CUBAPERIODISTAS RECOMIENDA

István Ojeda, los Panamericanos, y el primer oro

“Nunca sabremos en quién pensó Laina Pérez cuando bajó su pistola y se quedó tranquila en su posición mientras en las gradas sus compañeros de delegación estallaban de júbilo, porque ella le había dado la primera medalla de oro a Cuba en estos XVIII Juegos Panamericanos Lima 2019 y, de paso, ganaba un cupo directo a los Juegos Olímpicos Tokio 2020.

“Casi no hizo gesto emotivo alguno, apenas se retiró los audífonos, y solo entonces se fundió en un abrazo con su compañera de equipo Sheyla González quien, en una agradable sorpresa, se había hecho con la presea de bronce en la misma prueba: pistola de aire a 10 metros”.

Así comenzó el periodista tunero István Ojeda Bello su narración del primer triunfo de la Isla en la capital peruana, a donde fue enviado como reportero del sitio digital Cubadebate, como reconocimiento a sus dos consecutivos (2018 y 2019) premios nacionales Juan Gualberto Gómez en Periodismo Digital.

Casi por casualidad, István llegó a aquella competencia del 27 de julio, porque aunque “lo primero del día era repartir las tareas, concentrándonos en estar en los lugares donde se pronosticaba que sucedería lo más impactante y había posibilidades de medallas para Cuba, lógicamente no todo podía preverse”.

Entre sus memorias de los Panamericanos convertidas en crónica y publicadas en el periódico 26, de Las Tunas —el medio de prensa donde sueña y crea desde que se graduó en la Universidad de Oriente hace 14 años— la presea de Laina “clasifica” como la primera, y es, además, la más hermosa de las experiencias de Lima, según confesó a Cubaperiodistas.

“Ese día, la mayoría de los periodistas cubanos se fue para el canotaje, en Albufera Medio Mundo, que quedaba como a cuatro horas de distancia. Todo indicaba que allí estaría la primera medalla de oro, porque los nuestros eran los favoritos para ganar, como efectivamente lo hicieron. Joel García iría para allá y yo me quedaría en la maratón. Pero cuando la carrera iba ya por el kilómetro 30 era evidente que las dos cubanas no tenían posibilidades de estar en el podio.

“Revisé entonces el portal digital de los Juegos para saber de la actuación de Cuba en el tiro, y a pesar de no estar pronosticado, ¡sorpresa!, las dos muchachas habían clasificado para la final. Tuve que caminar como diez cuadras hasta la esquina donde se suponía que debía estar el transporte, pero nada. Ahí me encontré con Aurelio Prieto, de la televisión, y Raúl Rodríguez, de Radio Habana Cuba; ellos estaban como yo, y entre los cuatro, sumando al camarógrafo, pagamos un taxi”.

Cuenta István que cuando llegaron, estaba a punto de comenzar la antepenúltima ronda, y Laina Pérez y Sheyla González tenían casi el oro y el bronce en sus manos. Por desdicha, ninguna de las dos hizo buenos tiros en esa oportunidad y cayeron al tercer y cuarto lugar. “Pero en la penúltima y última estuvieron casi perfectas. Tenía que ser así para ganar. Entonces  me di cuenta que era la primera medalla de oro para Cuba —la del canotaje ocurrió como media hora después—y que de la Isla solo estábamos Aurelio, Raúl, y yo, para contarlo”.

El reto de la primera vez

Para István, ese día y la oportunidad de asistir como enviado especial a los Panamericanos se tradujo en muchas primeras veces: “Nunca había asistido a una competencia de tiro; imaginaba que sería algo tranquilo; el público, conformado generalmente por tiradores de los mismos equipos o tiradores individuales que están en competencia, solo hace silencio en el instante del disparo, luego aquello es como un estadio de pelota.

“Tampoco había escrito de deportes, y por tanto no soy un experto. Afortunadamente siempre he visto y leído materiales de esos temas, y fue relativamente rápido agarrarle el ritmo”.

“Igualmente fue un reto narrar varias competencias en pleno desarrollo, como las de atletismo, voleibol, judo, boxeo, béisbol y esgrima, para los Minuto a Minuto de Cubadebate”, una de las coberturas más intensas de ese medio de comunicación digital en sus 16 años de historia, tal como afirmó su director Randy Alonso en un texto publicado en esa plataforma el 12 de agosto.

“Hacíamos los Minuto a Minuto por jornadas y, por tanto, varias personas escribíamos al mismo tiempo. Es un trabajo que requiere de mucha coordinación, para no suplantarnos ni repetirnos. Fue una labor en equipo entre quienes nos encontrábamos en Lima y los que estaban en la redacción”.

Memorias de Lima

Antes de que el puntico verde junto a su nombre en mi chat de Facebook desaparezca, István comparte conmigo por esa vía su crónica de los más preciados momentos como reportero en los XVIII Juegos Panamericanos Lima 2019. Así confirmo que la cobertura del primer oro para Cuba, la primera vez en una competencia de tiro, y el primer selfie, no fueron azares del destino.

De la capital peruana recordaré siempre: El «secreto» de Laina Pérez, a quien el llanto le impidió decirnos el destinatario de su dedicatoria de la primera medalla en los Juegos; el roce de las zapatillas de los esgrimistas cubanos y venezolanos escuchándose increíblemente alto en medio de una sala que hasta hacía un instante se estremecía con la algarabía de los asistentes, ahora enmudecidos por la tensión del momento definitorio en el match semifinal; el rostro afable de Mijaín López, toda un leyenda de la lucha grecorromana, quien con la mayor humildad del mundo aceptó decirnos unas palabras; la sonrisa y el abrazo tierno de esa gigante que se llama Idalis Ortiz; el saludo cariñoso a su Amancio querido de Yordanis Arencibia, ayer motivo de orgullo tunero sobre los tatamis, hoy tornado en el entrenador de las judocas que siguen dándole glorias a Cuba.

“Anoté en mi memoria: las ganas de un equipo de voleibol masculino que sacó la cara por los deportes colectivos cubanos en Lima; aquellos cinco segundos eternos en el estadio de la Videna luego de que Yaimé Pérez hiciera el lanzamiento de su vida, pues solo pasado ese ínfimo pero crucial lapso sabríamos que le había valido para la medalla de oro en el disco; y también, ¡porqué no decirlo!, los ojos humedecidos en la derrota de un Rey Vicente Anglada que no temió darle la cara a los medios tras un desastre beisbolístico que se recordará en décadas”.

2 thoughts on “István Ojeda, los Panamericanos, y el primer oro

  1. Muchas felicidades a Isván, ese gran periodista que los tuneros tenemos el lujo de tenerlo codo a codo en momentos realmente importantes, nos sentimos orgullosos de que haya estado en los juegos de Lima representando el periodismo tunero y cubano, su ética, y transmitiendo lo que allí aconteció con tanta pasión y profesionalidad. Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via