INTERNACIONAL

Estados Unidos vive los peores disturbios desde la muerte de Martin Luther King

Protestas, toques de queda, ira, agresiones, intentos de asalto a la Casa Blanca. Esa amalgama de acontecimientos definen a Estados Unidos por sexto día consecutivo, luego de que el afroestadounidense de 46 años George Floyd muriera después de que un policía le presionara el cuello con la rodilla durante más de ocho minutos.

Las manifestaciones, iniciadas en Minneapolis, lugar donde ocurrió el hecho, se han extendido a más de 75 ciudades de la Unión en una oleada de violencia, enfrentamientos con la policía, quema de autos e incendios.

Como consecuencia de la recientes revueltas, las autoridades locales han decretado toques de queda en más de 40 ciudades y han desplegado la Guardia Nacional (fuerza militar de reserva de EE.UU. utilizada para situaciones de emergencia) en unos 15 Estados.

Para el decano de ciencias sociales en la Universidad de California, en los Ángeles, Darnell Hunt, los disturbios de esta semana en el país norteño son los más graves que se reportan desde 1968, cuando Martin Luther King fue asesinado.

En entrevista con BBC Mundo, el especialista afirmó que la respuesta de la policía con un “aumento en su agresividad” puede llevar a un empeoramiento de la situación.

“Desplegar la Guardia Nacional, usar balas de goma, gases lacrimógenos y gas pimienta, estas son una variedad de tácticas policiales que pueden exacerbar una situación ya tensa”, aseguró.

En tanto, un análisis publicado en el diario español La Vanguardia, subraya que las comparaciones son inevitables con aquel año de protestas, tensiones raciales y tragedias en el que Richard Nixon prometía restaurar la ley y el orden para alcanzar el poder.

Sin embargo, una diferencia es evidente, “Trump ya es presidente” y ante las actuales circunstancias es difícil entender cómo será capaz de terminar con el caos nacional.

“Si ahora no ha sido capaz de superar el descontrol urbano de los demócratas y restaurar el orden en su primer mandato, ¿por qué iba a hacerlo en un segundo?”, escribió Philip Klein en el diario conservador The Washington Examiner.

La Casa Blanca-reseña La Vanguardia-valoró ayer la posibilidad de que Trump pronunciara un discurso a la nación para hacer un llamamiento a la unidad nacional como algunos asesores le sugerían, pero se impuso la opinión de quienes, como su yerno, Jared Kushner, creen que no servirá de nada y podría ser incluso contraproducente.

Con respecto a la actuación gubernamental, la alcaldesa de Atlanta, la demócrata Keisha Lance Bottoms expresó que Trump “no hace más que empeorar las cosas”, pues “no se trata de usar la fuerza militar. Se trata de dónde estamos como país, América está desbordada y su retórica no hace más que inflamar todo eso, a veces lo que debería hacer es callarse”.

En lugar de intervenir desde el despacho oval, Trump utilizó Twitter, para fomentar el odio y la anarquía, y para anunciar, tal como hizo este domingo, su decisión de designar al movimiento antifascista Antifa, a quienes el mandatario acusó de liderar la violencia en los protestas por todo el país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *