Daniel García Zayas Pdte Upec Granma
ENTREVISTA NOTAS DESTACADAS

Generar contenidos sobre la imagen Cuba es imprescindible

Con una amplia experiencia en medios periodísticos de la provincia de Granma, Daniel García Zayas acaba de ser reelecto presidente de la UPEC en ese territorio, muestra de su ascendencia dentro de los profesionales del gremio, que lo reconocen como líder dentro de la organización.

Cubaperiodistas continúa, con él, la serie de entrevistas a los nuevos directivos de la Upec electos o reelectos al frente de las delegaciones provinciales.

 CP: En la reciente asamblea del territorio se dijo que, en tiempos de cambios en los modelos de gestión, hay que transformar la prensa en la misma medida en que se transforma el país. ¿Cómo alcanzar esas aspiraciones?

DG: Cuba vive cambios acelerados en todos los ámbitos, tras adecuar sus políticas a nuevos escenarios nacionales y mundiales. Son apreciables los esfuerzos para otorgar más opciones de realización a los ciudadanos como el emprendimiento social que se ejecuta con autoridad otorgada a las municipalidades; son notorios los cuerpos legislativos y decisiones de gobierno para redefinir organización y eficiencia en su sistema empresarial y de administración pública.

La prensa, y la comunicación en sentido general, deben también dar saltos cualitativos en su quehacer. Y ese avance tiene que estar sustentado, además, en los pilares que el país delineó en su gestión, que en buena medida radica en ejercicio del periodismo y su papel en la sociedad.

Favorece la labor de la prensa , la exigencia de capacidad y actitud a los dirigentes para que se le rinda cuenta al pueblo, el fomento del diálogo permanente con la gente en su propio entorno, conociendo y buscando múltiples alternativas a sus problemas.

Corresponde, entonces, al reportero y a las políticas informativas de los medios de comunicación reflejar todo ese trabajo y tenerlo permanentemente en su agenda editorial; es hora de más investigación y análisis, contar historias de vida, decir dónde, cómo y porqué hay males que entorpecen esos pasos elevados. Luchar desde todas las tribunas contra secretos impuestos e indebidos.

Las emisiones informativas de radio y televisión y de la prensa escrita y digital deben gestionar contenidos de total interés para los públicos, con diseños originales y hermosos: seducir al receptor tanto por lo expuesto como por la forma de hacerlo.

Y un asunto de la más alta prioridad: si queremos que los jóvenes nos vean, escuchen y lean debemos personalizar los mensajes para ellos; este segmento etario está más apegado a las tecnologías audiovisuales y las redes  sociales de Internet que a las plataformas tradicionales.

CP: Los tiempos que corren exigen mucho más preparación y dominio de las nuevas tecnologías, cómo pueden contribuir desde la Upec en la provincia a una mejor capacitación de los profesionales.

DG: De acuerdo con José Martí,  el periodista debe conocer desde la nube hasta el microbio. Su espectro de erudición no es para presumir, sino para redactar con seducción, para interpretar correctamente todo proceso.

Las delegaciones de base de la Upec deben, junto a las administraciones (que tienen que ser los primeros interesados en formar a sus recursos humanos) abrir abanicos de opciones para organizar que el reportero acceda a cursos de toda índole. Partiendo del hecho que el curso más importante será aquel que le posibilite mejorar aspectos señalados como insuficientes en la evaluación sistemática del profesional.

Y en estos tiempos no se trata solamente de implementar posgrados o talleres; es básico también ir hasta maestrías, doctorados. Tecnológicamente tenemos ventajas: contamos con aulas virtuales desde donde generar cursos, conferencias, simposios on line. Eso ayuda, ante carencias materiales significativas.

Pero igualmente tenemos deudas: debemos fomentar más el periodista-profesor. Aquel que pueda transmitir sus saberes, su experiencia, a los colegas y los nuevos egresados universitarios.

CP: En el complejo escenario mediático granmense, qué más pueden aportar los colectivos profesionales a la aspiración de transformar el modelo de prensa cubano.

DG: Allí ha de planificarse cada detalle. Todos deben sentir que es necesario animar a que sus páginas y emisiones diarias tengan detalles de lo último acontecido en su entorno. Sé que lograrlo es complejo, dadas las necesidades materiales que padecemos, pero siempre hay alternativas a las que se puede recurrir.

Cada periodista debe apreciarse a sí mismo como un jefe de información, un director planificando las entregas. La transformación editorial no se logra como proceso vertical, debe ser horizontal.

No será de la noche a la mañana que cambie el actual modelo de producción periodística, porque hay rutinas enraizadas en los profesionales del sector, hay mediaciones ante la labor creativa del periodista que hay que vencer.

Muchos decisores, con poder real para ayudar, para incentivar a la prensa, todavía no comprenden o no desean facilitar el rol del reportero en la sociedad; obstaculizan datos, por ejemplo, o insisten para que el reunionismo, los actos y el triunfalismo se impongan sobre el hacer razonado y el análisis meticuloso de nuestra realidad.

En el camino aparecerán otras ideas, otros conceptos de trabajo. Nuestras agendas editoriales deberán, irremediablemente, ser espejo de lo que acontece en nuestro radio de acción.

CP: Las redes sociales son un nuevo escenario de la lucha ideológica de estos tiempos ¿Cómo multiplicar la presencia de los medios y los periodistas en ese campo de batalla estratégico?¿Cómo puede contribuir la UPEC?

DG: Ya los periodistas dejamos de ser los dueños absolutos de la transmisión de información. Cualquier ciudadano con un teléfono celular con prestaciones medianas, puede hacer fotos y videos y publicar su relato en la redes sociales.

Son espacios a los que recurren muchísimas personas para conocer, para intercambiar. Las estadísticas confirman que la conectividad  cubana al mundo Internet es alta; la formación educacional-cultural nuestra lo favorece.

También hay que recordar que los que trabajan para destruir el proyecto socialista cubano, encabezados por EE.UU., lo hacen con la fuerza de la tecnológica, el poder financiero y el odio ideológico.

Para incidir en ese entramado digital y para defender la obra revolucionaria, nuestros medios de comunicación deben potenciar sus web institucionales, los periodistas sus páginas personales. Generar contenidos sobre la imagen Cuba es imprescindible. Articularnos, operar como fervientes constructores, debe ser nuestro trabajo, es nuestra responsabilidad.

Fidel Castro, al principio de comenzar a expandirse esta modernidad comunicacional, ponderó las ventajas técnicas y cognitivas que nos podía ofrecer Internet para presentar al mundo lo que los grandes medios hegemónicos nos niegan. Esa es la cuestión: estar y publicar.

CP: La creación de multimedios es un camino que se va recorriendo poco a poco en el país ¿Qué situación presenta la provincia y qué faltaría para acelerar el paso que se demanda?¿Están preparados los profesionales del territorio para asumir esas tareas?

El espacio digital lo permite y la prensa cubana debe afianzarse a ello. Es excelente que una persona, al mismo tiempo, solo con una búsqueda direccional de un sitio web o redes sociales, pueda acceder a voces e imágenes de los protagonistas y el relato periodístico de un acontecimiento. Las fronteras tradicionales entre radio, televisión y prensa escrita se difuminan en el mundo digital.

Lógico, ello requiere de que cada colectivo cuente con mejor tecnología , con saberes técnicos y profesionales superiores, de inversión monetaria creciente y eficaz, de prioridades para comprender su utilidad. La tarea hoy es crear las bases para tales servicios unificados para conseguir  un salto sustancial.

Capacidad intelectual existe; debemos proyectar la economía de la realización, con los innovadores proyectos que desde la Upec se alientan. Imagine en un entorno único gestionar radio, televisión, periódicos y servicios digitales; serían magníficas prestaciones. Soñamos, laboramos fervientemente para lograrlo, no lo dude.

Daniel, de pie, durante una reunión con miembros de la UPEC en la provincia de Granma.

Daniel es graduado de Periodismo en la Universidad de Oriente, Santiago de Cuba, en 1989, y ha laborado como reportero en la prensa televisiva, escrita y radial granmense; dirigió el sistema radial y el sistema televisivo de ese territorio.

Después de titularse, fungió como corresponsal de Tele Rebelde, Radio Rebelde y Radio Reloj, en Granma, y se desempeñó en dos momentos diferentes como Presidente del Ejecutivo de la Upec en Granma: 2003-2005 y 2013 hasta la actualidad.

Es escritor y director radial y televisivo, con experiencia en la creación de programas informativos y la conducción de espacios de debates y análisis periodísticos.

Su quehacer creativo le permitió recibir en las décadas de los años 90-2000 numerosos premios provinciales y nacionales de la radio.

Vanguardia nacional por varios años consecutivos del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Cultura, posee además las medallas Félix Elmusa y Raúl Gómez García.

Cumplió misión periodística en Guatemala y realizó un viaje de trabajo a China, representando al gremio  en el proyecto La Franja y la Ruta de la Seda.

Pelayo Terry Cuervo
Pelayo Terry Cuervo
Periodista y corresponsal de guerra en Etiopía. Forma parte del equipo de Cubaperiodistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *