COVID-19. Reportes periodísticos

Las redes sociales en tiempos de nuevo coronavirus

Por Lázaro Boza Boza

Las redes sociales tienen la sórdida virtud de crear mentiras verdaderas; salvando la diferencia y los propósitos, a veces se me antojan un aborto goebbeliano, repletas de infundados rumores, falsedades enjundiosas y hechos disfrazados que terminan siendo la verdad de los necios y los aprovechados. Hoy les llamamos Fake News.

Pero, las redes… , con innegable capacidad para conectarnos, esparcir campañas, hacer llamamientos efectivos y, contribuir con una causa justa, son además el escenario de una guerra en la que no escogemos el teatro de operaciones.

Coronavirus SARS-CoV-2, ceguera y fanatismo político, es el título del trabajo que publicara el 23 de marzo, y sin falsas pretensiones en tiempos tan aciagos, es profético. Duele saber, que ocho días después, las estadísticas indican el desplome del sistema de salud norteamericano, con más de 123 000 casos de COVID 19, 2200 muertos y las cifras continúan en ascenso.

¿Dónde está la enfermera?

Trump… nada sabe del Coronavirus

¿Dónde estará la enfermera de origen cubano, amiga en Facebook que,-según ella- trabaja en una clínica miamense donde atienden a multimillonarios y pobres en el mismo cubículo? Seguramente, si no ha enfermado, combate el SARS-CoV-2 junto a sus colegas, aprovechando los valores y conocimientos que le inculcara el sistema de salud de Cuba. Ojalá lo logre, sinceramente, pero en mi opinión, no nos volverá a llamar, mediocres, por reconocer en estas páginas los hándicaps del Imperio para atender a sus súbditos.

En las redes…, los mercenarios, que no aventuran una palabra sobre el anaranjado Trump y sus dislates para conducir a un país que muere, no le han dado un respiro a Cuba; arremeten contra la isla bloqueada y fiel, incapaz de abandonar a sus gentes en esta lucha tan desigual contra la pandemia y contra un Imperio.

Desacreditar, confundir, desunir y mentir acerca de las acciones que acomete Cuba contra el brote del coronavirus SARS CoV-2 son las noticias preferidas de los grandes medios y la sustancia base de una rana amanerada en Youtube. Toda una “hazaña digital” en tiempos de coronavirus.

Cuidado con las ranas y las redes sociales…

Lo que no dicen en las redes sociales, ni la rana ni los medios al servicio de intereses obsesivamente anticubanos, es que Nueva York, emplea por morgues camiones refrigerados, que en Londres muere, incluso, la nobleza y que en España, una señora desesperada pena para que no desconecten a su esposo mayor de 70 años. “Los médicos no podrán llevar este peso sobre sus consciencias– dice entre lágrimas- se volverán locos.”

Y hablando de locos, Trump ya no se ríe. Según un post muy compartido en Facebook, y las noticias del New York Times- que sigo a diario- ahora pide a sus fellow Americans que regresen al trabajo, pues se derrumbará la economía. Y al sur, el discípulo más aplicado le dice al pueblo brasileño que, (…) “esto es una gripe común, que hay que visitar la igreja y asistir al trabalho”.

Epílogo: los que luchan

Médicos cubanos en Italia, ejemplo de valentía y entrega a la profesión de salvar vidas.

Somos un país de contrastes y misterios. Desde mi profesión, he visto el paso acelerado en nuestras calles de una baja percepción del riesgo a una disciplina digna de dar lecciones. ¿Será porque los cubanos tenemos confianza extrema en nuestro sistema de salud? En verdad, lo es, pero tenemos además confianza en nuestra dirección, en el potencial organizativo de nuestros ciudadanos y la experiencia de más de 60 años resistiendo agresiones, incluidas las bacteriológicas.

Hoy Cuba reporta 139 casos y se espera un crecimiento en los próximos días (…) “la etapa más difícil”, según el ministro cubano para la salud, a la que se sumarán medidas extraordinarias a las ya tomadas. En las redes, estará la noticia transparente , la dura verdad, a la que no renunciamos por difícil que pueda ser. Eso nos diferencia del chanchullo y la farándula.

Por ser Cuba, y esto tiene varias lecturas, según el ángulo y las intensiones, el mundo tiene los ojos puestos en nosotros. Una y otra vez volveremos a ser noticia en las redes sociales, primeras planas de diarios extranjeros, en portales web y hasta en las bataholas digitales de ranas y lechuzas.

Lo que no se podrán decir nunca- so pena de la infamia y la deshonra- es que olvidamos a los nuestros, que faltó el heroísmo de médicos y enfermeras, o que cambiamos la vida de un cubano por unas monedas, como pretenden los pseudosalvadores de la humanidad. Mientras tanto, en las redes sociales, seguiremos instalando nuestra verdad.

(Tomado de Telepinar)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *