PERIODISMO CULTURAL

Vuelve el Salón de la Ciudad, ahora en internet

Una exhibición virtual, con  diferentes temáticas, manifestaciones, soportes y lenguajes de las artes visuales, conforma la edición 23 del Salón de la Ciudad, organizado por el Centro Provincial de Artes Plásticas y Diseño (CPAPD) —Oficios 362 esquina a Luz, La Habana Vieja—, como parte del programa de celebraciones de la dirección provincial de Cultura en la capital con motivo del aniversario 501 de la fundación de la Villa de San Cristóbal de La Habana.

Este evento fue instituido, tras la creación, en el año 1981, de esta institución, con la intención de brindar a los artistas de la capital la posibilidad de mostrar su potencial creativo dentro del entorno cotidiano; y en esta muestra están representados numerosos artistas que se distinguieron en su momento y hoy se erigen como personalidades y creadores importantes del panorama visual contemporáneo en Cuba.

Inicialmente, el salón se convocaba cada año, con carácter competitivo, para seleccionar los mejores trabajos en dibujo, pintura,  escultura y grabado, con temática libre. Una de sus ocasiones estuvo dedicada al diseño, en su modalidad gráfica, como muestra del desarrollo alcanzado en su función social.

En los años 90 se realizó una edición especial consagrada a la fotografía y entre sus memorias se destaca la colaboración con disímiles eventos nacionales, como el Salón de Arte Contemporáneo y el Encuentro de Grabado.

En la siguiente década —años 2000— el encuentro igualmente se caracterizó por la variedad de manifestaciones y temas. En tal sentido, una de sus realizaciones se destinó  a la Instalación. Desde el 2004, el Salón de la Ciudad se programa  cada dos años, promoviendo la participación de distintas temáticas que convergen en postulados, problemáticas, estéticas y conceptos sobre los que el arte puede incidir desde la diversidad de enfoques que marcan la sociedad contemporánea.

Este año, debido a las limitaciones impuestas debido a la necesidad de mantener el aislamiento social ante la aun persistente presencia de la Covid-19, la presente edición, la número 23, de esta presentación artística se realiza mediante esta exposición vía on line, con carácter retrospectivo de las obras premiadas desde su fundación.

 La muestra estará conformada por las obras que obtuvieron premios y menciones otorgados por el CPAPD, así como otros lauros colaterales conferidos por diferentes instituciones de la plástica invitadas en cada oportunidad a este certamen, entre estos el Centro Wifredo Lam, el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales, la Fototeca de Cuba, el Museo Nacional de Bellas Artes, el Taller de la Grafica, la Uneac, la Universidad de los Artes (ISA), la Academia San Alejandro, el Taller de Gráfica Contemporánea Nelson Domínguez y el estudio del artista Eduardo Roca  (Choco). De manera puntual, por el tema que abordó, en una edición estuvo el Canal Habana.

Los artistas representados son: Alfredo Sosabravo, Adigio Benitez, Pedro de Oraá, Eduardo Abela —padre—, Eduardo Ponjuán, Rocio García, René Francisco, Manuel López Oliva, Hilda Vidal, Tomás Lara, Enrique Angulo, René Negrin, Iris Agüero, Ramón Casas, Humberto Castro,  Vicente Rodríguez Bonachea, Arturo Cuenca, Ciro Quintana, Dagoberto Jacquinet, William Cabrera, Santiago Rodríguez Olazábal, Alicia de la Campa, Lesbia Vent Dumois, José Omar Torres, Luis Antonio Espinosa, Rolando Vázquez, Rafael Pérez Alonso, Ángel Alonso y Lourdes León.

La nómina de fotógrafos incluye a Alberto Korda, Osvaldo Salas, Enrique de la Uz, José Ney, Eduardo Muñoz, Carlos Mayol, en anto los diseñadores son: Alfredo Rostgaard, Umberto Peña, Eduardo Bosch, Ricardo Reymena, César Mazola

De las generaciones más jóvenes  se exhiben obras de Celia González y Yunior Aguiar (trabajan en dúo), Yaniezki Bernal, Katiuska Saavedra, Manolo Castro, Jesús Hernández, Filiberto Mora, Griselle Morales, Danay Vigoa, Yoanny Aldaya, Marcel Márquez y Ismary González, entre otros.

Desde su creación, el CPAPD ha tenido por misión la promoción de las artes visuales, con especial énfasis en el arte joven, así como mantiene un programa de colaboración con distintas instituciones culturales y homólogas en el ámbito de las artes plásticas.

Esta institución radica en una vetusta edificación  colonial, que en tiempos de la colonia fue vivienda del Conde Barreto, ubicada en una de las arterias más importantes del siglo XIX en Cuba. A 40 años de su creación, por la Dirección de Cultura de la entonces provincia Ciudad de La Habana, ha mantenido una labor cultural estrechamente vinculada a la promoción de las artes visuales cubanas, con especial énfasis en el arte joven y el asesoramiento metodológico al trabajo de las galerías municipales, en su despliegue promocional en la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *