CUBAPERIODISTAS RECOMIENDA

Censura e intimidación a medios, parte del menú de Duque contra protestas en Colombia

El paro nacional iniciado este jueves en Colombia en contra del llamado “paquetazo de Duque” ha estado precedido de allanamientos a organizaciones sociales, medios de comunicación y colectivos artísticos, así como fuerte presencia de los cuerpos de seguridad del Estado en las calles, lo que ha sido catalogado por sus organizadores como “tratamiento de guerra, persecución y criminalización de la protesta”.

Los días previos han estado marcados por los reiterados desmentidos del presidente Iván Duque sobre las supuestas reformas laborales y pensionales que haría su Gobierno y los llamados de la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez a estar alertas ante los “intereses de otros” que quieren “destruir a Colombia como lo han hecho en Chile y Ecuador”.

Por otro lado, la tensión se elevó con los allanamientos “preventivos” en busca de “material terrorista” en medios de comunicación y colectivos y con el reforzamiento de la presencia de los militares en las calles, mientras que la frontera está cerrada desde la medianoche del martes.

El llamado a esta paralización de actividades, que será acompañada por acciones de calle, se hizo el pasado 4 de octubre durante el denominado Encuentro Nacional de Emergencia —organizado por la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia (CUT) y más de cien movimientos sociales—, donde también se fijó la fecha para la ‘Toma de las capitales’, una gran manifestación en contra de las políticas laborales Duque que se realizó el pasado 17 de octubre.

Distintas organizaciones sociales, movimientos sindicales, figuras políticas y partidos han rechazado los allanamientos que han hecho las autoridades a colectivos que han participado en las movilizaciones anteriores en ciudades como Bogotá, Medellín y Cali. De igual forma, se ha alertado sobre acciones en contra de quienes distribuyen en volantes y carteles propaganda a favor del paro.

Entre los afectados se encuentra la revista cultural Cartel Urbano, el colectivo gráfico Puro Veneno —que hizo un grafiti ‘¿Quién dio la orden?’ sobre las ejecuciones extrajudiciales o ‘falsos positivos’ en Colombia entre 2000 y 2010, y que fue borrado por las autoridades—, y otros grupos como La Otra Danza Colectivo, Ak al Konvate y Subversión.

En un video compartido por Cartel Urbano se observa la llegada de las autoridades a esas instalaciones y el documento con la orden de registro por presunción del delito de “fabricación, tráfico y porte de armas de uso militar”. Además, se les ha señalado de alentar la protesta, de tener pancartas a favor y de guardar material explosivo, lo que ha sido negado por ellos en un texto colgado en su página web.

La revista ha catalogado esta acción como un “atentado a la libertad de prensa” debido a que un medio de comunicación tiene el derecho a promocionar la protesta, si así quisiera, según han indicado en el escrito.

Un pronunciamiento de rechazo similar ha hecho la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), que denunció la solicitud que hizo el Centro Cibernético de la Policía Nacional de eliminar un manual de autoprotección contra El Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD), que colgó en su página web el medio digital Cerosetenta, perteneciente a la Universidad de Los Andes.

La Policía Metropolitana de Bogotá publicó en su cuenta de Twitter que se realizaron “27 diligencias de registro y allanamiento en 15 localidades de Bogotá y en el municipio de Soacha”. En estas acciones fueron capturadas dos personas y se incautaron “diferentes elementos para la elaboración de artefactos explosivos improvisados y bombas incendiarias”, según su reporte.

Militarización en las calles

El recién nombrado ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, desmintió que Bogotá u otra ciudad colombiana fuera a ser militarizada, sin embargo, en las redes han circulado videos e imágenes de presencia inusual de uniformados en las calles y en las cercanías de las universidades donde ha habido anteriores protestas.

Las razones para sumarse a esta jornada de paro y protesta son las mismas de las manifestaciones recientes: rechazo al “paquetazo” de Duque, denominado así por los convocantes, que han señalado que el Ejecutivo prevé realizar una serie de reformas laborales, pensionales y tributarias que apuntarían hacia el desmejoramiento de las condiciones de los trabajadores y jubilados y a la privatización del Estado. Además se suman las demandas de sectores estudiantiles, sindicales y sociales que han sido incumplidas, según los manifestantes, y se denuncian las acciones policiales en contra de la protesta.

Por su parte, el partido FARC llama a manifestarse en contra del bombardeo donde murieron por lo menos ocho niños en el Caquetá, los asesinatos en este año de 52 indígenas en el departamento del Cauca, de 155 líderes sociales y de más de 50 exguerrilleros desmovilizados.

El exhorto también se hace para solicitarle al Gobierno mayor rapidez en la implementación de los acuerdos de paz establecidos entre el Estado y las extintas FARC.

Desmentidos de Duque

Días antes de la protesta, el 17 de noviembre, el presidente colombiano estrenó el programa televisivo ‘Contacto con Duque’, de corte similar al ‘Aló, Presidente’ (conducido por el fallecido presidente Hugo Chávez) y ‘En Contacto con Maduro’, (que dirigía el mandatario venezolano). En su primer programa, desmintió los señalamientos en su contra.

Además, en los últimos días ha reiterado que no iba a aumentar la edad para pensionarse y que el Gobierno no había presentado ningún proyecto de reforma laboral ni pensional.

También afirmó que su Administración objetará el artículo 44 del Presupuesto General del país que contemplaba que las “universidades públicas del país pagarían las sentencias o fallos proferidos en contra de la Nación con los recursos asignados por parte de esta”.

Por otro lado, Duque anunció que impulsará un proyecto de reducción del porcentaje de cotización de las pensiones, que rechaza la propuesta de pagarles a los jóvenes un salario por debajo del mínimo y que no se considera aumentar la edad para obtener una pensión.

“Toda propuesta será discutida en la Mesa de Concertación Laboral, de la que hacen parte las centrales obreras y el sector privado”, ratificó.

Si bien el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) ha arrojado que en el tercer trimestre de 2019, el Producto Interno Bruto creció un 3,3% (con respecto al mismo periodo de 2018) y la tasa de desempleo en 13 ciudades y áreas metropolitanas fue 10,1% en septiembre, lo que implica una disminución de cuatro puntos porcentuales comparándolo con el año anterior, Colombia siendo el país más desigual de América Latina.

Nathali Gómez/ Actualidad RT

 

Redacción Cubaperiodistas
Sitio de la Unión de Periodistas de Cuba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap