COVID-19. Reportes periodísticos

La OMS suspendió temporalmente los ensayos clínicos de la hidroxicloroquina

La Organización Mundial de la Salud (OMS) suspendió temporalmente los ensayos clínicos de la hidroxicloroquina como fármaco para tratar la COVID-19, informó Reuters.

De acuerdo con el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, el grupo ejecutivo del “Ensayo de Solidaridad”, que busca tratamientos para el nuevo coronavirus, decretó una pausa temporal en los ensayos clínicos para revisar los datos de seguridad del medicamento.

Esta acción fue anunciada, luego de que el pasado viernes un estudio publicado en la revista The Lancet indicara que el fármaco reduce notablemente las posibilidades de supervivencia en pacientes con la enfermedad.

“No pudimos confirmar un beneficio aportado por la hidroxicloroquina o cloroquina cuando se usan solos o con un antibiótico macrólido (azitromicina o claritromicina). Cada uno de estos regímenes farmacológicos se asoció con una disminución de la supervivencia en el hospital y una mayor frecuencia de arritmias ventriculares usarse para el tratamiento de la COVID-19”, advirtieron los autores del artículo investigativo.

Tras la pausa en los ensayos, la OMS continuará recopilando datos para confirmar los análisis de la publicación científica y revisará la decisión en próximas reuniones junto a responsables médicos de los territorios que integran el programa Solidaridad, el cual fue iniciado-precisó Tedros- para evaluar la seguridad y eficacia de medicamentos y sus combinaciones.

Asimismo, detalló el director general de la OMS, en el reclutamiento de pacientes, para este proyecto, se incluyen más de 400 hospitales en 35 naciones que han logrado inscribir cerca de 3 500 personas en 17 países.

La hidroxicloroquina es un derivado de la cloroquina y ha sido prescrito contra el lupus y la artritis reumatoide. Sin embargo, a finales de febrero del presente año, la difusión de un estudio que aseguraba eficacia en pacientes con el SARS-CoV-2, le impregnó una notoriedad inédita que ha sido a la vez polémica por el posicionamiento de presidentes como Donald Trump, de Estados Unidos y Jair Bolsonaro, de Brasil.

Según anunció el propio mandatario estadounidense, este 18 de mayo, el fármaco figura en su tratamiento preventivo ante la enfermedad. Su médico personal, Sean P.Conley, defendió el uso del medicamento afirmando que su beneficio potencial superaba los riesgos relativos.

Por otra parte, el Ministerio de Salud de Brasil amplió el protocolo sanitario de enfrentamiento al virus, con la prescripción del fármaco a pacientes con síntomas leves.

La nueva decisión resulta de una presión directa del mandatario ultraderechista Jair Bolsonaro, quien manifestó en su cuenta en Twitter: “Todavía no existe comprobación científica, pero está siendo supervisada (la cloroquina) y usada en Brasil y el mundo. De todos modos, estamos en guerra: “´Peor que ser derrotado es la vergüenza de no haber luchado´”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *