OTRAS NOTICIAS

La casa de la prensa…también de ellos

Mientras en la casa disponían de lo necesario para la bienvenida, ellos comenzaron el periplo por G y 21.

Justo allí, donde se sitúa el Instituto Internacional de Periodismo José Martí, los esperaban. Son más de 60. Algunos inquietos, otros con la mirada plagada de la buena incertidumbre que los hace enamorarse cada vez más del periodismo.

Son los pasos iniciales. Esos que, a pesar de la inexperiencia en las técnicas, se dan con envidiable fortaleza. Son, también esos, los que contagian por el brío del empeño.

Foto: Yoandry Avila/Cubaperiodistas.

Todos reunidos recorren el Instituto y conocen sobre la oportunidad del lugar para la superación y el intercambio de experiencias con colegas de todo el orbe. Por eso, tuvieron la posibilidad de conversar con Amauri Chamorro, comunicador político ecuatoriano- brasileño, Máster en Comunicación Política en la Universidad Autónoma de Barcelona y quien conducirá, hasta el 20 de septiembre, el Laboratorio de Comunicación Digital y Periodismo in situ.

Ahora me acuerdo de Alejandra y Danna, dos de ellas. Cuando me contaron del recorrido, sus palabras resultaron axiomas. Y es que no necesitaron nada más para mostrar el ribete de alegría.

Me acordé de ellas porque estaban junto a los más de 60 que, al salir del Instituto, invadieron la casa en I y 23. La casa de la prensa. Desde hace pocas semanas, también su casa.

Mientras en la casa disponían de lo necesario para la bienvenida, llegaron.

Frente a ellos volvieron a estar Ricardo Ronquillo y Ariel Terrero. Hablaron sobre la historia del lugar y los planes de estas horas. Hubo momento para dialogar sobre los propósitos y proyecciones de la Editorial Pablo de la Torriente y obsequiar libros.

Foto: Yoandry Avila/Cubaperiodistas.

Hubo también otro momento para hablarles de Julio (García Luis) de quien Rosa Miriam Elizalde, en otra ocasión, resaltara su desdeñado acento de periodista cubano y su capacidad para volver como reportero y “situarnos ante el horizonte científico y social de una profesión sin la cual no se pueden levantar puentes hacia una idea de futuro”.

Ahora, entre sus manos, tienen dos libros de Julio: Revolución, Socialismo y Periodismo: La prensa y los periodistas cubanos ante el siglo XXI y ¿Qué periodismo queremos?

Más tarde Kalia y Aldo llegarían para contarles de su experiencia como diseñadores de Dominio Cuba y explicarles la necesidad de crear una especie de laboratorio de innovación de este tipo, para estudiar las tendencias actuales de los medios de comunicación.

La tarde fue diferente. Entonces la música, cual fusta que atosiga caballerías, prendió un buen latigazo a la rutina y la casa encontró, en los más de 60, un nuevo motivo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via