NOTAS DESTACADAS

#FreeAssange, en videoconferencia desde la Unión de Periodistas de Cuba

Juan Passarelli, periodista de investigación y cineasta guatemalteco, director y guionista del documental “La guerra contra el periodismo: el caso de Julian Assange”, protagonizó la videoconferencia realizada en la mañana de este martes 13 de diciembre desde la sede de la Unión de Periodistas de Cuba.

Juan Passarelli junto a JulianAssange y el vocalista René Pérez Joglar, Residente.

En el encuentro, conducido por el periodista Octavio Fraga, se dialogó acerca de la interpretación del cineasta sobre la decisión tomada por el alto tribunal de Londres, las próximas respuestas y argumentaciones del sistema jurídico británico ante la anunciada apelación de los abogados de Assange, el horizonte del periodismo de investigación, y el peso que tiene la evolución de este caso en el gremio de los cineastas y de artistas del Reino Unido, entre otros temas.

De izquierda a derecha, Ricardo Ronquillo y Octavio Fraga.

Lo más importante que la corte tenía que evaluar —precisó Pasarelli— era si mandaba a Julian Assange al país que planeó su asesinato o, por el contrario, le protegía sus derechos humanos. Sin embargo, se enfocaron en unas supuestas garantías que no son tales, porque el escrito entregado muestra que los Estados Unidos tienen el derecho de revertirlas todas.

Comentó, asimismo, que Assange tendrá que seguir sufriendo por unos meses ese encarcelamiento innecesario, mientras sus abogados apelan a todos los recursos posibles, y que el derrame cerebral padecido por Julian revela que físicamente ya no puede más porque lo han estado torturando durante once años.

Al responder a otra de las interrogantes hechas por Octavio Fraga, acerca del futuro del periodismo de investigación, a partir de la evolución de este caso, el cineasta dijo que este es el más importante de la historia moderna relacionado con la libertad de expresión.

“Que el país más poderoso del mundo decida, por primera vez, darle cargos de espionaje a un periodista, por lo mismo que hizo el New York Times, The Guardian, El País, Le Monde, es inaudito y sienta un precedente del que no podemos escaparnos. Porque los abogados de cada uno de estos periódicos estarán mucho más atentos entonces a posibles nuevos reportajes y pondrán presión para que no sea liberada mucha más información”.

Por otra parte, Passarelli subrayó que ninguno de los tantos crímenes que se revelaron en las filtraciones de Wikileaks, con respecto a la guerra de Irak y de Afganistán, o la base naval de Guantánamo, han sido procesados. Y citó el ejemplo del asesinato del camarógrafo español José Couso y la inaudita tortura de un ciudadano alemán que fue confundido con un supuesto terrorista. “Los criminales de guerra de esas contiendas no han sido juzgados, no hay ni siquiera un proceso abierto en contra de ellos; sin embargo, la persona que los reveló tiene un potencial de sufrir 175 años de cárcel.

A la pregunta de Octavio Fraga, acerca de cuál es su reflexión en torno a cómo se condena la libertad de expresión, el derecho a informar al mundo, Pasarelli hizo énfasis en la importancia de ver el papel que juegan los medios en la desinformación a la población sobre quiénes son realmente los que cometen los homicidios en estas guerras, y en contribuir con lo que es claramente una guerra psicológica que originan departamentos de inteligencia del Pentágono, del MI-6, etcétera.

En el encuentro ofrecieron sus puntos de vista otros intelectuales del mundo. Entre ellos, Pedro Miguel, periodista y editorialista del periódico La Jornada, quien entrevistó a Assange y coordinó la presencia de los documentos revelados por Wikileaks y recordó que esta semana, el presidente de Estados Unidos convocó a más de un centenar de gobiernos para hablar de democracia, de derechos humanos, de libertades, y que entre los invitados estaba el Reino Unido.

Asimismo, “esta misma semana, un juez británico concedió a Estados Unidos, la extradición de Julian Assange, perseguido por contar la verdad, para que sea sometido a una farsa de juicio cuyo veredicto está definido de antemano.

“Julian es una persona excepcional, no solo porque comprende el funcionamiento del mundo sino por su determinación ética de cambiar el mundo, de fundamentarlo en la verdad y no en la simulación, de combatir la opacidad y la mentira. Esta farsa judicial busca dar un escarmiento a las y los informadores que revelan los crímenes y las conductas bochornosas del poder.

“Todas las personas de buena voluntad deben alzar su voz porque si Washington y Londres consiguen acallar a Julian, la oscuridad, la indecencia y la crueldad habrán triunfado una vez más en el mundo. No lo permitamos”.

Atilio Borón, escritor y ensayista argentino, sociólogo, politólogo, catedrático, prominente intelectual de América Latina, precisó que el ataque a la libertad de prensa, que significa la última decisión de la Corte de Apelaciones de Londres contra de Julian Assange, es una de las más brutales de las que se tenga memoria en mucho tiempo.

“El crimen de Assange fue exponer los crímenes, los delitos de lesa humanidad, las prácticas genocidas, la generalización de la tortura y toda la barbarie mediante la cual el imperialismo norteamericano domina a nivel mundial.

“El pecado de Assange fue ese, todo lo contrario, a lo que se dice. Es uno de los campeones, de los héroes de la libertad de prensa en el mundo contemporáneo. Gracias a él sabemos lo que las clases dominantes y el imperio no quieren que sepamos de sus crímenes, de sus horrores, de sus maquinaciones y sus planes siniestros de dominación. Opongámonos firmemente a la extradición de Julian Assange porque en los Estados Unidos y en sus cárceles, solo le espera la muerte”.

René Ramírez Gallegos, Ministro de Educación Superior, Ciencia y Tecnología del gobierno que presidió Rafael Correa, y quien participó en la negociación para darle protección a Julian Assange en la embajada de Ecuador en Londres, donde fue secuestrado por las autoridades británicas, señaló que Julian Assange encarna, sin lugar a duda, las disputas principales que atraviesa nuestra era. “En su figura se sintetizan los problemas de libertad, de democracia, de verdad.

Añadió que el periodista australiano hizo revelaciones en las cuales se puede ver la violación, el atentado a la privacidad, y que sin privacidad difícilmente puede haber libertad individual. “A su vez, sus revelaciones a través de Wikileaks han develado cómo funciona el mundo, cómo funciona la geopolítica mundial, cómo funciona Estados Unidos.

“Sus revelaciones sobre el ataque a Bagdad, a Afganistán, a Irak, nos dicen sobre la importancia de tener sistemas transparentes en el ámbito público y en la gobernanza mundial. Pero, sobre todo, también tiene que ver muy fuertemente con uno de los temas fundamentales de nuestra era: la disputa por la verdad. En este mismo momento, el destino de nuestra región, y del mundo, se define por qué tipo de democracia construimos. Y no puede haber una democracia de calidad, si no existe una verdad dentro de la democracia”.

Es una vergüenza ante mundo —finalizó— que hayan permitido la entrada a la embajada ecuatoriana y quitarle el asilo a Assange.

Fernando Buen Abad, intelectual mexicano argentino, escritor, ensayista, cineasta, columnista de Telesur tv, experto en temas de comunicación y semiótica; alertó que “no somos ingenuos, sabemos muy bien que la información que ha sido liberada por el trabajo de Julian Assange contribuye a tomar conciencia de las operaciones y canalladas del imperio a través de los disfraces diplomáticos que ha fabricado, sabemos muy bien la cantidad de vidas que ha costado eso”.

Y dijo: “Es la hora en que estamos todos interpelados ética y políticamente para rechazar, para generar, para tratar de construir una corriente solidaria que no se agote solo con los buenos deseos, con la simpatía, con mensajes filantrópicos. Necesitamos calar profundo en la conciencia política y decir que este acto del imperio es un acto contra toda la humanidad”.

Hay que convertir esto —afirmó— en una corriente crítica de fortaleza ética por la libertad de la información, la democratización de la información en manos de los pueblos. En ese sentido, el homenaje a Julian Assange tendrá mejor fuerza, mejor profundidad si lo convertimos en un clamor político mundial.

Rafael Barajas, conocido como el Fisgón, caricaturista de La Jornada, ilustrador, pintor y ensayista, aseguró que Julian Assange es el más importante periodista de nuestros tiempos. “Él es quien exhibió la brutalidad norteamericana en la guerra de Irak.

“Es una vergüenza que Washington lo esté persiguiendo por decir la verdad, es una hipocresía increíble que Washington, que se dice el paladín de la libertad de expresión en el planeta, le esté siguiendo un juicio tan despreciable, tan amañado, tan siniestro, tan violatorio de los derechos humanos a Julian Assange. Hay que liberar a Julian Assange. #FreeJulianAssangeNow”.

Juan Carlos Monedero, fundador de Podemos, director de la Fundación Instituto 25M Democracia, politólogo, escritor y ensayista, y columnista de publicaciones periódicas, y profesor titular de la Universidad Complutense de Madrid, dijo que “extraditar a Julian Assange, solo porque Estados Unidos, el matón de la región, quiere mandar un mensaje al mundo que nadie se atreva a contar nuestras verdades, que nadie se atreva a señalar cuando asesinamos, que nadie se atreva a demostrar que el Estado de derecho no funciona fuera de sus fronteras y a menudo tampoco dentro de las mismas.

“Extraditar a Julian Assange es como condenar a Fleming por inventar la penicilina si lo comparamos con el periodismo. Nada en el siglo XXI ha estado a la altura periodística como la información de Wikileaks y Estados Unidos no lo tolera y cada uno de nosotros que tenga el más mínimo respeto por la democracia tenemos que oponernos con todas nuestras fuerzas a que Estados Unidos se salga con la suya. Estar con Julian Assange es estar con la democracia”.

Manolo de los Santos, director de The People’s Forum en Nueva York mostró su preocupación por la vida de Julian Assange. “Sabemos muy bien que una extradición o ser enviado a las cárceles de Estados Unidos es prácticamente una condena de muerte.

“Sabemos muy bien que el gobierno de los Estados Unidos no puede garantizarle un juicio transparente. Por eso exigimos su inmediata liberación y que se elimine toda posibilidad de extraditarlo a Estados Unidos”.

Sabemos muy bien —afirmó— que la única razón por la cual Julian sigue siendo un preso del imperio es porque luchó para revelar los horrores y los crímenes del imperio norteamericano, por lo tanto, la vida de Julian es preciosa para nosotros. Exigimos su inmediata y completa liberación.

Redacción Cubaperiodistas
Sitio de la Unión de Periodistas de Cuba

One thought on “#FreeAssange, en videoconferencia desde la Unión de Periodistas de Cuba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *