COLUMNISTAS

Por una TV  y radio más inclusivas

A pesar de que informativamente nuestras  radio y TV se ocupan de las muy diversas ramas y factores de producción y servicios del país, es cierto, como señalan algunos “dolientes” que no existen espacios que cuenten, narren, expongan la actividad destaca de muchos cubanos y cubanas que no obstante las condiciones adversas logran prodigios de productividad y eficiencia.

Si bien hay programas sobre casi todos los saberes y “haceres”  y una programación educacional que aprovecha los recursos expresivos de los medios para trasmitir conocimientos, no existen espacios, concebidos con atractivos comunicacionales para hacer notar habitualmente a médicos, científicos, maestros, obreros destacados, inventores, cooperativistas, estudiantes involucrados en proyectos de desarrollo comunitario que hacen aporte sustantivos a la sociedad.

La notoriedad está establecida por la tradición en torno a artistas y deportistas que parecen los únicos triunfadores y que contribuyen, por su labor, al esparcimiento de la población y no todo lo suficiente se ha hecho para llamar la atención sobre aquellos y aquellas que desde sitios de trabajo y estudio que parecen poco glamurosos realizan hazañas notorias decisivas para el bien común.

La dramaturgia nacional tampoco parece interesada en esos aspectos. Películas, obras de teatro, telenovelas, incluso la literatura se empeñan en destacar los aspectos más sórdidos de la realidad que, si bien proliferan, no han hecho desaparecer actitudes virtuosas que prevalecen y deberían tener alguna resonancia.

Por supuesto que la creación artística se sustenta en la problematización de los conflictos, en buena medida, pero eso no tiene por qué parcializarse y negar la humana esperanza de la posible transformación de los aspectos menos edificantes.

Justamente hacer visibles a aquellos y aquellas que no se dejan vencer por los problemas reales que existen y logran  ser triunfadores en sus ámbitos contribuye a mostrar las fuerzas que pueden equilibrar las situaciones que se padecen y dar aliento a la  esperanza imprescindible para vencerlas.

Martí se refirió al elogio oportuno para incentivar el mérito, tomándolo en cuenta en la radio y la televisión no es suficiente ponderar los hechos que hicieron de nuestra historia un suceso en verdad extraordinario, hay que mostrar a los que hoy, ahora mismo, están protagonizando la continuidad de esa tradición con su trabajo en una epopeya más difícil, la de todos los días, la cotidiana.

Soledad Cruz Guerra
Soledad Cruz Guerra
Periodista, ensayista y escritora cubana. Trabajó en Juventud Rebelde como una de sus más sobresalientes articulistas. Fue la representante Cuba en la UNESCO.

One thought on “Por una TV  y radio más inclusivas

  1. El verdadero cambio que necesita la radio cubana, que es lo que conozco esta en manos de sus directivos. Ellos deberian dirigir el medio y no solo administrarlos, que es lo que mayormente hacen. Dirigir es gestionarlos, es diseñar las agendas conociendo las necesidades reales de cada uno de sus publicos… Pero lamentablemente en la mayoria de los casos no ocurre. Los directivos se dedican a llevar la economia, los recursos humanos y a veces hasta construyen edificips para emisoras, que es muy dificil, pero lo es mas diseñar programaciones. Y finalmente, los jefes de lis jefes, digase Asambleas o Gobiernos, ¿sabran que ños medios sirven para que los ciudadanos participen en la solucion a los problemas? Y si lo saben, por que quedan complacidos a pesar de lo medianamente poco que influenciamos en los públicos, que es igual que decir: que provocamos muy pocos cambios en las actitudes…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via