DE TODO EL PAÍS Obituario

Falleció mi negra linda

En cada encuentro casual o previsto variaba su nombre en cariñosos saludos “Diosdá”, “Seagarra”…  “mi negra linda”. En las redacciones periodísticas hay colegas, compañeros, amigos y selectivos hermanos, sin distinción sanguínea, como valoraba a Diosdada Sagarra Díaz, que durante decenas de años trabajó en el periódico Adelante, siempre emprendedora, preocupada y ocupada por todos y por todo, hasta el inolvidable protagonismo de “sindicatera” que trajo por primera vez una bandera de Vanguardia Nacional, galardón que recibimos juntos.

Nunca le confesé que admiraba su espíritu de superación, ella comenzó como responsable del archivo, pero no sembró raíces en ese puesto; quemó pestañas al combinar el  trabajo con los estudios universitarios de periodismo y se convirtió en la primera reportera de deportes en la provincia–ella misma había sido una atleta corredora de medio fondo–; mientras que en los últimos años, en la nueva sede del periódico de la calle Cisneros, tuvo a su cargo el grupo de la página web y cuya relación con mi hija Barbarita,  editora digital, afianzó  las relaciones entre ambas familias, pues nuestros hijos compartieron muchos atractivos momentos, siempre recordados, una y otra vez.

Elita llamó el viernes al hijo que estaba a cargo de su cuidado y muy quejoso le dijo: está  muy malita. Tarde en la noche del domingo fue el desenlace final. Mi hija pasó la madrugada en la funeraria con otros compañeros de Adelante y en la mañana nos comunicó la noticia, con muchas peticiones de control emocional… pero no fue posible, había fallecido mi negra linda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *