CUBAPERIODISTAS RECOMIENDA

Que el método científico predomine en la sociedad cubana

El silencio no es común en el pleno de la Academia de Ciencias de Cuba. Las dudas sí; seguramente por eso de que la ciencia fructifica en la crítica, en la indagación, como mecanismos para encontrar nuevos y mejores conocimientos.

Imbuidos del mandato de contribución permanente que tiene la Academia, en su función de consultora y/o asesora en materia de ciencias, tecnología, innovación y medio ambiente, los investigadores de la Mayor de las Antillas aprovecharon la presentación que realizó la Ministra del CITMA, Elba Rosa Pérez Montoya, de tres de las 12 nuevas políticas de aprobadas por el país en esta rama, para proponer nuevas visiones e indagar en lo que aún no les queda del todo claro.

Una de estas políticas, la Reorganización del sistema de CTI en la Isla, tiene como novedad la futura constitución de un Consejo Nacional con carácter supra-ministerial.

“El Consejo estará integrado de forma permanente por los titulares de los ministerios de Economía y Planificación, Finanzas y Precios, Trabajo y Seguridad Social, Comercio Exterior, Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, Educación Superior y el Banco Central de Cuba. Además, será presidido por Vicepresidente del Consejo de Ministros que atiende la actividad de CTI”, esclareció Pérez Montoya.

Al respecto, el Dr. Carlos Rodríguez, vicepresidente de la ACC, propuso que la Academia debiera tener un rol más activo dentro del venidero órgano supra-ministerial.

“Para poder fortalecer el trabajo del Consejo Nacional, la ACC debiera ser miembro o invitado permanente dentro de él. Nosotros consideramos que la presencia de la entidad debiera ser tenida en cuenta pues ayudaría a la revisión y análisis de otras propuestas o normas que nazcan”, comentó el también profesor de la Facultad de Física de la Universidad de La Habana.

De este modo, el experto hacía referencia a uno de los principios del pensamiento científico, el arbitraje académico, importante herramienta que permite la validación y el perfeccionamiento de los resultados investigativos.

Posteriormente, en otro momento del debate, Roberto Morales Ojeda, vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, reconoció la necesidad de insertar, de manera permanente, el método científico dentro de la sociedad cubana actual y ratificó la necesidad de que los ministros mantengan el intercambio permanente con las universidades, y también las autoridades locales.
Durante el pleno, los científicos cubanos expusieron sus opiniones sobre tres de las nuevas políticas a implementar por el CITMA

También sobre la política de Reorganización del sistema de CTI, el Dr.C Carlos Cabal resaltó una temática casi siempre relegada. Los tiempos en la actividad académica e investigativa son muy particulares y no deben violentarse. El experto consideró que quienes rigen la actividad en el país deben tener en cuenta estas complejidades.

La ministra del CITMA abordó además las políticas que incentivarán la Creación de Parques Científico-Tecnológicos y la Definición y Creación de Empresas de Alta Tecnología.

Sobre los parques científicos técnológicos informó que el más avanzado es el de la Universidad de Ciencias Informáticas y que se trabaja en la creación de otros en Mayabeque, la Universidad Tecnológica (Cujae) y la universidad de Matanzas, aunque se están dando pasos también en la Universidad Central de las Villas, la de Holguín y la de Oriente.

El Dr. Antonio Aja, director del Centro de Estudios Demográficos, así como otros expertos, indagaron acerca de cuál será la prominencia que se otorgue a las investigaciones de corte social y humanístico dentro del nuevo reordenamiento.

En el intercambio surgieron otros asuntos igual de relevantes como la participación y el rol de los jóvenes dentro de la actividad académica del país, así como la importancia de promover el desarrollo investigativo a nivel local.

Más y mejores Premios

Como es habitual, la Academia de Ciencias de Cuba otorgó sus premios anuales. Isnerys Talavera, su vicepresidenta, fue la encargada de presentar las propuestas, un total de 80, luego del análisis de 162 candidaturas de todo el país en las cinco áreas temáticas correspondientes: ciencias Naturales y Exactas, Técnicas, Sociales, Biomédicas y Agrarias y de la Pesca.

Entre las instituciones con mayor número de investigaciones aspirantes al lauro destacan la Universidad de La Habana (UH), su homóloga de Las Villas (UCLV), el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) y el Instituto de Medicina Tropical “Dr. Pedro Kourí” (IPK).

Los científicos también dedicaron un espacio de la jornada a la elección de nuevos integrantes para la ACC. Los doctores Pura Concepción Áviles (Ciencias Médicas), Lesvia Cánovas Fabelo (Ciencias Filosóficas y Pedagogía), María Dolores Ortiz (Ciencias Filológicas), Melquiades de Dios Leyva (Ciencias Físicas), Julio César García (Ciencias de la Salud) y Eduardo Torres Cuevas (Ciencias Históricas) fueron seleccionados como miembros de honor.

A su vez, el estadounidense Kevin Lee (experto en ciencias médicas inmunológicas) y el canadiense Alan Evans (especialista en biofísica, neuroimágenes y neuroinformática) quedaron elegidos como miembros correspondientes.

El Dr. Carlos Rodríguez Castellanos fue el encargado de lanzar la convocatoria para la creación de una Red Nacional de Consejos Científicos Técnicos y Asesores. Esta idea persigue integrar a este tipo de órganos, diseminados en una gran variedad de facultades, universidades, centros de estudios, el sector empresarial y otras entidades.

“La iniciativa tiene el objetivo de fortalecer los vínculos de nuestra Academia con las instituciones científicas del país, promover el intercambio de información y experiencias, difundir las mejores prácticas y conformar un espacio de análisis y discusión de asuntos de interés para la ciencia cubana”, expresó Rodríguez Castellanos durante el pleno.

Una Academia renovada

El presidente de la ACC, Dr. Luis Velázquez Pérez, subió al podio del paraninfo para compartir con los demás miembros de la entidad acerca de los resultados alcanzados en 2018.

Una de las prioridades del finalizado año había sido fortalecer la función asesora y consultiva. Velázquez Pérez presentó los alcances de la institución en ese sentido de trabajo.

Entre ellos resaltó la discusión del proyecto de nueva carta magna, un informe conjunto con el Consejo Nacional de Grado Científico acerca de la formación doctoral temprana y un análisis del estado de las publicaciones y patentes en la Isla.

También se refirió al trabajo sostenido con las asociaciones científicas como las Brigadas Técnico Juveniles, la actividad en respuesta a los incidentes sónicos manipulados políticamente por Estados Unidos, la evaluación de los libros de texto que integran el Tercer Perfeccionamiento de la Educación en Cuba y el trabajo conjunto con las comisiones de la Asamblea Nacional de Poder Popular.

Quedó refrendado el aporte de los académicos en la discusión de las nuevas políticas de ciencia, tecnología e innovación (CTI), así como la participación de 43 expertos en el trabajo de las comisiones para la implementación de los lineamientos de la política económica y social del país.

En cuanto a las acciones en la vida interna de la Academia, Velázquez abordó la nueva estructura de la entidad, que llevó a la creación de direcciones de trabajo.

“Se desarrolló con éxito el proceso eleccionario para el período 2018–2024, donde el número final de integrantes fue 402. Además, se incrementó el número miembros Jóvenes Asociados. En la etapa pasada fueron solo 43, mientras que en la actualidad contamos con 64”, enfatizó el presidente.

En cuanto a las estrategias para el 2019, Velázquez Pérez refrendó la necesidad de que la institución continúe contribuyendo al cumplimiento de las nuevas políticas, su implementación y normas jurídicas. También se prevé la informatización de la entidad, así como la creación de nuevas filiales.

Al finalizar el pleno de la Academia de Ciencias, la ministra Elba Rosa Pérez enfatizó la importancia de que la comunidad científica cubana apoye los esfuerzos económicos del país en una coyuntura muy compleja e informó que el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente tiene el encargo de construir la política industrial del país, algo en lo que seguramente los académicos podrán seguir contribuyendo.

(Tomado de Juventud Técnica Medium)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via