fbpx
CUBAPERIODISTAS RECOMIENDA

López Sacha: “Lo más importante es que se preserven las ideas de la Revolución y la Patria”

“Para mí lo más importante es que se preserven las ideas de la Revolución y la Patria. Soy enemigo de toda injerencia extranjera y de cualquier tipo de manipulación exterior”, aseveró el destacado narrador, ensayista y profesor de arte, Francisco López Sacha (Manzanillo, 1950), recientemente laureado con la Medalla Alejo Carpentier, que otorga el Ministerio de Cultura a ciudadanos cubanos como reconocimiento a su aporte a la cultura nacional.

Al analizar los acontecimientos ocurridos en Cuba el pasado 11 de julio, coordinados por la mafia cubano-americana en Miami con el concilio del gobierno de Estados Unidos, el miembro del Consejo técnico asesor del Ministro de Cultura y profesor de la Escuela Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano apuntó: “Los problemas de Cuba deben ser resueltos por el pueblo y el Estado cubanos”.

El también especialista en Teatralogía y crítico de cine y literatura, precisó que “uno se siente cubano por razones culturales e históricas, y porque asimismo reconoce un fermento de rebeldía en las tradiciones políticas, y siente orgullo de sus ancestros. Esencialmente, nos definimos como cubanos porque nos hemos formado en esas condiciones y hemos asimilado y practicado lo mejor de nuestra herencia cultural. Esto implica la auto-reafirmación de una manera de ser, de una idiosincrasia que no es más que la identidad. Este es el lazo más firme que lo ata a uno a esta tierra”.

Sacha subrayó que en estos momentos “se trata de preservar el Estado de derecho en el país y todas las grandes conquistas que la Revolución ha hecho a través de todos estos años. La Patria, la Revolución, la nación y el pueblo cubanos son los grandes valores fundados desde la Demajagua hasta nuestros días”.

Autor de más de una docena de títulos, entre ellos Pastel flameante  (Letras Cubanas, 2006), Variaciones al arte de la fuga (Ediciones Unión, 2011),  Prisionero del Rock and Roll (Ediciones Unión: ICAIC, 2017), y El que va con la luz, novela acreedora del Premio de la Crítica 2017, López Sacha dijo que en estos tiempos de aislamiento social para evitar la propagación del virus de la Covid-19, “se dejaron de realizar los grandes acontecimientos públicos, pero no se dejó de reflejar el fuerte movimiento artístico con que cuenta nuestro país a través de la radio, la televisión y las redes sociales. El pueblo no se ha quedado huérfano de la cultura. Se hicieron, y se hacen, muchos programas y proyectos de modo virtual”.

El destacado intelectual, que durante más de 13 años dirigió la Asociación de Escritores de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, recordó que “fue la Revolución Cubana la que abrió las puertas y le dio cauce popular a la modernidad de la cultura, a la cual arribamos en los años 30 del pasado siglo, pero fue el programa cultural emprendido por la Revolución el que potenció esa modernidad mediante un sistema de enseñanza artística sin el cual no se hubiera garantizado el proceso de continuidad y desarrollo”.

López Sacha ha obtenido, entre otros, los premios Razón de Ser, que otorga la Fundación Alejo Carpentier, y el de La Gaceta de Cuba con el relato Dorado mundo; en tanto conquistó el Premio General San Martín, del Ateneo de Buenos Aires, en 1984, por el relato Si hubiera paz en el mundo; además de los premios Caimán Barbudo 1986, Abril 1987 y La Rosa Blanca 1988 con Descubrimiento del azul. Fue finalista del Premio Casa de las Américas en 1984 con Análisis de la ternura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap