fbpx
OTRAS NOTICIAS PERIODISMO CULTURAL

Silvio, el periodista

En lo que no desconfío. Desconfío de los periodistas, por ejemplo. Vienen, anotan y anotan todo –ríe. Pero siempre los defiendo”.  (Silvio en una entrevista de la periodista italiana Mónica Rivero)

Durante este año 2022 se celebra en Cuba el aniversario 50 del Movimiento de la Nueva Trova. Según recuerda en su blog, Segunda Cita, el cantautor Silvio Rodríguez, esa agrupación fue fundada por quienes habían participado en el II Encuentro de Jóvenes Trovadores, que se celebró en la ciudad de Manzanillo, en diciembre de 1972.

El compositor y músico Silvio Rodríguez que el 26 de noviembre cumplirá 76 años, como buen trovador (buscador), siempre tuvo su veta de periodista. Todos los que nos movemos en la franja de la cultura, en alguna medida somos reporteros. Nos enteramos de todo, comentamos, analizamos, divulgamos: Eso es un  periodista.

En los estudios Ojalá, en La Habana, el 8 de mayo del 2011, el presidente de la UPEC, Tubal Páez, colocó en el pecho del cantautor Silvio Rodríguez la Distinción Félix Elmuza.

La Presidencia de la UPEC, en ocasión de la celebración del Día de la Prensa Cubana, decidió entregar tal reconocimiento a un grupo de personalidades nacionales e internacionales, entre quienes figuró Silvio Rodríguez, en particular por la contribución que está haciendo al periodismo con su blog Segunda Cita.

En el otorgamiento, el bardo expresó: “Es muy difícil (la labor que enfrentan los periodistas), la burocracia es muy inteligente, se atrinchera y busca hacerse imprescindible, o aparentar serlo; todo lo que se haga para desbaratar esa burocracia inmovilista redundará en beneficio para el país”.

Durante la ceremonia, Silvio recordó que “el bichito” del periodismo lo picó desde que tenía 14 o 15 años de edad. Contó de su incursión en la revista Mella, donde dibujó historietas humorísticas, la revista militar Venceremos, cuando pasó el Servicio Militar, y Verde Olivo, donde además se le permitió hacer reportajes y tener una columna sobre temas de arte y literatura. “La guitarra y la música, sin embargo, me desviaron de seguir en el periodismo”.

Silvio recibió varios libros como obsequio, entre ellos El periodismo como misión, que recoge lo escrito sobre José Martí por varios autores, y El periodismo de Fidel Castro. A su vez, entregó su libro Cancionero, de Ediciones Ojalá.

En 1967, cuando Silvio se estaba desmovilizando del Servicio Militar dentro de las Fuerzas Armadas, pedían, como requisito para otorgar la baja, la constancia de que tenía un puesto de trabajo en la vida civil.

“Yo acudí al periódico Juventud Rebelde, donde se encontraban muchos de los antiguos trabajadores del Mella, y, en una de aquellas visitas, el gallego dibujante José Luis Posada me mostró la oficina de El Caimán Barbudo, que quedaba a unos pasos de su mesa de dibujo. Ahí me reencontré con Víctor Casaus, quien había sido redactor del semanario, y con Guillermo Rodríguez Rivera, que había sido colaborador. A Wichy Nogueras y al director del semanario Jesús Díaz los conocí a partir de entonces. No recuerdo bien si fue ese día u otro cuando Wichy me hizo una entrevista en la que hablamos incluso de poesía, pero recuerdo haber estado con él en uno de los cubículos de aquella redacción”.

Fue la revista El Caimán Barbudo, la que organizó el primer recital de las canciones de Silvio con Teresita Fernández en el Museo de Bellas Artes, llamado “Teresita y nosotros”, fue mi primera presentación en público. Eso fue exactamente el 1 de julio de 1967, hace 55 años”.

Era lógico que Silvio se enrolara en el periodismo y la literatura, además de su inclinación, cada noche se daba cita en Coppelia con una tropa de periodistas, escritores, poetas y animadores de la cultura: Víctor Casaus, Guillermo Rodríguez Rivera, Jesús Díaz, Wichy Nogueras “El Rojo”, Jorge Fuentes. Uno de sus contemporáneos espetó: “Jamás respetaré a una generación literaria que hace una bohemia en una heladería”.

En el 2010, Silvio Rodríguez se sumó a la fiebre cibernética y estrenó su blog “Segunda Citasegundacita.blogspot.com), desde donde también ofreció  acceso a sus cuentas en Facebook y Twitter

Ahora -dijo- una manera de hacer periodismo es mi blog.  “Creo que ha tenido cierto éxito, pues aparte de los que escuchan mis canciones, he logrado tener la colaboración de escritores amigos, como Guillermo Rodríguez Rivera y Víctor Casaus; y, además, me robo cosas de otras gentes, pongo algo de Frei Betto y Eduardo Galeano. No tengo tiempo para escribir un artículo en todas las entradas. A veces escribo lo mío, y siempre que tengo algún tiempo para sentarme frente a la computadora, interactúo con la gente. Así es como lo he llevado”, añadió.

A una pregunta, hizo un comentario sobre el papel del periodismo en los momentos actuales: “Nuestra visión es la que tiene el Presidente y la Revolución.  El periodismo es sustancial. Se quiere un cambio de mentalidad,  pero en ese cambio tiene mucho que ver una manera de funcionar obsoleta por completo, con las cuales chocamos a diario en las calles… Yo siempre he dicho que existe una  burocracia inteligente, astuta, que se atrinchera, y busca aparentar hacerse imprescindible. Todo lo que se haga para desbaratar esa burocracia inmovilista, rígida, creo que va a redundar en beneficio para nuestro porvenir.”

Sobre su blog Segunda cita, el vate dijo: “Puede que me arrepienta de no haber meditado lo que pongo esta primera vez del blog, pero el entusiasmo de escribir y verlo puesto aventaja a la cautela, al menos hoy”. Con esta frase estrenó Silvio Rodríguez su blog un 9 de mayo de 2010.

Para muchos Segunda cita, es un blog tan especial.  Es un caso digno de estudio, totalmente diferente a la lógica normal de los blogs de celebridades que conocemos. Muchos críticos estiman que se trata de un blog  donde se comprueba  el cariño y sello personal que Silvio imprime a su gestión.

El blog es un collage infinito. En él uno se encuentra de todo: versos, entradas de Facebook, artículos de la prensa internacional, entrevistas enteras, cuentos literarios, letras de canciones, relatos de experiencias de personas de a pie, capítulos del diario de un combatiente cubano en Angola, cartas con propuestas de ciudadanos, opiniones de expertos sobre temas técnicos y hasta hilos de Twitter, entre otros contenidos. Un blog (genuinamente) colectivo. En el 2010, Silvio Rodríguez se sumó a la fiebre cibernética y estrenó su blog “Segunda Citasegundacita.blogspot.com), desde donde también ofreció  acceso a sus cuentas en Facebook y Twitter

“Ahora -dijo- una cierta manera de hacer periodismo es mi blog.  “Creo que ha tenido cierto éxito, pues aparte de los que escuchan mis canciones”,

En sus mejores momentos, la frecuencia de publicación fue vertiginosa, hacía entradas cada 2-3 días. Era muy habitual es que haya más de doscientos comentarios en cada post. Silvio usa también esa, su casa digital, para dar cabida y visibilizar noticias cotidianas de Cuba que no tienen repercusión en otros sitios.

Silvio logró en su blog esa naturalidad de asuntos mundanos buscó el lado más terrenal de un poeta que sabe comunicarse también con la cercanía de un buen vecino. Por ese motivo, el sitio tiene más once mil seguidores.

El poeta consideró que “Segunda Cita es una especie de ópera colectiva donde se emiten cantos que nos separan de la indiferencia y la frivolidad.  Es hasta un milagro cotidiano, pues cuando en cualquier parte se agota una virtud, siempre hay un bondadoso que entra aquí y la repone”.

A los doce años de creada Segunda Cita, se toma un receso, el músico tiene muchos  compromisos personales en la música que debe completar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap