos a través de sus desafíos, y espero que esta película, aunque sea de una manera pequeña, pueda ayudar a agregar una voz para el levantamiento del bloqueo a la isla.

MAD: ¿Cómo ve la salud de la realización documental en el mundo de hoy?

MC: La realización de documentales se encuentra hoy en día probablemente en el nivel más fuerte que jamás haya tenido. Hay historias que vienen de todas partes, de todo el mundo y de muchas voces más diversas. Siempre que estén hechos con integridad y no solo como entretenimiento, creo que son de vital importancia para ayudar a los seres humanos a entenderse mejor. La tecnología de los medios ha permitido que la filmación sea realizada por una gama más amplia de cineastas, y que el contenido se vea mucho más fácilmente y llegue a más personas. Y, por supuesto, festivales de cine como el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana también juegan un papel importante en llevar estas historias a la gran pantalla. Como cineasta, creo que cada vez es más difícil, más difícil, encontrar financiamiento, porque somos más, pero al final del día eso ayuda a impulsar la calidad, y como Cuba nos muestra con su ejemplo, tenemos que encontrar otras formas de encontrar el dinero y rodar historias de una manera fuerte y creativamente original para que nuestras películas se destaquen. ¡Tengo suerte de estar haciendo lo que hago! El rodaje me ha llevado a muchos países y he experimentado la vida real en todas sus formas. Comencé a hacer películas cuando estaba en la mitad de mis 30 años ¡así que en muchos sentidos todavía me estoy poniendo al día con todos los demás que comenzaron en la escuela de cine!

MAD: ¿En qué proyectos está inmerso ahora? Y hacia el futuro…

MC: Estoy desarrollando varias ideas nuevas al mismo tiempo. Nunca se sabe cuál cobrará vida primero: hay una historia espacial histórica; otra sobre una famosa cantante irlandesa, otra sobre dos mujeres motociclistas y; en segundo plano, un largometraje de animación que estoy coescribiendo. ¡Demasiadas películas, poco tiempo! Pero sigo viviendo la película de Juantorena al menos durante otros 6-7 meses mientras nos acercamos a los próximos Juegos Olímpicos. Espero que para entonces millones de personas hayan visto Running for the Revolution. ¡Viva Cuba!

Maribel Acosta Damas
Maribel Acosta Damas
Periodista cubana, especializada en Televisión. Profesora de la Facultad de Periodismo de la Universidad de La Habana y doctora en Ciencias de la Comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *