FOTOCRÓNICAS

Donde nació y renació La Habana

El lienzo principal pintado por Vermay, que se encuentra en El Templete, fue objeto de una rigurosa restauración por especialistas del Gabinete de restauración de pintura de Caballete, de la Oficina del Historiador de la Ciudad (Foto: Jorge Oller)

La villa de San Cristóbal de La Habana celebra en el presente mes los quinientos años de fundada,  con la fiesta más grande de su historia y el envidiable título  de  “Ciudad Maravilla”, una de las siete del mundo moderno.

La Habana se estableció oficialmente el  16 de noviembre de 1519 en la última de sus tres ubicaciones conocidas, pero entonces no existían aún periodistas, fotorreporteros o diarios que publicaran alguna noticia o  ilustración del suceso y sólo los escribanos y notarios dieron fe de la constitución de la villa en documentos que se perdieron en el tiempo. Toda la historia  y leyendas que conocemos de ese día  han girado alrededor de una frondosa ceiba que sirvió de cobija a la ceremonia inaugural y la primera misa.

Cuando murió el árbol original los habaneros lo reemplazaron por otro y así lo han hecho a través de generaciones cada vez que hay necesidad de renovar el árbol que simboliza la fundación de La Habana. En 1754 se erigió a su lado una columna conmemorativa que lo recuerda.

El primer cabildo y La primera misa, los otros dos cuadros pintados por Vermay, que se exponen restaurados en el interior de El Templete, en La Habana Vieja. (Fotos: Jorge Oller)

Tres siglos después, el 19 de marzo de 1828,  el entonces Capitán General de la Isla, Francisco Dionisio Vives,  le dio más realce al lugar construyendo una edificación conocida como El Templete,  cerca de la ceiba y de la columna conmemorativa, y le pidió al célebre artista francés radicado en Cuba  y director de la Academia de Pintura y Dibujo de San Alejandro, Jean Baptiste Vermay,  que engalanara  el interior del  edificio con imágenes de la inauguración de la ciudad y la del Templete.

Vermay pintó tres cuadros. El primero, que está entrando a la izquierda, representa la celebración del primer cabildo que fundó La Habana integrado por los regidores que habían sido elegidos por los vecinos “a campana tañida” y estos, a su vez, nombraron al alcalde y los procuradores.  Los regidores tenían a su cargo las medidas necesarias para asegurar el orden, el bienestar de los vecinos y el progreso de la Villa. El Alcalde, electo por los regidores,   cumplía y hacia cumplir las disposiciones de las autoridades superiores, presidía las sesiones del Cabildo y era el Juez en lo civil y lo criminal. Los procuradores también eran elegidos por el Cabildo y lo representaban ante las autoridades superiores.

En el lateral derecho del pequeño edificio existe otro lienzo del mismo lugar y momento que representa la primera misa que bendijo la villa y sus pobladores. Según las prácticas de aquella época y en especial de la monarquía española,  no se concebía la fundación de una villa sin “un cuartel para la represión y una iglesia para el catequismo”.  Estos dos lienzos, El primer cabildoLa primera misa fueron pintados en tres meses durante el año de  1826 ,  fruto de los estudios que realizó Vermay sobre la fundación de La Habana y de su prodigiosa interpretación e imaginación, pues además de pintor era arquitecto, escenógrafo y decorador.

El tercer cuadro y mayor de todos se encuentra frente a las puertas captó la escena del 18 de marzo de 1828 durante la inauguración del Templete. Este  lienzo comenzó a  esbozarse ese día y fue terminado y colocado en el lugar cuando se terminó de pintar meses después.  A diferencia de los otros dos, Vermay fue testigo presencial de la ceremonia y reprodujo la escena tal como realmente aconteció, pintando las figuras del gobernador general de la Isla,  Francisco Dionisio Vives, del obispo Juan José Díaz de Espada oficiando la misa y a un centenar de asistentes que representaban al gobierno, el ejército, la marina, distinguidas familias habaneras y el clero con una fidelidad asombrosa.

Es curioso ver que el propio Vermay se incluyó en el cuadro haciendo apuntes de la escena y a su esposa Louise Long de Percival la pintó entre un grupo de damas arrodilladas. Actualmente, los restos de ambos reposan en el mismo centro del salón del Templete,  dentro de una urna de mármol y al lado de un busto del maestro.

Todo esto lo  fotografiamos en fecha reciente mi gran amigo y colega José A. Martín  y  yo en la cuna de La Habana,  el Centro Histórico, admirados de que tanta historia pueda ser constatada por miles de compatriotas y visitantes en aquellos expresivos lienzos que han sido esmerada y pacientemente restaurados y conservados por los especialistas del Gabinete de Restauración de pintura de caballete Jean Baptiste Vermay.

Dentro del Museo de la Ciudad, tal como se conserva la oficina de Emilio Roig de Leuchsenring, ilustre historiador y periodista cubano que abrió el camino de la defensa y preservación del patrimonio histórico de La Habana (Foto: José A. Martín)

Ya en la Plaza de Armas apreciamos el Castillo de la Fuerza, la primera fortaleza de La Habana, y en la cúspide de la garita más alta la  Giraldilla, la primera escultura fundida en la capital que sirvió de veleta a los navegantes y de leyenda de un amor que nunca regresó.   Al Palacio de los Capitanes Generales, el edificio hoy convertido en Museo de la Ciudad,  llegamos para visitar el milagroso lugar desde donde ha renacido La Habana:  la Oficina del Historiador de la Ciudad creada por Emilio Roig de Leuchsering y continuada y fortalecida por Eusebio Leal Spengler. Sus luchas, desafíos y esperanzas,  han hecho de La Habana la ciudad más feliz de su existencia, orgullo de todos los cubanos y cubanas.

En una instantánea histórica, el Dr. Eusebio Leal, Historiador de La Habana,  junto al Comandante en Jefe Fidel Castro, el General de Ejército Raúl Castro y el actual Presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

Fuentes:

  • Revista  Opus Habana, Vol. I, No. 4, 1997, pp. 31-38.

Agradecimientos:

Magda Resik Aguirre, directora de Comunicación de la Oficina del Historiador de la Ciudad y de la emisora Habana Radio.

Michael González Sánchez, Director general UP Patrimonio Cultural,  de la Oficina del Historiador de la Ciudad.



			

	
Jorge Oller Oller
Fotógrafo, reportero gráfico. Fundador de la Unión de Periodistas de Cuba y del Periódico Granma. Miembro de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via