fbpx
FOTOCRÓNICAS

Fotógrafos del Granma y la Sierra

Entre los proyectos que se tuvieron en cuenta durante los preparativos de la expedición del yate Granma en México, en 1956, estaba el de testimoniar y divulgar gráficamente las acciones tendentes a derrotar a la tiranía batistiana. Con ese fin se adquirió una cámara cinematográfica que le fue asignada al combatiente René Rodríguez Cruz, quien tendría la doble función de soldado y camarógrafo. Se había escogido a este joven porque trabajó como luminotécnico en el noticiario cinematográfico Cine-Periódico. Sin embargo esta idea no pudo realizarse porque fue necesario empeñar la cámara para cubrir otras exigencias vitales para la lucha armada.

Sin la cámara cinematográfica no se pudo captar ninguna imagen de Fidel y sus compañeros durante el embarque, la travesía, el desembarco, el bautismo de fuego y las escaramuzas de aquellos noveles guerrilleros. Ni tampoco la alegría del reagrupamiento de Fidel, Raúl, Almeida, Che, Faustino Pérez, René Rodríguez y otros expedicionarios en Cinco Palmas.

Fotograma de una película filmada por el camarógrafo Wendel Hoffman en el Pico Turquino el 28 de abril de 1957 y que devino símbolo de la presencia de Fidel en la Sierra Maestra.

Con la ayuda e incorporación de algunos campesinos, Fidel organizó al pequeño y valeroso Ejército Rebelde que el 17 de enero de 1957 logró su primera victoria al rendir el cuartel del Ejército situado en la desembocadura del río La Plata.

Sin embargo, de los pasos de Fidel y su guerrilla por la Sierra nada sabía el pueblo cubano, ni el mundo. La prensa sufría una férrea censura y solo le estaba permitido publicar las fotografías del despliegue militar batistiano, los rebeldes capturados o asesinados por la soldadesca y los partes oficiales que aseguraban la muerte de Fidel y la liquidación de la guerrilla.

A pesar de los controles y restricciones militares, varios reporteros gráficos de La Habana y Oriente trataron de llegar a la zona de operaciones. El camarógrafo Eduardo Hernández “Guayo”, director de “Noticuba”, logró localizar y filmar ocultamente el yate Granma, fondeado en el puesto naval de Niquero, luego de que una unidad de la Marina lo trajera a remolque desde el lugar del desembarco en Las Coloradas. Esta película se exhibió en algún noticiero de cine, y además Guayo seleccionó un fotograma donde aparecía la embarcación. En aquellos días esa fue la única imagen que pudo testimoniar la presencia del yate Granma en la costa oriental.

El yate Granma frente a las costas de Niquero, en una foto tomada del rodaje de película que realizara el camarógrafo Guayo.

Un año y medio después, Guayo subió a la Sierra junto al periodista de Bohemia, Agustín Alles Soberón y captó escenas de la vida en campaña y de los combatientes guerrilleros. Ellos fueron los primeros periodistas cubanos que atravesaron las líneas enemigas, como reconociera Fidel en una carta que fue publicada en la segunda entrega de Bohemia del año 1959.

Al enviar a Faustino Pérez a La Habana, encargado de reorganizar el Movimiento 26 de Julio y transmitir orientaciones, Fidel también le encomendó algunas ideas para romper el cerco de censura y dar señales de la vitalidad de la guerrilla. Le indicó buscar un periodista capaz de subir a la Sierra y divulgar al mundo la realidad de la lucha. En la capital, Faustino contactó con varios directores de periódicos y periodistas que no estaban comprometidos con la dictadura, pero no encontró apoyo pues la censura de prensa impedía publicar nada contrario al régimen, y de enterarse de que algún reportero se atreviera a hacerlo, aunque no se publicara de momento, las represalias serían extremas.

Eduardo Hernández Guayo, fue uno de los dos primeros periodistas cubanos en atravesar las líneas del ejército batistiano y reportar el accionar del incipiente Ejército Rebelde.

No había otra solución que encontrar a un periodista extranjero interesado en una entrevista y, mediante los miembros del Movimiento Felipe y Javier Pazos, Faustino contactó con la periodista Ruby Hart Phillips, corresponsal en La Habana del New York Times. El 4 de febrero de 1957 Faustino, Javier y René Rodriguez, le informaron a Ruby la disposición de Fidel de recibir a un periodista para explicar la situación real de la lucha guerrillera en Oriente. La noticia y su trascendencia era de tal magnitud que Ruby lo transmitió inmediatamente a su diario.

La noticia llamó la atención en el Times, y muy especialmente del veterano periodista Herbert Matthews, jefe de la plana editorial de asuntos latinoamericanos del influyente periódico, quien decidió ir lo más pronto posible a La Habana. Llegó el día 9 con su esposa y pasó unas jornadas en la ciudad informándose, mientras que René partió hacia Oriente para coordinar con Celia Sánchez los preparativos de la entrevista con Fidel.

Faustino se quedaba en la capital para acompañar al matrimonio hasta Manzanillo. Salieron el 15 por la noche y viajaron sin dificultades por la Carretera Central. A la salida de Bayamo encontraron numerosas patrullas y puntos de control, pero la vestimenta turística de los americanos y el aire despreocupado de sus acompañantes no despertaron sospecha y llegaron a las dos de la tarde del día 16 a Manzanillo. Faustino continuó viaje para informar a Fidel y en lo adelante René Rodríguez acompañaría a los visitantes.

En algún momento a alguien se le ocurrió preguntar quién traía la cámara fotográfica para retratar el acontecimiento. A nadie se le había ocurrido pensar en ello por la tensión del arriesgado viaje y René corrió a buscar una y la encontró: una camarita de cajón, muy básica pero que retrataba.

Según lo previsto Matthews, Javier Pazos, René y otros compañeros partieron hacia la Sierra y la esposa del periodista permaneció en Manzanillo. Sorteando los controles militares, llegaron a la finca de Epifanio Díaz, en Los Chorros, lugar escogido por Fidel.

La entrevista tuvo lugar temprano en la mañana del 17 de febrero de 1957. En algún momento, mientras Matthews fumaba y escribía en su pequeña libreta de notas y Fidel encendía un tabaco, René se acercó discretamente con la camarita y los retrató. Después captó una imagen de Fidel con su fusil de mira telescópica. Al día siguiente, Matthews y su esposa regresaron a Nueva York. Las notas y el rollo de película fotográfica iban escondidos en la faja de la dama.

La primera bomba periodística estalló el 24 de febrero de 1957. La edición dominical del The New York Times publicó en cabeza de primera página la entrevista de Fidel en la Sierra Maestra, acompañada de la foto del jefe guerrillero con su fusil de mira telescópica y una copia fotostática de su firma.

Matthews comenzó su artículo escribiendo:

“Fidel Castro, el líder rebelde de la juventud cubana, está vivo y peleando dura y exitosamente en los inhóspitos y casi impenetrables montes de la Sierra Maestra, al extremo sur de la Isla”.

Fidel entrevistado por el periodista norteamericano Herbert Matthews, de The New York Times, y la portada del periódico que reflejó la noticia de que la guerrilla y su lider estaban activos en la Sierra Maestra.

La publicación estremeció a Batista y a sus testaferros, más aún cuando el diario publicó otros dos artículos el 25 y el 26 febrero. El ministro de Defensa, Santiago Verdecia, afirmaba que se trataba de una foto falsa captada en otro país y que tampoco había una fotografía de la entrevista en que se viera reunidos a Fidel y Matthews. Por su parte, el Jefe del ejército oriental, general Martín Díaz Tamayo, declaró: “Es totalmente imposible cruzar las líneas donde haya tropas… la entrevista es un cuento”.

El día 28 el diario neoyorquino publicó otro demoledor bombazo fotográfico: la imagen de Fidel y Matthews que dejaba en ridículo a la dictadura.

Las fotografías certificaron la presencia de Fidel en Cuba y así René Rodríguez Cruz, ”El Flaco”, obtuvo el mérito de ser el primer reportero gráfico de la revolución fidelista en la Sierra. Con una modesta cámara de cajón debutó con dos grandes noticias de rango mundial.

René fue el único que tomó las fotografías de la entrevista, pero un día antes otros dos fotógrafos aficionados habían retratado a Fidel con los combatientes y continuaron haciéndolo posteriormente: Frank País y Vilma Espín.

El 16 de febrero de 1957 tuvo lugar la primera reunión de la dirección nacional del Movimiento 26 de julio en la Sierra Maestra, convocada por Fidel. Participaron Raúl, Frank País, Celia Sánchez, Armando Hart, Haydée Santamaría, Faustino Pérez y Vilma Espín. Frank País trajo su cámara fotográfica con la que él y Vilma retrataron a Fidel con los combatientes y también dejaron invaluable constancia histórica del victorioso núcleo rebelde.

Fotos tomadas en la Sierra por Vilma Espín y Frank País, con la cámara fotográfica del joven dirigente del movimiento revolucionario.

Un joven teniente, fotógrafo y mártir

Entre los principales asuntos que se trataron en aquella reunión fue el envío del primer contingente de refuerzo a la guerrilla. El grupo de unos cincuenta hombres armados y avituallados se presentó a Fidel el 24 de marzo de 1957. Estaba al mando del teniente Guillermo Domínguez López, un joven fotógrafo que tenía una galería en el poblado de Delicias, en Puerto Padre, actual provincia de Las Tunas. Allí se organizó una célula del 26 de julio y planearon diversas acciones contra el régimen batistiano. También apoyaron el desembarco del yate Granma y asaltaron el polvorín de Santo Domingo. Al ser descubierto y perseguido Domínguez, Frank decidió su traslado a Santiago y posteriormente ponerlo al frente del primer contingente de apoyo.

El fotógrafo rebelde no sólo acató las misiones militares con desvelo, sino que las atrapó con la cámara que siempre le acompañaba. El 17 de mayo de 1957 en la Loma de Nuevo Mundo, cerca de Pino del Agua, Guillermo se adelanta a la vanguardia para recoger las mochilas con alimentos que habían dejado ocultas. Fue solo y confiado cuando lo sorprende un grupo enemigo que lo captura, tortura y mata. Así cayó el primer teniente de la Columna No. 1 Guillermo Domínguez López, el primer mártir fotógrafo de la Sierra Maestra.

La guerrilla retratada en la prensa mundial

La entrevista de Herbert Matthews a Fidel y los reportajes del The New York Times motivaron la sed de noticias sobre la lucha en Cuba por parte de otros periódicos y cadenas de televisión extranjeros. De la CBS llegan al Oriente cubano, a mediados de abril de 1957, el periodista Bob Taber y el fotógrafo Wendel Hoffman.

Para que no quedara duda alguna de que se estaba filmando en plena Sierra Maestra, Fidel decide subir con ellos al Pico Turquino, la más alta y conocida montaña cubana, con toda la Columna y allí en el busto a José Martí, el domingo 28 de abril, se realizaron el reportaje y las entrevistas. El documental fue titulado Rebeldes en la Sierra Maestra, y fue estrenado por la CBS el 19 de mayo de 1957 y retransmitido por varias televisoras internacionales, sumando nuevas simpatías por la lucha del pueblo cubano.

De las decenas de pies de película filmados por Wendell Hoffman salió un fotograma que se convirtió en todo un símbolo de la Revolución: la imagen de Fidel, Raúl, Camilo y otros revolucionarios con los fusiles en alto.

Posteriormente en la revista Life se publicó una entrevista-reportaje de Andrew St. George, periodista que subió varias veces a la Sierra. El fotoperiodista español Enrique Meneses Miniaty, viajó a fines de 1957 para realizar un gran reportaje que fue publicado en tres entregas por el semanario francés París-Match en la primavera de 1958. En su autobiografía, Meneses dijo que Fidel llegó a manifestar aprecio por su trabajo, e incluso cuando el periodista se quedó sin rollos le pidió a la tropa buscarle película.

El trabajo fotográfico de estos colegas cubanos y foráneos causó bastante impacto mediático internacional, y no estuvo exento de riesgos, exhaustiva organización y audacia para lograr que las ideas y la imagen de la Revolución trascendieran más allá de las lomas.

Fuentes:

· Pedro Álvarez Tabío: Diario de la Guerra. Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado, La Habana 2010

· Revista Bohemia. Año 51, Nro.2 Enero 11 de 1959.

· Luis Baez: Así es Fidel. Casa Editora Abril, La Habana 2009.

· Enrique Meneses: “Hasta aquí hemos llegado” (autobiografía). Ediciones del Viento. Madrid, 2006.

Jorge Oller Oller
Fotógrafo, reportero gráfico. Fundador de la Unión de Periodistas de Cuba y del Periódico Granma. Miembro de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba.

One thought on “Fotógrafos del Granma y la Sierra

  1. soy historiador y autor del libro la lucha clandetina en santiago de cuba 1956 1958 ediciones santiago 2001. tengo una obra de unas 100 paginas que trata la preencia de periodistas en la SM. solo digo que son 39. si a usted le interesa conocer ete tema en profundidad envieme un correo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap