fbpx
COLUMNISTAS

Notas sobre el contexto de la Economía Cubana a inicios del 2021 (II)

La situación internacional en la que se inserta Cuba, tiene una elevada incidencia en la evolución de la economía nacional, en tanto que la misma presenta una tasa de apertura de 34,9% al calcular el peso de las exportaciones más las importaciones en el PIB.

No obstante, el análisis de nuestro desempeño económico en cualquier caso debe tomar en consideración tanto los factores externos, como los internos, dando a cada uno de ellos la ponderación que les corresponde, cuestión que no siempre resulta fácil.

Pasando a los factores internos, un conjunto de factores objetivos han estado frenando la producción y los servicios en lo que va del 2021 y un elemento clave en este sentido, ha sido el rebrote de la COVID 19 que comenzó a manifestarse desde finales del pasado año, pero que se ha recrudecido entre enero y los primeros días de marzo de 2021, repercutiendo gravemente en las personas y en su capacidad para trabajar, lo que también impacta en la elevación de los costos de las medidas para el enfrentamiento directo de la enfermedad.

RESULTADOS DE LA EVOLUCIÓN DE LA COVID 19 EN CUBA

 

INDICES

 

HASTA DICIEMBRE 31 2020

 

PROPORCION

 

HASTA MARZO 13 2021

 

PROPORCION

CASOS DIAGNOSTICADOS 12 056 1.07 X MIL HABITANTES 61 472 5.48 X MIL HABITANTES
TASA DE INCIDENCIA X 100000 EN 15 DIAS  

20.38

 

 

108.16

 

CASOS ACTIVOS 1 551 12.8% 4 291 6.9%
HOSPITALIZADOS NO CONFIRMADOS 1 517 20 956
ALTAS 10 345 85.8% 56 755 92.3%
FALLECIDOS 146 1.2% 370 0.6%
PORCIENTO DE TEST POSITIVOS ACUMULADOS 0.81% 2.32%
% DE CASOS CRITICOS Y GRAVES SOBRE LOS ACTIVOS 1.55% 1.75%

FUENTE: www. covid19cubadata.github.io

En el análisis de los datos de la tabla anterior puede apreciarse que los enfermos aumentaron 5.1 veces y las personas sospechosas o en vigilancia hospitalizadas crecieron 13.8 veces. Por otra parte, se incrementa la proporción de los enfermos graves y críticos y el número de fallecidos aumenta –en términos absolutos- dos veces y media, aun cuando disminuye el porciento de los que mueren en relación a los que enferman, en la misma medida que crece el porciento de aquellos que rebasan la enfermedad. Todo esto muestra como se ha expandido la enfermedad en poco más de dos meses y también como los protocolos para combatir la pandemia se han perfeccionado.

No obstante, la incidencia de la COVID 19 en la actividad económica y social ha resultado mucho más negativa en este período en comparación con lo ocurrido el pasado año. En este sentido, debe tomarse en cuenta que en mayo de 2020 138 638 trabajadores del sector estatal –un 4,6% del total- habían sido declarados interruptos producto de la COVID 19 y 222 723 trabajadores por cuenta propia tuvieron que suspender sus actividades, lo que representó el 35% del total. Adicionalmente se identificaron en esa fecha 606 945 núcleos vulnerables producto de la pandemia. [1] Al hacer el balance del año, se informó que la enfermedad había impactado en unos 1 300 millones de pesos y 100 millones de dólares en los gastos presupuestados del país.

Actualmente, con una situación sanitaria igual o más compleja, cabe suponer una afectación relativa de similar peso e importancia.

En estos momentos todo parece indicar que solo mediante la vacunación de las personas será posible frenar la enfermedad y retornar gradualmente a la nueva normalidad a partir del segundo trimestre del año.

En este negativo escenario no es posible pasar por alto que 30 407 colaboradores cubanos lucharon contra la pandemia en 66 países en el 2020 y muchos continúan haciéndolo en el presente año.[2]

III

Transcurridos 45 días del 2021, la situación de la producción y los servicios en Cuba está reflejando los impactos externos debido a la crisis económica internacional y el bloqueo norteamericano, así como las consecuencias de la situación sanitaria del país y el resto del mundo.

En primer lugar, las importaciones que debían asegurar desde finales del 2020 la continuidad en el desempeño de la economía durante los primeros meses de este año, solo se recibieron en un 60% de lo planificado, debido a que los ingresos en divisas solo alcanzaron el 55% de lo previsto el pasado año.

En segundo lugar, los impactos de la no recuperación del turismo internacional provocaron ya, en los dos primeros meses del 2021, una caída del 95.5% de los visitantes en comparación con igual período del año pasado, al registrarse solo unos 35 200 viajeros al cierre de febrero frente a 792 507 en el 2020. [3]

De todos modos, habrá que esperar a que avance el año ya que un grupo de expertos de  la Organización Mundial del Turismo (OMT) consultados en febrero de 2021 consideraron en un 48% que el repunte del turismo internacional se verá en el tercer trimestre, mientras que un 38% afirma que será en el 2022. En todo caso el 51% de estos especialistas opina que la recuperación del turismo a los niveles previos a la crisis solo será posible en el 2023, mientras que un 35% de los expertos espera la recuperación total solo en el 2024.[4]

De igual modo, las limitaciones en la producción nacional de petróleo y en la importación de combustible, tomando en cuenta las dificultades de la producción venezolana –debido en buena medida de las sanciones y el bloqueo del gobierno norteamericano- también ha repercutido negativamente en diversas producciones.

El impacto de este conjunto de factores –a lo que se añaden las acrecentadas consecuencias del bloqueo económico de EE.UU. que se mantienen sin cambio- ha provocado el incumplimiento de múltiples planes de producción. Así –por ejemplo- se ha informado que la producción azucarera registraba un atraso de unas 200 000 TM al cierre de febrero de un plan de 1 millón 200 mil toneladas,[5] mientras que por otra parte se conoció que el 30% de las empresas estatales no obtuvieron utilidades en el mes de enero. [6]

No obstante, importantes inversiones se han mantenido avanzando. Tal es el caso de la referida a la generación eléctrica, que a lo largo del año sumará 400 MW en la capacidad instalada en las termoeléctricas del país. De igual modo, continúa aceleradamente la producción de equipos médicos para enfrentar la pandemia y avanzan exitosamente las pruebas de las vacunas de producción nacional para asegurar una producción de un millón de dosis para el mes de agosto, lo que permitirá la inmunización de la población y un nivel de exportaciones este año.[7]

Resta así realizar un gran esfuerzo en el resto del año para lograr que la economía crezca y se vaya logrando la recuperación gradual de la producción y los servicios en un escenario post COVID.

Entre los factores subjetivos para alcanzar esos objetivos debe jugar un importante papel la Tarea Ordenamiento.

(Continuará).

Vea también Notas sobre el contexto de la Economía Cubana a inicios del 2021 (I)

Notas bibliográficas

[1]Ver de José Luis Rodríguez y Silvia Odriozola “Impactos Económicos y Sociales de la COVId 19 en Cuba: Opciones de Políticas” Mayo 30 del 2020 en www.undp.org

[2] Ver “Rodrigo Malmierca: El bloqueo es el principal obstáculo para el desarrollo de Cuba” Marzo 16 2021 en www.cubadebate.cu

[3] Ver “Arribo de turistas a Cuba decrece en los dos primeros meses de 2021” Marzo 16 2021 en www.cubadebate.cu

[4] Ver “Expertos vaticinan la reactivación del turismo internacional en verano” Febrero 4 2021 en www.preferente.com

[5] Ver “Cosecha de azúcar marcha por debajo de las previsiones en Cuba” Marzo 16 de 2021 en www.reuters.com

[6] Ver la información brindada en la Mesa Redonda “Marcha de la Tarea Ordenamiento” transmitida por el canal de TV CUBAVISION el 12 de marzo del 2021.

[7] Ver “Cuba: Soñar y hacer” Marzo 16 2021 en www.radioreloj.cu

José Luis Rodríguez
José Luis Rodríguez
Asesor del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial (CIEM). Fue Ministro de Economía de Cuba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap