PERIODISMO CIENTÍFICO

Círculo de periodismo científico, 40 años de difusión especializada

La creación del Círculo de Periodismo Científico, de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), cumple 40 años. Aunque no esté registrada una fecha exacta de su constitución, se presume que surgió en 1980, y su nacimiento se asocia al 18 de septiembre de ese año, cuando se inició el vuelo espacial conjunto Cuba-Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, durante una semana en la nave Soyuz 38 a bordo de la cual viajaron Yuri Romanenko y Arnaldo Tamayo Méndez. Este último se convirtió en el primer piloto-cosmonauta de Cuba y de toda América Latina.

Gilberto Caballero Almeida (1941-1996), entonces de la redacción científica de la Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina, era uno de los periodistas nacionales acreditados en el Centro de Dirección de Vuelos, próximo a Moscú, para dar cobertura al acontecimiento.

Posiblemente impactado por aquel hecho, comenzó a promover la iniciativa de formar el Círculo de Periodismo Científico. Tras su muerte, en 1997, surgió el concurso que lleva su nombre, y que este año llegó a su XXIII edición, y al que convoca la UPEC en coordinación con el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.

En un principio, el Círculo de Periodismo Científico lo integraron periodistas afines de medios radicados en La Habana, lo que llevó a Tubal Páez Hernández, a la sazón presidente de la UPEC, a preguntar si tenía carácter nacional.

Su previsión encontró eco en la Corresponsalía en Holguín de la Agencia de Información Nacional (AIN), actual Agencia Cubana de Noticias (ACN), que constituyó la primera y única filial del país del Círculo de Periodismo Científico, presidido por este redactor-reportero durante años y que aglutinó a representantes de órganos provinciales y hasta del municipio minero-metalúrgico de Moa.

Tanto los de este nivel como sus colegas del superior, sostenían entonces encuentros e intercambios de experiencias. Los primeros llegaron a firmar acuerdos de colaboración con instituciones del sector, y daban cobertura a eventos especializados.

A Caballero Almeida le siguieron en el cargo Mario Garrido, Alexis Schlachter, Ariel Terrero, Aixa Hevia, Bárbara Avendaño, Gladys Rubio y, actualmente, Orfilio Peláez. La mayoría de ellos han recibido el Premio por la Obra de la Vida del concurso de periodismo acuñado con el nombre de Gilberto.

Una gran parte también mantiene su labor periodística en torno al mundo de la ciencia y la tecnología, y en las actuales circunstancias vinculada a los aportes científicos cubanos frente al nuevo coronavirus y la difusión de conocimientos sobre la pandemia.

Sin embargo, con el paso del tiempo la contribución de este periodismo se vio afectada por la desaparición de redacciones especializadas, la disminución de periodistas dedicados a escribir sobre dichas temáticas e, incluso, nunca ha contado con un noticiero del Sistema Informativo de la Televisión Cubana.

Cuatro décadas después, el actual Círculo de Ciencia y Técnica, una denominación desacertada según el criterio de este redactor-reportero, puede y debe renacer, cuando la ciencia, la tecnología y la innovación establecen el rumbo de las prioridades socio-económicas de la nación.

(Tomado de la ACN)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *