CUBAPERIODISTAS RECOMIENDA

Presencia de Mercedes Matamoros del Valle en la prensa del siglo XIX

El 13 de marzo de 1851, nació en Cienfuegos una de las más grandes poetas cubanas, María Mercedes Dolores y del Valle, quien a los 16 años de edad publicó artículos costumbristas en los periódicos El siglo y El Occidente, 1867, con el seudónimo de Ofelia.

Huérfana de madre desde los tres años quedó bajo la crianza y educación del padre, quien la motivara aprender los idiomas inglés, francés y alemán, así como el gusto por las lecturas literarias. Ambos se trasladan a La Habana para residir en Guanabacoa, y ella estudia la primaria y secundaria en el colegio Sagrado Corazón, mientras le crecía la vocación por las letras.

En La Opinión publicó folletines y el poema Siemprevivas, dedicado con profundo sentimiento patriótico a los estudiantes de medicina, fusilados el 27 de noviembre de 1871.  Inició las colaboraciones en 1880 en la Revista de Cuba, y luego lo hizo en Almendares, La Habana elegante, El Triunfo, El País, Ilustración de Cuba, La Golondrina y El Fígaro, entre otras revistas y diarios del país, también sus poesías  fueron publicadas en la prensa de Sudamérica y Europa.

Por otra parte, en tertulias del Liceo de Guanabacoa declamó sus versos, algunos de los cuales contaron con la presencia de José Martí que entonces, 1879, era secretario de literatura de esta institución. Cuentan que el Apóstol en ocasiones dio lectura a las poesías de Mercedes; además la homenajeó al ofrendarle versos que le escribió en su abanico.

A partir de 1884, con motivo del cuidado al padre que había perdido la razón y de la precaria situación económica del hogar,  dejó la producción literaria y se dedicó al magisterio e impartió clases en el colegio María Luisa Dolz. En tanto realizaba traducciones de textos literarios, especialmente de Byron, Goethe, Schiller, Thomas More, André Chenier, Longfellow, Vigny y Tensysson.

De regreso a las letras, copiló los poemas para una edición de 1892 y al año siguiente ya figuró en el libro Escritoras Cubanas.  Según la doctora Hortensia Pichardo  nunca hasta entonces una mujer se había atrevido a hablar del amor en una forma tan cruda y tan sincera a la vez.

Tras conocer la caída  en combate de Martí en Dos Ríos, 1895, escribe el poema En la muerte de Martí, a propósito de lo cual se estima que es la primera poetisa en dedicarle versos al Apóstol. Durante el mencionado año y 1897 crea poesías patrióticas para el libro Armonías cubanas.

Mercedes Matamoros fue llamada La poetisa del dolor o La alondra ciega, el último epíteto se lo pusieron cuando comenzó a perder la vista en los últimos años de vida. Sus poesías aparecen en exigentes antologías. Falleció el 25 de agosto de 1906 en La Habana, a la edad de 55 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *