CUBAPERIODISTAS RECOMIENDA

Mella: dos fotos y un aniversario

El 10 de enero de 1929, en Ciudad México, agentes del dictador Gerardo Machado asesinan al dirigente comunista cubano Julio Antonio Mella. A 91 años de este trágico hecho, la imagen de Mella ha devenido temática de interés de la iconografía revolucionaria cubana, en particular, de su plástica y gráfica más comprometida. Desde entonces a la fecha,  los referentes principales de las citadas manifestaciones han sido ―y siguen siendo― dos de las fotos que le tomara la fotógrafa italiana Tina Modotti durante su exilio en tierra azteca.

 

Alumna de Edward Weston, uno de los maestros del nuevo realismo fotográfico, la Modotti puso su talento cierto en exaltar por la imagen todo lo que de héroe y amante vio en Mella. Su convivencia en México con el gran líder cubano contribuyó a ello. De ahí el vuelo artístico que alcanza en las dos fotos más reproducidas de Mella ―una de perfil y otra de frente con sombrero―, las que hablan bien alto de la maestría fotográfica alcanzada entonces por la Modotti.

De la importancia de ambos referentes dan fe un número de obras de gran relevancia icónica para la historia de la cultura visual nacional y latinoamericana. De las primeras en el tiempo, cabe destacar el dibujo a línea de la citada foto de perfil de Mella, que realizara el periodista y revolucionario Pablo de la Torriente Brau, y que ilustró el frontis de su libro de cuentos Batey, editado en 1930.

  En el período revolucionario, incontables han sido las representaciones del líder estudiantil en los más variados medios de comunicación visual que tienen por referente ambas fotos de Tina. En lo que a la escultura respecta, merece particular atención el busto de Mella de José Delarra, inaugurado en 1965 en la otrora Manzana de Gómez (actual Hotel Gran Manzana Kempinski), por los intelectuales cubanos Juan Marinello y Manuel Navarro Luna. En el mismo, el referente vuelve a ser la foto de perfil de Mella, aunque por la condición escultórica de la obra, su originalidad reside en ser la primera versión tridimensional del referente aludido. Mientras que en la gráfica de comunicación, es de citar el cartel de Antonio Fernández Reboiro, para el filme Mella, de 1976, dirigido por Enrique Pineda Barnet.  En dicho cartel, Reboiro hace una composición basada en la citada foto de perfil y una de autor anónimo, la cual fue realizada durante un mitin en el que Mella le habla a una multitud reunida frente al local del Partido Comunista, por entonces, en la céntrica calle habanera de Reina. Esta segunda foto, se presenta en alto contraste, en blanco y negro, separada de la foto de Tina, por la bandera nacional de Cuba y la Roja del proletariado internacional. Por título, Mella, en altas y en tipografía art déco, estilo con que se identifica la época en que transcurre el filme.

Por su parte, René Azcuy, al asumir su cartel para el citado filme de Pineda Barnet, recurre a la otra foto de Tina, en la que presenta a Mella de frente y con sombrero alón. Fiel a su estilo personal, Azcuy asume la foto en blanco y negro y en alto contraste sobre el fondo blanco de la cartulina o soporte ―recurso expresivo muy socorrido por el cartel del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC). En letra cursiva, en rojo y en altas y bajas, Mella. Cabe recordar, por último, que de los dos carteles relacionados con el filme de Pineda Barnet, el de Azcuy tuvo una mayor divulgación.

En 1987, con motivo del aniversario 58 del asesinato de Mella, el departamento de Divulgación de Santiago de Cuba, imprimió un cartel de la autoría de Pedro Arrate González, con el siguiente texto: Mella, imagen luminosa y fecunda de la juventud cubana. En este nuevo aniversario de su muerte, ambas fotos de la Modotti, así como las obras que las han asumido como referentes, son dignos exponentes de la pertinencia estético-comunicativa de la imagen de Julio Antonio Mella en la cultura visual cubana de todos los tiempos.

El busto de Mella, del escultor  José Delarra, fue inaugurado en septiembre de 1965 en la otrora Manzana de Gómez (actual Hotel Gran Manzana Kempinski), por los intelectuales cubanos Juan Marinello y Manuel Navarro Luna.
Jorge R. Bermudez
Ensayista, poeta y crítico de arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *