fbpx
ZONA TEC

Audio online: algunas tendencias y potencialidades

“Estamos saliendo de la edad de lo visual y entrando a la edad de lo auditivo y de lo táctil”; así se apunta en el libro Comprender los medios de comunicación. Las extensiones del ser humano, del filósofo e investigador Marshall McLuchan. Pero esta frase, como mucho de lo que dijo hacia 1964, cobra más sentido ahora.

A pesar de que las personas siguen estando muy atraídas por las imágenes, dos de las principales tendencias para el devenir de las TIC en 2021 vinculan nuestras formas de relacionarnos con la web y entre nosotros, con una predisposición a transmitir o absorber estímulos mediante sonidos en comunidades cerradas y afines como los grupos de WhatsApp, Telegram o Discord.

A la par, un informe reciente del Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo califica al audio como “un punto brillante para los medios de comunicación”. Sobre todo, se destaca la publicación de sonidos en redes sociales de forma pública. Algo que gana popularidad, incluso en redes más visuales, a través de audiogramas o videopodcast.

Dichas producciones comenzaron a tener una audiencia relevante ya durante el confinamiento y deben seguir en aumento, en principio porque la movilidad continuará limitada y se pasa más tiempo en casa. De esta forma, la exposición a las pantallas condiciona la búsqueda de aquellos podcast que tengan la imagen de sus autores como portada, por ejemplo.

De igual modo, la generación millenial marca, como una de las preferencias de consumo el proceso de adopción del audio e intercambio por voz, según datos presentados por iabMexico. Por eso, se abren paso las redes sociales de audio y las mejoras en plataformas que apuestan por este tipo de experiencias de interacción de preferencia en grupos seleccionados por el usuario y atraídos por buen contenido.

Sobre el ascenso de las redes de audio

WhatsApp sirve de referente en la comunicación con audio de forma rápida, fácil e inmediata. Sin embargo, el contexto de consumo en esta aplicación es privado y más relacionado con las conversaciones interpersonales. No así con la difusión de contenidos u opiniones sobre un tema afín a una comunidad o público.

Con este enfoque se encuentran otras plataformas como Discord, que surgió como idea de los gamers para escribir mientras jugaban. Pero, esta no es solo una red de voz para el entretenimiento. Desde junio se promueve como Tu lugar para hablar, aprovechando la necesidad de interrelación entre las personas.

De esta forma, creció de 1.4 millones de usuarios en febrero a más de 6.7 millones y fue recomendada para el trabajo a distancia. Entre los podcasters cubanos, Discord es sugerida para grabar su contenido porque quita el ruido ambiente de forma automática. Además, permite crear servidores que se dividen entonces en secciones para seguidores y pueden ser chats de texto o audio.

Como dato adicional vale apuntar que junto a su crecimiento, Discord ha enfrentado fuertes críticas al detectarse servidores de extremistas relacionados con la supremacía blanca de Charlottesville y la insurrección en el Capitolio de Estados Unidos. Una situación que tuvo correlato en Clubhouse, otra red social de audio solo disponible para iOS desde su lanzamiento en marzo de 2020.

Ahora bien, si algo resulta atractivo es cómo en un año varias grandes plataformas también decidieron involucrarse en el ámbito del audio como una nueva forma para hilar la conversación pública y privada. Tal es el caso de Twitter que, luego de 14 años con muy pocos cambios en sus funciones, anunció en junio la posibilidad de publicar comentarios de voz en 140 segundos.

Esta opción se encuentra aún restringida a un grupo limitado de usuarios Beta y con sistema iOS en su dispositivo, como explica en su blog oficial. Sin embargo, de la novedad ya se desprenden algunas interrogantes: ¿Qué contenido contar en 140 segundos? ¿Funcionarán mejor mensajes informativos o de opinión? ¿Cómo será la búsqueda de tweets de voz, por ejemplo, para que nos sirvan de fuentes?

Para los expertos en comunicación el nuevo escenario empoderaría aún más a los usuarios y potenciaría el periodismo ciudadano; pero aún no se explica tampoco cómo se van a evitar las noticias falsas. De hecho, se abren nuevas discusiones sobre la moderación de contenido de forma automática y su eficiencia en esta red.

Por otra parte, se encuentra Telegram y los recientemente incorporados chats de voz. Si bien esta app ya ofrecía mensajes de audio y llamadas, ahora marca tendencia con la posibilidad de realizar charlas en directo y persistentes aunque sus miembros entren y salgan a modo de salón de conferencias. Permiten también, de forma simultánea, navegar por otras aplicaciones y enviar mensajes de texto.

En Cuba ya hay incluso experiencias en el uso de estos chats de voz desde el periodismo a modo de programas de opinión y debate sobre deporte. La interacción de los usuarios de Horizontes Blog primero, y después el intercambio con especialistas en vivo de forma online en el proyecto Noticias QVF (Qué Viva el Fútbol), demuestran las potencialidades de esta prestación de Telegram.

Para Boris Luis Leyva, coordinador junto a Alejando Rodríguez y Rafael Armada de Noticias QVF, los medios con presencia en Telegram pueden encontrar en esta herramienta una oportunidad real como creadores de contenido para interactuar con su audiencia. “A los públicos les atrae ser tenidos en cuenta y esta es una forma eficiente para lograrlo”, comenta.

De la convergencia y el engagement

Al tiempo que se popularizan las redes de audio, el podcast vive un segundo florecimiento. Según un estudio de la plataforma Twipe, las razones de ese éxito son la intimidad y el vínculo entre las partes (podcasters y oyentes), dado por el contexto de escucha casi siempre por auriculares.

En el caso de los medios de comunicación, explica el estudio, los podcast crean una audiencia fiel y se convierten en importantes vías de distribución de información; pues llega a más personas que el periódico si se logra posicionar en redes sociales y plataformas como iVoox o canales de aplicaciones de mensajería.

Por eso, se ha comenzado a debatir sobre las exigencias en cuanto a ética desde que se descubrió que una fuente clave mintió en un podcast de The Times. Evidencia de que los oyentes tienen estándares tan altos para el audio como para el periodismo escrito. Quizás hasta más, precisamente, por la relación credibilidad-lealtad establecida por la cercanía con el anfitrión de cada pieza de audio online.

“Las personas viven una vida ajetreada pero el periodismo en profundidad es más importante que nunca. Las historias y podcast leídos en voz alta ayudan a obtener información detallada de una manera eficaz”, han expuesto los desarrolladores de la plataforma para el consumo de audio de The Correspondent. Un multimedio que busca independencia de iVoox y otros sitios.

No obstante, estas tendencias están reforzadas por una mayor virtualidad, condicionada por el confinamiento como resultado de la pandemia. Solo el regreso a las actividades cotidianas confirmará su valor para los usuarios. Mientras para los que nos interesa la convergencia de los medios y los formatos en el entorno digital, la integración del audio en redes sociales o en plataformas propias de cada medio supone un paso decisivo en la irrupción de la escucha activa y pública.

En un contexto dominado por la interacción táctil y lo visual (basado en textos, links, hashtags, imágenes y videos), ojalá las potencialidades del audio online nos acerquen a los usuarios, para generar y potenciar las conversaciones en torno y desde nuestros medios, fortalecer la creación sus comunidades en redes, descubrir nuevas historias, elevar la autenticidad y también, por qué no, la emotividad de nuestro periodismo.

Imagen de portada: Hipertextual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap