NOTAS DESTACADAS

Julius Fucik y los periodistas cubanos: ¿Qué debemos celebrar?

Reportaje al pie de la horca no es solo una recopilación de notas de extraordinario valor histórico, redactadas por un periodista checo en la premura “del cierre” de su propia vida. Es un texto conmovedor de la literatura mundial, que al decir de Pablo Neruda “no haya quizás una obra mayor y a la vez más sencilla que naciera en condiciones tan aterradoras”.

Sometido a sesiones de interrogatorios y tormentos brutales en una cárcel de Praga en 1942, fue trasladado a una prisión de Berlín al año siguiente y fusilado allí el 8 de septiembre de 1943. Fucik impuso a sus torturadores un “juego” de afirmaciones y desinformación que le permitieron salvar de la muerte a importantes intelectuales de su país y alargar el tiempo para concluir su testimonio, que lograba sacar al exterior en pequeñas tiras de papel, gracias a la complicidad de dos guardianes.

Tras el desplome del socialismo en Europa, una ola de demonización golpeó a sus símbolos más representativos y Julius Fucik no fue una excepción. La figura del periodista fue denigrada y su obra calificada de invento comunista. Un equipo de reconocidos científicos y especialistas, tras una larga y profunda investigación lograría probar después la legitimidad del Reportaje… y rebatir las afirmaciones que mancillaban al luchador checo. El acuerdo de celebrar el Día Internacional del Periodista, cada 8 de septiembre, fue adoptado en Bucarest en 1958 por acuerdo de la Organización Internacional de Periodistas, desaparecida tras la restauración capitalista en Europa del este.

En Cuba no debemos olvidar la significación de la vida y la obra de Fucik, sobre todo si tenemos en cuenta las similitudes con la forma en que Fidel Castro escribió y logró sacar clandestinamente de su celda, en Isla de Pinos, el manuscrito de La Historia me Absolverá, o si nos acordamos de los Cinco Héroes, que convirtieron su encierro en denuncia del terrorismo contra Cuba.

Sin embargo, en 1992, en la base del monumento a José Martí en La Plaza de la Revolución en ocasión de celebrarse el centenario de la aparición del periódico Patria, se anunció el 14 de marzo como Día de la Prensa Cubana, teniendo en cuenta que nuestro Héroe Nacional, periodista de profesión, fundó ese órgano para luchar por la independencia de Cuba. Por razones obvias, Martí no pudo escribir durante su cruel e injusta prisión siendo un adolescente, pero la primera obra que publicó tras salir desterrado, fue su estremecedora denuncia El Presidio Político en Cuba.

Por eso, cada 14 de marzo en nuestro país se destaca la labor de la prensa revolucionaria, y la Unión de Periodistas de Cuba recuerda el papel de los que participan en su proceso creador, de los laureados con los premios anuales, de los afiliados condecorados, y se rinde homenaje a los precursores del periodismo que defendemos, como al propio José Martí, Juan Gualberto Gómez, y los que siguieron su camino, comprometidos con una prensa que siempre ha estado, con sangre de por medio, en el corazón mismo de las transformaciones políticas, económicas y sociales en más de siglo y medio.

Debemos aprovechar la fecha del 8 de septiembre para conocer más a Julius Fucik y a los que como él son víctimas a diario de un sistema cínico, injusto y represor de la verdad. Reportaje al pie de la horca es un libro sagrado para toda mujer u hombre bueno, en especial si es periodista o estudiante de Periodismo, pues fue escrito desde dentro de la barbarie misma, y no esperó la muerte con los brazos cruzados. Una obra la cual debemos atesorar y volver a ella más de una vez en la vida.

Tubal Páez Hernández
Periodista cubano. Presidente de Honor de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *