CUBAPERIODISTAS RECOMIENDA

Habana Radio, los jóvenes y el patrimonio

Pareciera un poco lejana aquella transmisión que, a las 3:00 de la tarde de un 28 de enero y casi en los albores del siglo XXI, dejaba inaugurada Habana Radio en 1999.

El Doctor Eusebio Leal, Historiador de la Ciudad de La Habana, refiere que se escogió el día de nacimiento del Apóstol, porque José Martí creyó en la importancia de la cultura y el saber. Y lo cita cuando dice: “Querer saber y no esperar cómodamente a que traigan el conocimiento a la puerta de nuestra casa es un acto que reivindica y favorece la posibilidad de ser más y mejores”.

La emisora surgió de la necesidad de establecer lazos más estrechos entre dicha Oficina del Historiador y los residentes del Centro Histórico; en la actualidad no solo se ha convertido en una vía para ganar mayor instrucción patrimonial, sino también en reforzamiento de la identidad habanera.

A sus poco más de dos décadas, “La Voz del Patrimonio Cubano” cuenta con  una parrilla de contenidos que rebasa aquellas primeras tres horas de trasmisión diarias. Y acorde con las exigencias comunicativas del periodismo contemporáneo se ha convertido en un multimedio.

Para recordar el aniversario, Cubaperiodistas dialoga con tres de las más jóvenes integrantes del equipo que dirige la periodista e investigadora Magda Resik, acerca de las rutinas productivas de la emisora, de los retos que implica comunicar el patrimonio y, también sobre cómo se inserta en ella el impulso de la savia nueva.

Elaine

Para Elaine Caballero ver su firma impresa en las páginas de Tribuna de La Habana y Trabajadores quedó atrás cuando, lejos de los predios de dichos periódicos, comenzara como reportera de Habana Radio, en el sexto piso de la Lonja del Comercio, en la Plaza de San Francisco de Asís, uno de los más antiguos espacios urbanos de la ciudad.

Elaine Caballero. Foto: Cortesía de la entrevistada.

“Llegué a la emisora porque llevaba un tiempo acariciando la idea de trabajar en la radio. Habana Radio tiene como peculiaridad ser una plataforma multimedial (radio, televisión, web), lo que me ha propiciado crecer en habilidades profesionales.

“Empezar en la radio fue duro. Durante varios meses, cada vez que entraba a la cabina tenía un salto en el estómago. Con el tiempo ese miedo mermó y adquirí más seguridad, aunque vuelve cuando estoy en vivo. Pero es una adrenalina fascinante. Me lleno de energía y disfruto mucho de esa experiencia”.

Elaine explica que “La Voz del Patrimonio Cubano”, el eslogan que acompaña a Habana Radio no es una frase hecha. Se sustenta –asegura— en ser no solo el portavoz de lo que en este ámbito acontece en La Habana, sino también en reflejar el quehacer del resto de las ciudades patrimoniales de la Isla.

 

María Karla

En Junio de 1993, nació en La Habana Vieja María Karla Villar. En sus vacaciones escolares, tuvieron un gran peso Rutas y Andares, esas visitas por museos e inmuebles de la vieja ciudad que compartía con una abuela jubilada y dos primas hermanas.

“Soy un reflejo vivo de parte de la labor social que ha desarrollado el Doctor Leal. Todo lo que aprendí de aquella gran iniciativa de llevar el conocimiento a las calles adoquinadas me ha servido para ayudar a comunicar el patrimonio de mi ciudad y de Cuba”.

María Karla. Foto: Cortesía de María Karla.

Con tales antecedentes, apuntalados por unas prácticas pre profesionales motivadoras en la asignatura de Radio, durante su segundo año de Periodismo en la Facultad de Comunicación (Fcom) de la Universidad de La Habana, tras su graduación la estación de radial se convirtió en su centro de trabajo.

“Todo nace de la cultura, de modo que Habana Radio tiene espacio tanto para el que solo quiere dedicarse a hablar de esas temáticas como el que quiere hablar del deporte desde una perspectiva histórica, de la política, de la arquitectura, de la ciencia…, pero siempre enfocadas en la importancia de la conservación del patrimonio.

“Eso hace más atractivo trabajar aquí. Por ello encontramos en el equipo a científicos, ingenieros, periodistas… Todos sensibilizados con la labor de la Oficina del Historiador y todos con la oportunidad de perfeccionar sus habilidades comunicativas”.

De multifacética, cataloga la dinámica de trabajo, esa que le ha exigido reportar, ejercer como locutora, guionista, coordinadora de programas radiales y, ahora, ser la jefa de programación de Habana Radio.

-¿La mayor exigencia de comunicar el patrimonio?

“Pues, se necesita más que una mera nota informativa. Hay que profundizar, tener claro antecedentes, datos históricos, referencias a lo que al respecto ha dicho el Doctor Leal. Creo que no es un periodismo del día a día, sino desde el presente, con vista de futuro, y sabiendo del pasado.

“Y, desde el punto de vista de la radio, es poder hacer más atractivo ese lenguaje para el público oyente. Sobre todo cuando son contenidos que exigen de una continuidad, como obras de restauración, procesos de inclusión de elementos patrimoniales en listas de patrimonio nacional, regional, mundial.

“Considero que debemos seguir perfeccionándonos en el uso de las nuevas tecnologías. Gestionar de una manera más viable nuestros contenidos en las redes sociales y  darle un mayor alcance desde Internet a los productos radiales que realizamos. Estamos formando ideas respecto a los podcasts y mucho más”.

Lixandra

Una jovencita traspasaba la amplia puerta de la Lonja del Comercio para luego entrar al ascensor de fondo de cristal y subir hasta la sede de Habana Radio, cuando el calendario marcaba el año 2014. A través de la Agenda Cultural Adolescente, publicación editada para ese grupo etario por el proyecto A+ Espacios Adolescentes, radicado en la Oficina del Historiador, Lixandra Díaz supo que los realizadores de la revista radial Contigo Somos Más estaban invitando a sus oyentes a conocer la dinámica de trabajo y a convertirse en parte del equipo. Ella llegó y se quedó, física y afectivamente.

A la derecha, Lixandra. Foto: Yoandry Avila/Cubaperiodistas.

A las tres semanas de esa primera visita comenzó en la sección del programa destinada a saludar a la audiencia y también, grabadora digital en ristre, asumió el rol de entrevistadora todo terreno, actividad que siguió perfilando en las sucesivas emisiones.

“La experiencia para un adolescente de participar en Contigo Somos Más es estabilizadora, pues es un espacio en el que compartes con iguales. Puedes reírte y llorar; llegar un día molesto y que todo el mundo te entienda. El equipo de trabajo se preocupa por lo qué nos pasa, de una manera muy cercana. Eso va creando un ambiente muy familiar”.

Las oportunidades que le ofreció Habana Radio en otros de sus espacios, junto a la posibilidad de aquilatar la dinámica de trabajo diaria de una redacción y cómo se desarrollaban las coberturas periodísticas, le afianzaron el “bicho” del periodismo. Hoy, a la altura de su segundo año de la carrera en Fcom, agradece el compromiso inculcado por el resto del equipo a sus responsabilidades en la revista radial.

Lixandra piensa que, respecto a otros medios radiales, el estilo de la emisora es más condescendiente con la información; más comprensivo con el suceso y acariciador de la visión histórica latente en el trasfondo noticioso.

“Considero que una de las características que ayuda al desarrollo profesional de sus periodistas es el sentido patrimonial que convida a imprimirle a los trabajos realizados. Esa visión de encontrarle el valor cultural y epocal a cada tema. Creo que Habana Radio habla más con el oyente que otras emisoras y le cuenta más las cosas al oído”.

Foto: Yoandry Avila/Cubaperiodistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *