PERIODISMO CULTURAL

Luisa Alejo, el periodismo y la poesía

Vale la pena correr los riesgos del corazón junto a Luisa Alejo. Ella es una camagüeyana que lleva impregnada a Cuba y así lo deja entrever en su poesía, esa que en una tarde entre amigos compartió por primera vez.

Lo dejó claro en la peña Isla en mi cuerpo, un espacio que regresó a las tardes agramontinas y donde justamente, esta mujer confesó ser una periodista que ama la lírica. Fue ese el sabor que me quedó de aquel encuentro.

Al comienzo, cuenta, la poesía se le resistió; jugó a tenerla y dejarla ir a ratos; sin embargo, es hora, asegura, de llevarla a todos, y a cuestas, con el orgullo de no apoyar la riña entre el Periodismo y la Literatura.

“Hago una vida pública con esto”, dijo Luisa. Y a través de las décimas, de la Oración del escritor -como nombra uno de sus poemas- o de las historias que no olvida de cuando estuvo en Nicaragua, afirma no rendirse jamás; “me está prohibido”.

Por eso, quizás habrá más espacios para leer otra vez a Luisa más allá del Periodismo. Ahora otros espacios de esta ciudad la acogerán para descubrir la inmensidad, las dudas, los aciertos y desaciertos de “la Alejo”. Una oportunidad para conocer su admirable costumbre de aferrarse a la vida a través de una deuda saldada. Vale la pena entonces, correr los riesgos del corazón…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *