COVID-19. Reportes periodísticos

La tragedia del coronavirus en Brasil también se esconde tras mujeres embarazadas

Entre todas las mujeres que fallecieron a causa de la COVID-19 durante el embarazo o puerperio (el período que inmediatamente sigue al parto), un 77 por ciento estaba en Brasil, según demostró “La tragedia de la COVID-19 en Brasil”, investigación publicada en el International Journal of Gynecology & Obstetrics y reseñada por Rusia Today.

De acuerdo con el grupo brasileño de investigación “COVID-19 y embarazo”, del 26 de febrero al 18 de junio, en la nación sudamericna se diagnosticaron 978 casos de mujeres en fase obstétrica con el SARS-CoV-2. Mientras, otros datos mundiales indican que 160 mujeres embarazadas o en puerperio murieron víctimas de la enfermedad en los últimos meses: 16 en Estados Unidos, siete en México, siete en Irán, cinco en Reino Unido, una en Francia y 124 en Brasil.

La mayoría de las mujeres fallecidas presentaban comorbilidades, es decir agravantes de salud que las colocaban en una situación de riesgo como la obesidad, la diabetes o alteraciones cardiovasculares.

Sin embargo, los expertos también señalan que el aumento de esos riesgos van más allá de los agravantes mencionados, lo que corrobora que el virus puede afectar a mujeres en situación obstétrica con buen estado de salud.

Mariane Menezes, científica médica de la Universidad Estatal de Sao Paulo y una de la investigadoras del estudio, explicó que entre los motivos más probables estaban la falta de acceso a cuidados de salud de forma general, y principalmente, la dificultad de acceso a unidades de cuidados intensivos (UCI) debido al colapso de sistemas sanitarios y por la ausencia de programas públicos efectivos de contención de la enfermedad.

El estudio reveló que la letalidad del virus entre mujeres embarazadas o en situación de posparto es del 12, 7 por ciento. De las mujeres restantes fallecidas en el país por COVID-19, solo 73 habían sido internadas en UCI y más de un tercio de las que murieron no llegó a tener acceso a un respirador.

Un análisis de la Agencia Pública de Salud de Suecia precisó que las mujeres en fase obstétrica pueden ser más susceptibles de padecer hipoxemia (disminución acentuada de la cantidad de oxígeno en la sangre), alteraciones en sistema cardiorespiratorio o mayor riesgo de trombosis microvasculares.

En Cuba -de acuerdo con la doctora Mercedes Piloto Padrón, especialista del Programa de Atención Materno Infantil del Ministerio de Salud Pública- han sido atendidas, desde el inicio de la pandemia, 181 pacientes (embarazadas y  puérperas) como sospechosas o positivas al virus.

Hasta el pasado 21 de julio, se habían confirmado con la enfermedad 23 pacientes obstétricas, lo que representa el 0,9 por ciento del total de casos positivos diagnosticados en el territorio nacional.

En los hospitales donde fueron ingresadas-enfatizó-se crearon las condiciones necesarias para su atención rigurosa, lo que aseguró que ninguna falleciera.

Sin complicaciones mayores a partir de la enfermedad, se les continúa dando seguimiento, posterior a su recuperación en los centros provinciales de genética.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *