COVID-19. Reportes periodísticos

Los anticuerpos contra el SARS-CoV-2 podría permanecer activos tres meses después de la infección

¿Cuánto tiempo permanecen activos los anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en el organismo de una persona contagiada? Numerosas investigaciones se han realizado desde el inicio de la pandemia de la COVID-19 para intentar responder la interrogante; una de las más recientes, publicada en la revista Science Immunology, demuestra que, estas proteínas producidas por el sistema inmunitario, pueden ser detectadas en la sangre y la saliva al menos tres meses después de la aparición de los primeros síntomas de la enfermedad.
Expertos del Instituto de Investigación Lunenfeld-Tanenbaum de Sinai Health y de la Facultad de Medicina Temerty de la Universidad de Toronto, en Canadá, examinaron la concentración de varios tipos de anticuerpos en 567 pacientes; entre ellos, 439 dieron muestras de suero y 128, de saliva.
Tras el análisis de los datos, concluyeron que distintos anticuerpos poseen diferentes duraciones. Así, los anticuerpos de los tipos IgM e IgA se detectan pronto y alcanzan la mayor concentración entre 31 y 45 días posteriores a la aparición de los primeros síntomas. Después comienzan a disminuir y experimentan una caída pronunciada entre los días 105 y 115.
Mientras, los del tipo IgG se producen como máximo entre los días 16 y 30 y no muestran una reducción drástica hasta el día 115.
“En conjunto, la respuesta de IgG sistémica y mucosa al SARS-CoV-2 se mantiene durante un periodo de tres meses, mientras que la respuesta de IgM e IgA se produce de forma temprana y es transitoria”, concluye el estudio.
Aunque el equipo de investigadores admite que aún hay mucho desconocimiento acerca de las respuestas de los anticuerpos a la infección por SARS-CoV-2, reconocen que el ensayo podría tener implicaciones amplias en el desarrollo de una vacuna efectiva.
Para la profesora Jennifer Gommerman, quien participó en la investigación, “este estudio sugiere que, si una vacuna está diseñada correctamente, tiene el potencial de inducir una respuesta de anticuerpos duradera que puede ayudar a proteger a la persona vacunada contra el virus que causa la COVID-19”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *