Santiago Armada Suárez (Chago) (Palma Soriano, Santiago de Cuba, 1937- La Habana, 1995).

Santiago Armada, Chago, fallecido a la edad de 57 años,  el 28 de mayo de 1995, queda inscrito en la memoria de la cultura cubana por su excelencia en el humor gráfico, la caricatura y la pintura erótica.

En 1958, cuando era combatiente del Ejército Rebelde de la Columna número 1 José Martí, en la Sierra Maestra, creó el personaje Julito 26, que aparecía en el periódico El Cubano Libre. También compuso canciones para la emisora Radio Rebelde que transmitía desde las montañas.

Al triunfo de la Revolución trabajó en el diario Revolución y después pasó a Granma, donde se le recuerda como uno de sus fundadores y además porque fue de los grandes activistas del trabajo voluntario convocado en recordación al Che.

Al dejar la producción del célebre personaje Julito 26 dio vida a Salomón, que según Chago se halló dentro de la línea del humor inteligente.  Algunos no entendieron esta obra filosófica y de concepto muy adelantado para aquel tiempo, década del 60 del siglo pasado.  No obstante, y de manera vehemente, defendió tal creación.

La destacada periodista y escritora Marta Rojas, quien fue compañera y amiga de Chago  en Granma, publicó en el mencionado periódico el 20 de septiembre de 2007: “Lo que hoy parece atrevido o nocivo, ya él lo había realizado en calidad y variedad impresionantes.  Sus obras fueron adquiridas en gran medida por el Museo Nacional y no pocas exhibidas en galerías importantes en el extranjero, una de las últimas en The Drawing Papers, Nueva York, en una muestra titulada From Sierra Maestra to Havana.”

Entre 1978 y 1995, expuso en diversas galerías como en Palma Soriano, L, Cerro, Juan David, Servando Cabrera, Espacio Aglutinador. Esta última muestra fue auspiciada por jóvenes de las artes plásticas.

La obra de Chago titulada La llave del golfo, forma parte hoy de la colección del Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba

Su obra más atrevida, que originó cierto escándalo al no ser correctamente interpretada, fue La llave del golfo, exhibida en el Salón de Mayo en el Pabellón Cuba, en La Habana. Ella refirió la “fuerza viril del proceso revolucionario (…), pero la vida le dio la razón, en el sentido de que eso era y es Cuba frente al imperio, tal como la concibió el artista de vanguardia Chago”, opinó Marta Rojas.

Al crítico Toni Piñera, hubo de confesarle: “La creación es para mí sin-flictiva, y con-flictiva, casi siempre para los demás”. Luego añadió sobre su más reciente y última exposición: “Tiene que ver con todo, algo y nada.  Yo soy uno solo en el espacio-tiempo, una cadena de eslabones ilotas hasta que llegue la muerte, mi amiga, esa genial deconstructivista.”

Santiago Armada, Chago, nació en Palma Soriano, el 20 de junio de 1937. Fue en la ciudad natal donde realizó su primer dibujo, sobre la pizarra de la escuelita primaria a la que asistía. Era un árbol de navidad. La familia se trasladó a Santiago de Cuba cuando él tenía 10 años de edad.  A los 15 años trabajó en la droguería de Mestre y Espinosa, al tiempo que estudiaba en la Escuela Profesional de Comercio y dibujaba para la revista Ahora.

Muy joven ingresó en la lucha clandestina y después en el Ejército Rebelde.  En su hoja de servicios a la Revolución y a la cultura figuran condecoraciones, medallas y otros reconocimientos como la Réplica del Machete del Generalísmo Máximo Gómez;  las medallas de Combatiente de la Clandestinidad y XXX Aniversario de la Columna 1 José Martí; Distinciones Por la Cultura Cubana; Raúl Gómez García y Félix Elmusa, estas últimas otorgadas por el Sindicato Nacional de la Cultura y la Unión de Periodistas de Cuba, respectivamente.

Deja un comentario

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.