Por su mayor simplicidad, desde la lejana Edad Media se prefirió la numeración arábiga; sin embargo esta también presenta sus complejidades en lo que se refiere al trabajo editorial, ya sea en los medios de comunicación o en la edición de libros.

La primera disyuntiva se presenta en relación con la elección de cifras o palabras para su escritura, lo cual depende de varios factores, en esencia, el tipo de texto de que se trate, la complejidad del número que se deba expresar y el contexto de uso.

Según el Diccionario panhispánico de dudas de la lengua española (2005), “[…] en textos científicos y técnicos es más normal, por su concisión y claridad, el empleo de cifras, y resulta obligado cuando se trata de operaciones matemáticas, cómputos estadísticos, inventarios, tablas, gráficos o cualquier otro contexto en que el manejo de números es constante y constituye parte fundamental de lo escrito”. Y ¡claro!, por esas mismas razones también se prefieren las cifras en carteles, etiquetas, titulares periodísticos y textos publicitarios.

Por el contrario, en obras literarias y textos no técnicos en general, resulta preferible y más elegante, salvo que se trate de números muy complejos, el empleo de palabras en lugar de cifras.

Veamos, pues, las cuestiones más generales:

  • Se escriben preferentemente con letras los números que pueden expresarse en una sola palabra —hoy, hasta el noventainueve—; los números redondos que pueden expresarse en dos palabras (cien mil, dos millones); todos los números aproximados o los usados con intención expresiva (Había unas ciento cincuenta mil personas en la manifestación; ¡Te lo he repetido un millón de veces y no me haces caso!); y los números que forman parte de locuciones o frases hechas: (Asistieron cuatro gatos). No se recomienda mezclar en un mismo enunciado números escritos con cifras y con letras; se prefiere escribirlos todos con cifras. Es bueno aclarar que hasta la publicación de la nueva Ortografía de la lengua española (2010) se escribían juntos los números hasta el veintinueve; pero a partir de ese momento ese límite artificial y antilógico se amplió hasta el noventainueve.
  • Se escriben con cifras los números que exigirían el empleo de cuatro o más palabras en su escritura con letras; los números formados por una parte entera y otra decimal; los porcentajes superiores a diez; los números referidos a unidades de medida, cuando van seguidos del símbolo correspondiente; los números seguidos de la abreviatura del concepto que cuantifican; los números pospuestos al sustantivo al que se refieren (expresado o no mediante abreviatura, por ejemplo, página 3 o p. 3).

En cuanto a la escritura en cifras, debe tenerse en cuenta lo siguiente:

  • En los números de más de cuatro cifras, estas se agrupan de tres en tres, empezando por la derecha, y separando los grupos por espacios en blanco; pero los números de cuatro cifras se escriben sin espacios de separación. No puede repartirse en líneas diferentes las cifras que componen un número.
  • Nunca se escriben con puntos, comas ni blancos de separación los números referidos a años, páginas, versos, portales de vías urbanas, códigos postales, apartados de correos, números de artículos legales, decretos o leyes.
  • Para separar la parte entera de la decimal debe usarse la coma, según establece la normativa internacional (El valor de π es 3,1416).
  • Las cantidades que tienen como base un sustantivo de significación numeral como millón, millardo, billón, trillón y cuatrillón, siempre que, al menos, las tres últimas cifras de su escritura en números sean ceros, podrán abreviarse mezclando el uso de cifras y letras en su escritura, lo que no es válido para las cantidades en miles.

El tema en cuestión resulta complejo, por sus numerosos detalles; pero nada que la práctica editorial no pueda resolver.

Ver además

Al ritmo vertiginoso de la vida

Muchos extranjerismos permanecen como tales en el lenguaje común, a pesar de que han sido

Comente

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.