fbpx
LA TERTULIA NOTAS DESTACADAS

La tertulia: ¿Revoluciones de colores en América Latina?

¿Revoluciones de colores en América Latina? Fue esta la interrogante que centró la emisión de La Tertulia de este 17 de diciembre, espacio digital de la Unión de Periodistas de Cuba conducido por Iroel Sánchez.

Los diversos procesos y acciones que han acontecido desde inicios de siglo en el continente —dijo—, con el objetivo de adversar proyectos políticos de corte social, tienen estrategias coincidentes con los desarrollados a mediados del siglo XX en naciones euroasiáticas para promover la instauración de ideologías liberales.

El editor del blog La Pupila Insomne señaló que dichas maniobras –conocidas también como “golpes blandos” – forman parte de iniciativas interventoras imperialistas que persiguen el derrocamiento de Gobiernos que no comparten la filosofía de vida del capitalismo.

Asimismo, apuntó Iroel, el uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones para manipular a la ciudadanía, mediante la construcción de matrices de opinión que intentan imponer narrativas digitales en favor del odio y contra proyectos de Estado progresistas, ha moldeado escenarios de guerra de cuarta generación en varios países latinoamericanos como Bolivia, Venezuela, Nicaragua y Cuba.

Respecto al intento de estallido social orquestado en Nicaragua en 2018, Edwin Madrigal, máster en Comunicación, filólogo y periodista de ese país, refirió que se dibujó un golpe de Estado canalizando dinero de la USAID, a través de oenegés, con el fin de financiar opositores y fabricar supuestos líderes de opinión y agentes de cambio de régimen.

Ello –enfatizó Madrigal– contó con una construcción comunicacional de medios que tienen un eje semántico y editorial en contra de los pueblos de la región y que actúan como cajas de resonancia hacia Europa, Estados Unidos y la propia Latinoamérica.

“No previeron que el sandinismo tiene años de lucha y que es identidad en el pueblo nicaragüense”, enfatizó el periodista, y dijo que quienes promovieron el golpismo no contaron con la militancia convencida de adultos y jóvenes que salieron a defender a la revolución en la nación centroamericana, tanto en el mundo físico como en el digital.

Mientras, la Doctora en Psicología Karima Oliva, docente de la Universidad Veracruzana, expresó que algunos de los sucesos vividos en Cuba en los últimos días, a raíz del Movimiento San Isidro, tienen puntos de coincidencia con lo acontecido en Nicaragua; y forman parte de una agenda de cambio de régimen e instauración del capitalismo que, aunque no es nueva, ha incorporado elementos que pretenden consolidar una guerra de cuarta generación.

En tal sentido, la joven egresada de la Universidad de La Habana señaló que existen direcciones de trabajo fundamentales: la creación de medios digitales comprometidos con esa agenda y la fabricación de una sociedad civil mediática que intenta presentarse como la voz de todo el pueblo de Cuba.

Como tercera ruta Oliva asentó la fabricación de matrices de opinión con dos vertientes esenciales: administrar los descontentos que en torno a determinados temas existen en la Isla, y dirigirlos contra el sistema político; y promover que prendan en la ciudadanía valores del pensamiento liberal.

La docente explicó que a la amplificación de esta maniobra contribuye la articulación de actores mediáticos que explotan los vacíos comunicacionales de los medios oficiales; así como las brechas que, a pesar de años de trabajo institucional, todavía existen en temáticas acuciantes como la violencia de género y el racismo.

Oliva acotó que se intenta establecer un correlato en las redes sociales y plataformas digitales paralelo a la realidad concreta, a tono con una agenda que humaniza al capitalismo sin romper con sus bases estructurales, sostenidas por la explotación y la desigualdad.

A modo de pie forzado final, Iroel Sánchez propuso pensar el papel de las redes sociales como escenarios de polarización, y para inducir a las personas a promover la violencia.

Edwin Madrigal apuntó que en el caso nicaragüense se preparó toda una maquinaria comunicativa en la que la violencia virtual y física iban de la mano; estrategia que fue aupada por plataformas comunicacionales, en aras de ofrecerle legitimidad dentro y fuera del país centroamericano.

“Estas plataformas sirvieron para promover noticias falsas y moldear la realidad, sobredimensionando o disminuyendo sucesos, de acuerdo a los intereses imperialistas”.

Mientas, para Karima Oliva la izquierda y las fuerzas progresistas deben ser más proactivas en el universo digital y deben, igualmente, generar contenidos de manera constante en ese ámbito.

“Tenemos que romper el mito de que en Internet, inherentemente, hay mayores libertades; cuando pudiera ser todo lo contrario, en el sentido de que las plataformas en las que navegamos y los motores de búsqueda que usamos pertenecen a grandes empresas privadas, aliadas a los intereses del capital. Hay algoritmos muy sofisticados para el control de las subjetividades”.

La docente subrayó que se deben crear estrategias que deconstruyan los discursos imperialistas y liberales, y que ayuden a fomentar una defensa cultural que le haga frente al uso de las redes sociales para estos intentos de golpe blando.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap