EFEMÉRIDES OTRAS NOTICIAS

Radio Cadena Habana, la emisora octogenia

Las primeras transmisiones de Radio Cadena Habana (RCH), La Emisora de la Música Cubana, que este 11 de noviembre celebra sus primeras ocho décadas de existencia, se produjeron desde el antiguo Palacio de los Deportes, en el Vedado capitalino, para poco tiempo después ocupar espacio en un edificio situado en Belascoaín y San José, en Centro Habana.

Desde su surgimiento, la estación ganó preferencia entre los radioescuchas por su variada programación que, en 1941, un año después de creada, se centró en el entretenimiento, sobre todo en la difusión de la música, especialmente la cubana. También con varios espacios dedicados a la comunidad española radicada en Cuba, motivo por el cual entonces fue bautizada como La Onda Musical Española.

Prestigiosas figuras de la música cubana como Omara Portuondo y las agrupaciones Sonora Matancera, Conjunto Casino, Hermanos Castro, América y Neno González, debutaron o alcanzaron popularidad a través de las ondas de RCH.

Inicialmente sus fundadores tuvieron la idea de establecer un enlace —de ahí la connotación de la palabra “cadena”— con las plantas CMCH y CMCX, ambas respectivamente propiedad de José Custodio Milagro Rumbaut y Danza, capitán retirado del ejército, y Alejo Cossío del Pino, político que llegó a ser representante y después ministro de Gobernación; pero este proyecto no llegó a concretarse y RCH, cuyo antecedente inmediato fue una antigua sociedad anónima de igual nombre, salió al aire con total independencia.

Promoción de la música cubana y española

La radioemisora tenía un matiz esencialmente político y, aunque mantuvo esa tendencia, fortaleció su estilo de medio encargado del pasatiempo de los oyentes. Hacia 1943 se consolidó como una planta que, en lo fundamental, se destinaría a la promoción de la música cubana e ibérica y a mediados de esa década uno de los espacios de mayor audiencia fue Atracciones Internacionales, patrocinado por jabón Tornillo. Era trasmitido en vivo desde un estudio colmado de público, para oír “de cerca” a connotados solistas y orquestas del momento, sobre todo peninsulares; entre ellas, Los Chavales de España, la Casino de Sevilla, la de Luís Alcalá, junto a afamados cantantes de aquella nación con fuertes raíces en la cultura insular.

En 1944 también era popular el programa Cuadro de Comedias, en el que actuaron algunos de los principales cultivadores de este género por el que tanta afición profesan los cubanos: Ignacio Valdés Sigler, Nenita Viera, Magali Alou, Baldomero Peláez, Ricardo Román y Alejandro Monterrey, fueron algunas de las figuras recurrentes.

Ese mismo año se desintegró la sociedad anónima RCH; sin embargo, Alejo Cossío se mantuvo en la radiodifusora hasta su fallecimiento, a finales de la década del cuarenta. Poco después su viuda se la vendió al comerciante español José Alonso Pellón, quien trasfiguró la programación y la dispuso solo para la difusión de la música y productos —de belleza e higiene fundamentalmente— procedentes de España.

La Emisora Musical de Cuba

Con la llegada de la década de los años 50, etapa en la que la música cubana se hizo popular en numerosos países de todos los continentes, principalmente en Latinoamérica, España y Estados Unidos, Pellón arrendó a RCH a Modesto Vázquez y a Orlando Álvarez, quienes optaron, en correspondencia con su original estilo eminentemente dedicado a la promoción del pentagrama nacional e internacional, por convertirla en una radioemisora únicamente destinada a resaltar la música popular cubana. Entonces pasó a denominarse, hasta poco tiempo después del triunfo de la Revolución Cubana, como RCH, La Emisora Musical de Cuba.

Varios artistas admirados por los nacionales fueron apodados en esta planta con singulares motes, como el famoso dúo Los Compadres, en esa época integrado por Lorenzo Hierrezuelo y Francisco Repilado. El reconocido locutor y presentador Eddy Martin —luego devenido notable comentarista y narrador deportivo— los bautizó como Compay Primo y Compay Segundo, respectivamente.

“El tema de presentación de la radioemisora estaba grabado en las voces de las Hermanas Lago. Por esos años comenzó a incluir por primera vez dos noticieros de media hora a las doce del día y siete de la tarde, con informaciones de los periódicos que eran leídos por los hermanos Modesto y Roberto Vázquez. En los archivos de Cadena Habana se guarda la síntesis histórica, según la cual el golpe de estado de Fulgencio Batista, el 10 de marzo de 1952, benefició a Modesto Vázquez, que pudo comprar la radioemisora y modernizarla, al recibir del gobierno 180 mil pesos por la venta de terrenos donde se encontraban los equipos transmisores en Cayo Cruz, lugar escogido por Francisco Batista, hijo del tirano, para construir una terminal marítima”, subraya la nota de presentación histórica de RCH.

Una acción valiente y revolucionaria

En los archivos de la emisora también se conservan con orgullo datos relacionados con el histórico acontecimiento ocurrido en la madrugada del 15 de febrero de 1957, cuando fue grabado clandestinamente el himno del Movimiento 26 de Julio, conocido como la Marcha del 26, de la autoría del combatiente del Moncada, Agustín Díaz Cartaya. La acción se produjo entre las doce de la noche y las dos de la madrugada por un grupo de once compañeros que lideró Francisco Vilalta Cañadilla, operador, musicalizador y efectista e integrante de esta organización política y militar creada en 1955 por un grupo de revolucionarios dirigidos por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, con una ideología nacionalista, antiimperialista y democrática fundada en las ideas de José Martí.

Este grupo de dignos patriotas, valientemente enfrentados a las criminales ofensivas de la policía del régimen de Fulgencio Batista, también desvió las “Jabas de la suerte”, que contenían víveres que se sorteaban entre los oyentes, para ser enviadas a los combatientes revolucionarios que debían de actuar ocultos debido a que eran perseguidos por el tirano y sus secuaces bandas militares.

El hecho de que los propietarios de RCH tuvieran evidentes compromisos con la burguesía capitalina y los gobiernos pro-imperialistas de turno, no impidió que buena parte de los trabajadores de esta emisora simpatizaran con la causa del Ejército Rebelde. Otro de esos sucesos históricos se produjo cuando periodistas de este medio le realizaron la primera entrevista al líder de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz, tras su llegada al embarcadero de Batabanó, luego de ser liberado de la cárcel de Isla de Pinos, como resultado de la demagógica amnistía decretada en 1955 por la dictadura militar de Fulgencio Batista.

Tras el triunfo de la Revolución

Con el triunfo de la Revolución, al abandonar sus propietarios el país, la radioemisora fue intervenida por el ya mencionado combatiente revolucionario Francisco Villalta Cañadilla. En 1962, al crearse el Instituto Cubano de Radiodifusión —Ley 1030 del 24 de mayo de ese año—, con el fin de extender los servicios de la radiodifusión hasta los más remotos parajes de la Isla, así como elevar y perfeccionar la calidad y el contenido de los programas ofrecidos al pueblo, RCH se integró a esta institución establecida, además, para consolidar un sistema de comunicación y cultura, de movilización social y recreación masiva, de orientación política y formación ciudadana.

En la siguiente década, al hacerse la División Político-Administrativa de la nación cubana, mediante la Ley 1304, aprobada por el Consejo de Ministros el 2 de julio de 1976 y puesta en vigor al siguiente día de ese mismo mes, comenzó a regir una nueva segmentación de las provincias, 14 en total. La hasta entonces La Habana, se dividió en dos demarcaciones: Ciudad de La Habana, correspondiente al territorio metropolitano y sus periferias, y La Habana, con la región que actualmente ocupan Artemisa y Mayabeque.

Entonces surgió la necesidad de que Ciudad de La Habana y La Habana contaran con un medio de comunicación que canalizara sus aspiraciones, y por su gran audiencia y desarrollo fue seleccionada RCH, la cual comenzó entonces a trasmitir desde la Escuela Pedagógica Salvador Allende, de la capital, con motivo del acto de constitución de la nueva provincia.

En ese periodo, la ciudad contaba con cinco radioemisoras municipales ubicadas en Artemisa, Jaruco, Güines, San Antonio de los Baños y San José de las Lajas. De esta forma RCH, como planta matriz con sus cinco radioemisoras locales y sus catorce estudios en igual número de municipios, llegó por vez primera a constituir una verdadera cadena radial.

Incrementos en las transmisiones y la potencia

En 1980 se aumentó el número de transmisores y la potencia en onda media, y en 1984 se le sumó la Frecuencia Modulada, que le permitió a RCH llegar, a todos los rincones de la provincia Ciudad de la Habana. Desde el año 1994 sus estudios se encuentran instalados en la Calle 15 esquina a J, en el corazón del Vedado habanero.

El 12 de septiembre de 2004 salió al aire La Voz del Litoral desde Santa Cruz del Norte, municipio que ya venía realizando algunas transmisiones desde su estudio local, y en el mes de julio de 2006 se inauguró el primer transmisor de RCH, de 10 kilowatt de frecuencia modulada.

De tal modo, la actual Casa de la Música Cubana, fungió durante los últimos 34 años como la planta matriz de la red de emisoras de las antiguas provincias de Ciudad de La Habana y La Habana, esta última convertida desde agosto de 2010 —por acuerdo de la Asamblea Nacional del Poder Popular de modificar la división político-administrativa—, en los territorios de Mayabeque y Artemisa.

En correspondencia con su nueva función social, RCH rediseñó y actualizó su programación para hacerla más atractiva, y buscar opciones que ponderaran la identidad cubana, a fin de incrementar la audiencia mediante propuestas cada vez más interesantes. En tal sentido, entre sus objetivos, se encuentra, asimismo, el rescate y promoción de las tradiciones y la creación de una conciencia ambiental en la población y la formación de valores morales.

Actualmente ofrece una programación en la que predominan los espacios informativos, musicales y de orientación, donde también se divulgan los sucesos más relevantes en materia económica, política, cultural, educacional y científica.

RCH en el ciberespacio

Desde el año 2000 la emisora lanzó al ciberespacio su página web, que de igual modo rediseñó su función social para promover el quehacer de los músicos y la música cubana, con lo que contribuye a divulgar la realidad cubana y a combatir la imagen deformada de la obra de la Revolución —y sus artistas— que promueve la prensa enemiga.

Su directora general, Yolanda Paris Camino, así como el resto del colectivo, conformado además por el jefe del Departamento de Programación e Información, el responsable del Grupo Informativo, un editor jefe de la Redacción Digital, con un equipo de editores un webmaster y una traductora. También se desempeñan allí cerca de 15 periodistas y seis reconocidos colaboradores.

Desde que a las seis de la mañana, por las frecuencias de RCH —Amplitud Modulada (AM): 1080 KHz, y Frecuencia Modulada (FM): 99.9 MHz— se escuchan las bellas notas de la más conocida pieza del compositor cubano Eduardo Sánchez de Fuentes, su habanera , escrita a los 16 años de edad —tema que la identifica—, comienza una acogedora programación diaria, que se extiende hasta las 12 de la noche, entre cuyos espacios predominan los concebidos para difundir la música y la Cultura cubanas, así como otros destinados a promover a notables personalidades del mundo del arte. Entre estas presentaciones sobresalen, por su notable audiencia, Musicales habana, Cántalo pero báilalo y 7:30 Juventud.

El equipo de RCH celebra sus primeros 80 años de existencia con la mirada en un futuro donde el desarrollo de las nuevas tecnologías marche en beneficio del enriquecimiento espiritual y educacional del pueblo que agradece cada día su amena compañía desde la intimidad del hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *