COLUMNISTAS

El insulto, la vacuna

Algunas reacciones en redes ante la repentina y riesgosa reaparición del coronavirus, casi sin que pudiéramos disfrutar del aplanamiento de la curva para volver a asustarnos con su posible aplatanamiento, hacen recordar un interesantísimo post sobre el «arte de insultar».

Evidentemente preocupados por la irresponsabilidad de algunos y la suerte de todos, hay quienes no encontraron otra salida que proferir las más estridentes injurias contra los que violentan las medidas sanitarias, exponiendo a sus familias, las comunidades, las ciudades y el país entero a las consecuencias del virus.

Sin pretender descalificar los insultos en todas sus variantes expresivas como forma de comunicación, porque lo son —incluso pueden ser muy efectivos siempre que se recurra a ellos de la manera adecuada y con ingenio acorde a la situación—, lo discordante sería que, en defensa de una justa causa social común, nos arrastremos también por las alcantarillas de la incivilidad.

Como mismo un insulto bien elaborado, dirigido, mejor administrado y proferido puede resultar en una contundente forma de educación o de contención, incluso de necesario escarnio público, derivar en lo contrario puede terminar en la más absoluta y costosa incomunicación.

No será con improperios u ofensas desproporcionadas, tan tristemente regularizados en los espacios internáuticos y cuya mejor suerte sería caer en saco roto, o con el reflujo de vergonzosos regionalismos como, lograremos promover la sensatez, la responsabilidad y el equilibrio que se requiere para vencer una situación sanitaria y de crisis total como la que está imponiendo la COVID-19. Por el contrario, podríamos molestar la inteligencia y la sensibilidad del resto de los seres pensantes.

En medio de un mundo tan golpeado por el coronavirus como por la «infodemia» o hasta la «infoanemia» —de la saturación a la falta de información en los extremos—, ninguna medicina comunicacional mejor que entender esa complejidad en todas sus sutilezas.

Tenemos una humanidad segmentada no solo entre pudientes y pidientes, imperios e improperios, armados-desalmados y abandonados-desarrapados, enterados-estresados y ajenos-enajenados, oportunistas e importunados, entre otras clasificaciones que para definirlas harían falta varias academias. Dicho contexto exige una comunicación e información a la medida: menos de algarabía de solar e improvisación al calor de los peores instintos y sí una muy bien pensada y certeramente dirigida.

El pueblo cubano, mayoritariamente y con independencia de estratificaciones, pasa con la COVID-19 y sus crisis asociadas otra prueba muy dura, luego de tantas y costosas pruebas anteriores, y lo hace con una comprensión y una dignidad, un respeto a la vida y el bien de los demás —con ese demás en modo de humanidad entera— que su honra no merece ser rebajada a desprecios, feudalismos nacionales o agravios. Un pueblo virtuoso no se levanta sobre la bajeza, la vulgaridad y la mezquindad que se utiliza contra la Revolución Cubana.

Es bueno recordar siempre que, aunque internet y sus crecientes y enmarañadas redes nos ofrecen la sensación de poder congeniar varias vidas —como esos tan discutidos mundos paralelos del universo—, no es recomendable llevar una doble existencia: una física y otra virtual, porque en algún momento del camino se nos pueden cruzar ambas y no serían muy saludables las consecuencias del choque.

Cada día frente a este virus planetario, como decíamos en otro momento, estaremos ante un desnudo singular, frente a una DAFO inexcusable, retrato inevitable de virtudes y defectos, de saludables genes sociales y de peligrosas anomalías congénitas. Ellas nos revelan el tipo de seres humanos y de sociedad que somos y, en consecuencia, las fortalezas, debilidades, amenazas y oportunidades correspondientes.

No es casual que la comunicación y el periodismo modernos enfaticen tanto en eso que José de la Luz y Caballero llamaba la educación de los sentimientos. Contar historias y contarlas humanamente.

En tiempos en que la sicología y el sicoanálisis se reivindican tanto como las mejores aptitudes y actitudes no olvidemos que fue Sigmund Freud quien apuntó que nuestra civilización humana empezó cuando, por vez primera, un hombre insultó a su enemigo en lugar de atacarlo con palos y piedras.

Así empezó, seguramente, como nos recuerda Freud. La pregunta que sigue es si también provocaremos que, tantos siglos, palos y piedras después, terminemos de la misma manera.

(Tomado de Juventud Rebelde)

Ricardo Ronquillo
Ricardo Ronquillo
Periodista cubano. Presidente de la Unión de Periodistas de Cuba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *