fbpx
NOTAS DESTACADAS

Editoriales de la vida: los memes

No importa que red social prefieras. Mientras haces scroll en tu pantalla verás uno o varios memes. Este fenómeno cultural y tan particular de nuestra época se ha extendido hasta posicionarse como recurso decisivo en las redes digitales para ilustrar cualquier situación.

El término no es nuevo. Clinton Richard Dawkins, zoólogo y teórico evolutivo en su libro The Selfish Gene (El Gen Egoísta, 1976), acuñó por primera vez el concepto como una unidad mínima teórica de información cultural.

La expresión tiene su génesis en los procesos de “mimesis” o “mimética”, definidos como la memoria y reproducción que se transmiten de una mente a otra, bajo el patrón de replicado de los genes humanos. Así surgió la analogía entre genes y memes.

La teoría memética de Dawkins explica la apropiación y reproducción de ideas, hábitos y quehaceres mediante un proceso comunicativo de imitación por medios no genéticos y a un ritmo muy dinámico. Adaptado al entorno digital, teóricamente se llama i-memes, los cuales han pasado de ser una teoría de evolución cultural a convertirse en caricaturas e imágenes popularizadas.

El recurso visual popularizado en internet, para los usuarios se convierte en un símbolo iconográfico, que representa la vida diaria a través del humor por medio de texto, imagen o contenido multimedia. Sin embargo, aún se desconoce cómo el término del zoólogo migró a la web.

La analogía entre i-memes y genes parte de tres características biológicas. Primero, la fidelidad, por la capacidad de mantener su contenido mientras pasa de una mente a otra. Segundo, la fecundidad, por “engendrar” copias de sí mismos. Luego, la longevidad, por su sobrevivencia en el tiempo. También, porque ambos son unidades de información: los i-memes intervienen en la difusión de la cultura y los genes contribuyen a la transmisión de datos genéticos.

Los i- memes…

Los memes tienen su base en contenidos existentes en internet. Casi siempre aluden a la cultura popular y así se adaptan a la memoria colectiva por asociación.

Su espontaneidad los convierte en vehículo de expresión social. De tal modo, son considerados una herramienta muy potente por su capacidad de llegar a millones de usuarios en tan solo minutos. Se caracterizan, además, por un alto grado de ironía, con gran parecido a la sátira política por su capacidad de transmisión de sentimientos tanto negativos como positivos.

Los i-memes se crean conforme a los sucesos. No dependen totalmente de la creatividad sino de la oportunidad y el sentido del momento. Por eso suelen definirse como el arte de aprovechar el momento oportuno.

El director de Investigación y Educación de Postgrado de la Universidad Iberoamericana de León en México, investigador de alfabetización digital Ignacio Gómez García, sostiene que los i-memes constituyen una nueva forma de comunicación, de dispositivos culturales con significados y funciones determinadas. Para que funcionen debe contarse con un sistema de códigos compartidos, que dote de sentido a los códigos.

Asimismo, para Paula Fuertes, investigadora y docente de Teorías de la Comunicación de la Universidad Externado y Magister de Estudios Culturales de la Universidad de los Andes en Chile, la democratización de la información y la comunicación han dado como resultado formas de comunicación efectiva como los memes.

Al respecto, Laura Morera Sardiñas, gestora de Redes Sociales de la revista cubana Somos Jóvenes, explica que el meme como recurso comunicativo en un medio de comunicación suaviza los trabajos “puros”, además de constituir un nuevo lenguaje y forma de difundir el contenido con la intencionalidad deseada.

Por otro lado, Melissa Ayala Garriga, miembro del equipo multimedia de la revista Alma Mater califica la utilidad del recurso como disímil y versátil en dependencia del público para el cual se produzca. “Nuestra audiencia es la comunidad universitaria en específico, esta lo asimila y entiende. Creció con él, por lo que, sí nos es muy funcional, además de por la variedad de utilidades”.

Los publicistas han convertido la creación de memes en un nuevo modelo de mercadotecnia. Carlos Sánchez Ramírez, comunicador de la Pontificia Universidad Católica del Perú define 10 factores que constituyen al éxito de los memes: coherencia, novedad, simplicidad, utilidad individual, notoriedad, expresividad, formalidad, conformidad y utilidad colectiva.

En tanto, existen dos clasificaciones para estos símbolos iconográficos. Los i-memes emocionales que apelan a la reacción efectiva y tienden a influir en aspectos de la vida personal del individuo, y los racionales, intencionados hacia la reflexión política o de índole social.

El periodista Edilberto Carmona Tamayo, Jefe del Departamento de Producción Multimedia, Monitoreo e Innovación de Cubadebate y la Mesa Redonda explica que el meme político más que intención de hacerlo requiere competencias para generarlo.” No se trata de escoger una plantilla –random-, la política es sensible y presta para fuertes polémicas”.

Si bien la mayoría de estos recursos nacen de manera espontánea por la creación de los prosumidores, An Xiao Mina, en su libro De los memes a los movimientos sociales (2019), considera que este medio, el más viral del mundo, está cambiando las protestas sociales y el poder. Asimismo, enfatiza que los políticos exitosos son en su mayoría el resultado de un continuo trabajo y testeo que realizan los profesionales en comunicación política digital.

En este sentido, la autora argumenta que los memes como recurso de comunicación combaten el fenómeno sociológico de la “Ignorancia Pluralista”, el cual ocurre cuando un grupo de personas piensan que sus ideas no son compartidas por el resto de la sociedad.

Un ejemplo de ello fue la campaña presidencial estadounidense de Barack Obama en 2008, que incentivó la creación de memes constructivos, con las popularizadas fases “Yes we can” y el “Progress”. Otro, negativo, resultó el ataque al alcalde colombiano Enrique Peñalosa a quien incluso se le abrió un portal llamado “Peñalosada”.

Luego, en 2017, durante la disputa por la campaña presidencial más polémica de la última década entre Donald Trump e Hillary Clinton, las redes estuvieron inundadas de memes que incluso los mismos aspirantes compartieron.

A este uso popular An Xiao Mina lo llama “Sincronización de opiniones”. Pues, mientras mayor es el consenso más aumentan las posibles respuestas de los ciudadanos. En este sentido, resulta interesante como las ideologías del escenario virtual se materializan en la vida real y llegan a monetizarse. Tal es el caso del meme de Donald Trump con la cara pintada de payaso y el texto: “¡Elige a un payaso y espera un circo!”. La imagen empezó a aparecer en camisetas y gorras, la venta de los artículos fue una de las tantas fuentes de ganancia del bando opuesto.

Sin embargo, no siempre la utilización del meme es negativa. An Xiao Mina evidencia en su libro cómo son empleados por movimientos sociales y políticos en causas justas. Por ejemplo, en las organizaciones norteamericanas defensoras de los pueblos aborígenes originarios.

El fenómeno no es exclusivo de alguna red social en particular. Por su parte Javier García Rivera, coordinador de Imagen Institucional de TV Universidad autónoma de México califica esas imágenes como los pequeños nuevos editoriales de la vida cotidiana. La popularidad de un meme mide el impacto social del asunto en cuestión.

Ayala Garriga, miembro del equipo multimedia de AM argumenta que la sección llamada “el meme lo sabe”, empezó como un espacio joven de los viernes en la publicación universitaria, pero “ya se utiliza varios días a la semana, con cualquier temática o fin que nos interese, porque nos funciona”.

“Lo ideal es que el meme sea un complemento del contenido periodístico y reflexione sobre el tema en cuestión. En nuestro medio, intentamos vincularlos el panorama actual y la relación con el contexto del público meta”, argumenta la comunicadora Sardiñas de la revista Somos Jóvenes.

Por otro lado, Liz Armas Pedraza, jefa editorial de la revista digital cubana Cubahora, explica que la mayoría de los memes virales nacen espontáneamente en las redes sociales, el éxito lo determina el contexto y la identificación del receptor”. Si bien es un recurso visualmente sencillo, resulta compleja una producción forzada, por eso Cubahora no produce memes con frecuencia, pero las estadísticas de los ejemplos creados muestran gran aceptación”.

Claudia Yilen Paz Joa, periodista de Cubahora expone que, como estrategia multiplataforma para anunciar los diferentes blogs temáticos de la revista, utilizan memes tendencia en redes para generar tráfico, publicitar los materiales y llegar a varios públicos.” Hemos elaborado propios y tomamos de los sitios que producen, siempre dando crédito con la marca de agua que los mismos traen incluida. Como medio, lo principal para lograr eficiencia y eficacia en su uso radica es la pertinencia del tema en agenda tanto pública como setting”.

Edilberto Carmona Tamayo explica que el público de Cubadebate reacciona de manera dispar a publicaciones de este tipo “por un lado muchos se viralizan y por otro, lo rechaza y critica, mediado por el criterio de que Cubadebate “es un medio serio.

“El meme no solo tiene fines humorísticos, se utiliza para hacer periodismo, por lo que adquiere todas las funciones y objetos sociales de la profesión”, concluye Liz Armas Pedraza.

One thought on “Editoriales de la vida: los memes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap