CUBAPERIODISTAS RECOMIENDA

Renée Potts, periodista desde la cuna

Por María del Carmen Mestas

Cuando llegaba a la redacción de la revista Romances, Renée Potts iluminaba con su sonrisa el lugar. Para todos tenía una mirada amable y no dudaba en aconsejar a los más jóvenes sobre distintas facetas del periodismo que con tanto amor y profesionalismo profesó. Así recuerdo a esta habanera, una de las escritoras más notables de nuestras Letras.

Nacida en La Habana, el 12 de febrero de 1908, se graduó en la Escuela Normal para Maestros. Estudió Derecho Diplomático y Consular en la Universidad de La Habana y culminó estudios en la Escuela Profesional de Periodismo Manuel Márquez Sterling.

Ejerció el magisterio y pudo apreciar el valor de la literatura infantil y juvenil en la educación. Para niños y adolescentes creó un mundo fabuloso con versos, los más finos, cuentos, letrillas, adivinanzas, canciones…
Y ocurrió que un día leyendo el periódico se enteró de un concurso literario y llena de entusiasmo no tardó en armar un libro que envió con el título de Romancero de la maestrilla. Fue grande su felicidad al conocer que su obra había triunfado entre otras muchas en el prestigioso Premio del Lyceum. El volumen está considerado por la crítica especializada como el más importante de los escritos para los niños antes de 1959. Renée sumó luego otros lauros, como el importante premio Hernández Catá, que obtuvo en 1955 por su cuento Camino de Herradura.

El teatro tampoco le resultó ajeno y su pieza Habrá guerra mañana fue estrenada en el Círculo de Bellas Artes en 1935. Muchos años después, en 1961, el Teatro La Edad de Oro, de Camagüey llevó a escena Las babuchas de Abú Casim, versión de un cuento de Las mil y una noche. La propia Renée la adaptaría luego para el teatro de muñecos, que tanto le fascinaba. Presentó con el Guiñol Nacional, en 1968, El aya de la francesa, basado en el poema Los zapaticos de rosa, de nuestro Martí.

Para la TV escribió teatro de títeres: La carreta, El abuelo Andrés y su caja de maravillas, Además, fue coautora de varios textos para el Ministerio de Educación.

Igual se convirtió en una destacada periodista. En una vieja entrevista aparecida en la revista Romances, dijo: “Creo que me inicié en el periodismo al momento de nacer. Yo era el primer vástago que lograba mi padre. Había nacido en casa de la familia Serrano, todos periodistas. Sostenida en los brazos de mi padre, recorría la Sala de Prensa, la del Palacio de Gobierno, la Secretaría de Estado y la redacción de La Discusión”.

Renée trabajó en la revista La Mujer, dirigida por María Collazo, y luego se desempeñó como directora. Lo fue también de la revista Mundo infantil. Publicó, además, en El País, Grafos, Bazar, Cinegráfico, Mediodía, Diario de la Marina, El Mundo. Durante muchos años trabajó en la revista Romances para la cual hizo interesantes reportajes, entrevistas, artículos… La reconocida intelectual falleció en su querida Habana el 31 de diciembre de 1999. (Tomado de la revista Mujeres, 20/11/2019).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *