fbpx
PERIÓPOLIS

El último enero de Martí

Semanas antes de cumplir 42 años, en enero de 1895, José Martí debió haber sentido que la tierra y el cielo se le unían luego de enterarse del fracaso del Plan de Fernandina.

En enero de 1895 la noticia del fracaso del Plan de Fernandina corría de boca en boca entre los emigrados cubanos que residían en Estados Unidos y añoraban la independencia de Cuba del colonialismo español. ¿Cómo José Martí, el director del periódico Patria, informó del suceso? En la primera plana del semanario, correspondiente al 19 de enero de aquel año, se publicó una información tomada del periódico The New York World, relacionada con este espinoso asunto.

Al respecto, se mencionaba que los vapores Lagonda, Amadís y Baracoa llevaban armas para un ejército, que 150 cajas de pertrechos de guerra fueron enviadas al puerto de Fernandina y que el Baracoa estaba contratado para llevar de una de las Antillas a otra a 200 trabajadores, e instrumentos y ferretería para ellos.

Curiosamente, el semanario dirigido por Martí citó como fuente a un periódico neoyorquino. ¿Por qué Patria informaba de lo ocurrido a través de lo publicado en otro diario?, le pregunté en una ocasión a Diana Abad Muñoz, investigadora que falleció el 25 de febrero de 2020 a la edad de 77 años.

“Es que Martí no sabía nada de eso, él no podía aparecerse con un artículo donde explicara lo que había pasado con tres barcos que iban para Cuba. Tenía que darse la noticia, pero no por él”, aseveró al respecto la historiadora.

Patria informó en primera plana sobre los tres buques que fueron ocupados por las autoridades estadounidenses en el puerto de Fernandina, situado en la costa atlántica de la Florida.

La estudiosa sustentó su tesis tomando en consideración que el dinero para comprar los barcos y municiones del Plan de Fernandina había salido de lo recaudado durante casi tres años por los emigrados asociados a los clubes del Partido Revolucionario Cubano.

“Fuera de algunos artículos en los que Martí le da vueltas al tema, realmente él nunca publicó en Patria un informe a los cubanos sobre el asunto porque habría quemado sus fuentes abastecedoras de armas y habría dado a entender cómo reunió todo aquello en el mayor secreto”, afirmó el Doctor Pedro Pablo Rodríguez, Investigador Titular del Centro de Estudios Martianos y Premio Nacional de Historia.

Para evitar especulaciones en ese sentido, el semanario cerró la nota con mucho tacto como era de esperarse de un político de la talla de Martí: “Y del destino de los tres vapores de armas unos dicen que era `la flotilla´ para Venezuela, otros que para Centroamérica, otros que para Colombia; –y otros dicen que era para Cuba. Y si hubiera sido, suponiendo que ese esfuerzo hubiera sido para Cuba, la Isla juzgaría por él qué servidores tiene: ¡y Patria sabe con qué bravura, y con qué resurrección respondería a este quebranto pasajero, el invencible corazón cubano!”

El número de Patria, fechado el 26 de enero de 1895, es el último que Martí dirigió personalmente antes de partir de Nueva York. Casualmente fue en ese número donde quedó impreso el trascendental concepto de “patria es humanidad”.

Patria reprodujo titulares de diversos diarios de New York para comenzar el artículo relacionado con lo ocurrido en el puerto de Fernandina en enero de 1895.

En la primera crónica de la sección En Casa se leía: “Patria es humanidad, es aquella porción de la humanidad, que vemos más de cerca, y en que nos tocó nacer”.

Que Martí haya escrito ese pensamiento en enero de 1895 no significaba que se le hubiera ocurrido un día antes. Ese concepto era resultado de un largo proceso de madurez política que comenzó desde los primeros días de su formación en el Colegio San Pablo como estudiante de Rafael María de Mendive. Sobre el significado de esta definición, el ensayista y poeta cubano Cintio Vitier, fallecido en 2009 a los 88 años de edad, advirtió en entrevista con este autor:

La concepción martiana de que patria es humanidad debe entenderse en toda su extensión y magnitud. La patria de cada uno de nosotros no es el universo, cada patria tiene un sabor muy concreto diferenciado de manera natural”.

El 26 de enero de 1895, Martí publicó en la sección En Casa un concepto esencial: “Patria es humanidad, es aquella porción de la humanidad, que vemos más de cerca, y en que nos tocó nacer”.

El mismo 26 enero de 1895, Patria hizo varias advertencias: “De lo que en Cuba se haga por la guerra a Patria nada cumple decir: su deber ha sido conocer la verdad, y prepararse a las consecuencias de ella”.

Después de un preámbulo más extenso, el semanario dirigido por el Apóstol de la independencia de Cuba citó a La Lucha, periódico habanero que informaba sobre una expedición que había desembarcado por Matanzas.

En el artículo titulado Las noticias en Cuba y la impresión de los españoles de la isla, se defendía la idea de que el deber de Patria no era “ni azuzar, ni exagerar, ni mover la curiosidad pública a costa acaso de mayor servicio”.

Y el texto No desmayar, en medio de aquella circunstancia marcada por el fracaso del Plan de Fernandina, se entendía como un llamado imprescindible para levantar el ánimo de los cubanos. Ese editorial fue tomado de El Porvenir, periódico dirigido por el cubano Enrique Trujillo.

Obra del artista visual y diseñador cubano Lorenzo Santos (Losama).

Si alguien no perdió el ánimo, aunque tenía sobrados motivos para hacerlo, fue Martí. Como si no hubiera sido bastante duro el golpe de ver cómo se esfumaban tres años de esfuerzos y ahorros, un día después de haber cumplido 42 años de edad, el Apóstol se siente esperanzado. Al menos eso parece cuando le confiesa en carta a Juan Gualberto Gómez que está inquieto pero lleno de fuego, y de fe sensata en la cercanía y posibilidad de nuestra obra, por sobre los muchos obstáculos que se le oponen…”.

Precisamente, el 29 de enero de 1895 Martí redacta y envía al propio Juan Gualberto Gómez la Orden de Alzamiento que suscriben José María (Mayía) Rodríguez y Enrique Collazo. Al día siguiente embarca en Nueva York con destino a Santo Domingo para reunirse con Máximo Gómez, acompañado por Mayía, Collazo y Manuel Mantilla, hijo.

Foto de portada: Obras del pintor, dibujante y ceramista cubano Kamyl Bullaudy expuestas en el Memorial José Martí.

Randy Saborit Mora
Randy Saborit Mora
MCs. Randy Saborit Mora. Editor en la Editorial Ciencias Médicas y profesor en el Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas-Infomed. Profesor Asistente Adjunto de la asignatura El periodismo de José Martí, en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap