CUBAPERIODISTAS RECOMIENDA EFEMÉRIDES

Cuatro décadas de un batir de alas

De pequeño, tal vez con ocho o nueve años, me topé por primera vez con un ejemplar de la revista Zunzún. Cuentan mis padres que les costó un poco de trabajo hacerme entender la implicación de la palabra mensual en su portada, y el por qué debía esperar hasta tener un nuevo número.

Recuerdan que fue tanto mi empecinamiento que no quedó otro remedio que indagar por números anteriores en la biblioteca del barrio, aunque eso supuso, luego, otra batalla contra mi testarudez cuando tras leerlos me dijeron que no podía llevármelos a casa. 

Durante varios años mi colección personal de “Zunzunes” fue creciendo tras Ferias del Libro, mediante regalos de tíos, tías y amigos, o usando con algunos compañeros de estudio sellos coleccionables como moneda de intercambio; incluso, uno con portada de los personajes de la Isla del Coco me costó un bolígrafo con tinta de cuatro colores.

Este 10 de octubre la revista dedicada a los niños y niñas cubanos arriba a sus 40 años de fundación; cuatro décadas de un batir de alas tan intranquilo como el espíritu y la energía de los infantes. Incontables han sido las aventuras junto a Zunzún y Bijirita, Yeyín, Matojo, Yarí, Claudia, Fito y Kukuy el Güije, y el resto de los tan queridos protagonistas de sus historias.

Con los mismos desafíos que sus revistas hermanas de la Editora Abril (Juventud Técnica, Alma Mater, Pionero, Somos Jóvenes y El Caimán Barbudo) o quizás más debido a su público meta, la pandilla zunzunera, con la periodista Adela Moro al frente, e integrada por ilustradores y caricaturistas como Ángel Velazco, Héctor Saroal, Ángel Hernández, David Yabor y un equipo editorial de alta sensibilidad humana, va libando de la vida y plasmando en sus páginas el néctar de la realidad con los ojos de la infancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *