DE NUESTRA PRENSA

Incumplen plazo de entrega de obra estratégica para aprovechamiento del canal Zaza-Ciego

Por

VENEZUELA, Ciego de Ávila.–La inestabilidad en el suministro de hormigón es la causa principal del atraso en la fecha de entrega del hidrorregulador cinco, una de las obras inducidas de singular relevancia para darle valor de uso al canal Zaza-Ciego de Ávila que, pese a su terminación en un tramo de 40 kilómetros, no reporta aún ningún beneficio a las áreas agrícolas de la provincia.

A inicios de abril de 2018, Granma dio la primicia: «La construcción del primer embalse regulador en el canal Zaza-Ciego de Ávila se inscribe entre las acciones estratégicas priorizadas en uno de los mayores ríos artificiales en construcción en Cuba, con insuficiente valor de uso tres décadas después del inicio de su ejecución».

El 24 de enero del presente año, este diario publicó que «El canal Zaza-Ciego de Ávila pudiera comenzar a irrigar las primeras áreas agrícolas a finales de febrero si, como está previsto, entra en funcionamiento el embalse regulador número cinco, en construcción aguas arriba de ese río artificial que descose en dos la llanura sur de las provincias de Sancti Spíritus y Ciego de Ávila».

La misma nota hacía referencia al llamado de Inés María Chapman Waugh, vicepresidenta de los Consejos de Estado y de Ministros, quien, a pie de obra insistió en la necesidad de que las entidades implicadas «concentren los esfuerzos para terminarlo a finales de febrero, realidad que sería posible si el suministro de los áridos para la mezcla de hormigón se comporta con estabilidad, algo que no ha sucedido hasta ahora».

De ello estaban conscientes directivos y trabajadores; sin embargo, la inconstancia con los suministros de áridos para elaborar el hormigón ha continuado y si bien después de la visita de la Vicepresidenta de los Consejos de Estado y de Ministros hubo un impulso, volvió la inercia a esa especie de piscina gigante, con capacidad para almacenar 24 000 metros cúbicos de agua, destinados a abastecer 14 máquinas de riego, que beneficiarán 563 hectáreas de cultivos, al norte del Zaza-Ciego.

El ingeniero Yuraldys Arteaga Pagés, jefe de control de obra de la UEB Centro Este, perteneciente a la Empresa de Servicios Ingenieros DIP Trasvase, dijo que al cierre del pasado año los Batching plant Las Nuevas, del propio trasvase, y el de Planta Girón, en la ciudad de Ciego de Ávila, dejaron de tributar a la obra 900 metros cúbicos de hormigón.

«Faltan unos 185 metros cúbicos de hormigón para terminar la fundición de los taludes, parapetos y losas de fondo. Eso equivale a unos 26 viajes de los camiones hormigonera», afirmó. (Publicado en Granma).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *