COVID-19. Reportes periodísticos

Mueren en Botsuana más de 350 elefantes sin causa conocida

Muy atentos ante las enfermedades infecciosas de origen animal, los investigadores están realmente preocupados: en los dos últimos meses más de 350 elefantes han sido encontrados muertos en el Delta del Okavango, al noroeste de Botsuana. “Es algo sin precedentes y, hasta la fecha, nadie sabe exactamente por qué está ocurriendo, toda vez que las autoridades han descartado la caza furtiva”.

El reporte, publicado en Xataca, añade que en dicho lugar viven 3 de cada 10 elefantes del mundo y explica que el gobierno botsuanés inició una investigación junto con tres laboratorios, de Canadá, Sudáfrica y Zimbabwe, para tomar muestras de los cadáveres, procesarlas y tratar de esclarecer las causas.

No obstante —según cita de la nota a Reuters—, los estudios iniciales de la organización Elephants Without Borders (EWB), con sede en el Reino Unido National Park Rescue, han sido incapaces de encontrar un factor común en las muertes. “Están muriendo animales de todas las edades y situaciones de salud”.

El texto refiere que las alarmas saltaron a principios de mayo cuando un vuelo de control encontró 169 elefantes muertos en un vuelo de tres horas. “Fue algo realmente extraordinario”, explicó a BBC Niall McCann, de National Park Rescue. “Apenas un mes después, nuevas investigaciones identificaron más de 350 cadáveres

Las autoridades de Botsuana explicaron que algo así solo se había visto ante sequías realmente severas, indica el científico. “Pero no estamos en esa situación, no falta agua en el Delta del Okavango. Y, por otro lado, los expertos ya han descartado la caza furtiva en la medida que los colmillos de los ejemplares seguían intactos en los cuerpos”.

Los elefantes están muriendo. Nada más, dijo McCann. “Ninguna explicación actual cuadra con lo que está pasando. El año pasado, por ejemplo, un centenar de elefantes murieron envenenados naturalmente con ántrax, pero lo que se encontraron los investigadores fue algo radicalmente distinto tanto en número como en extensión. Es decir, no se puede descartar aún algún envenenamiento de este tipo, pero (por lo que sabemos ahora) es poco probable”.

Los expertos temen que estemos ante una zoonosis entre los elefantes, subraya Xataca. “Se han avistado muchos ejemplares caminando en círculos, lo cual apunta a problemas neurológicos tras lo que podría estar una enfermedad que ahora mismo no conocemos”. Los elefantes —concluye el reporte— están a solo un empujoncito de caminar hacia su desaparición. (Tomada de Cuba en Resumen).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *