COLUMNISTAS

Irene Forbes rescató al otro Fonst

La periodista y escritora Irene Forbes no solo profundizó como ninguno en la vida del esgrimista Ramón Fonst, sobre todo en su obra As de espada, dedicada al cubano que mayor cantidad de medallas de oro olímpicas ha conquistado: cuatro a la que agregó una de plata. El texto obtuvo el premio compartido del Concurso Nacional de Biografía convocado por el Instituto Cubano del Libro en 1998, y alberga el rescate del otro Fonst: Filiberto, el padre del genial deportista.

El  libro evidencia  la calidad alcanzada por la autora debido a su labor cotidiana en la prensa, tanto en el semanario LPV como en Juventud Rebelde, y  a los conocimientos adquiridos en la entonces Escuela de Periodismo capitalina, con un esfuerzo tremendo de ella y de su instructor Boada, cuando era estudiante la entrenaba en horario especial, después de las prácticas en el mencionado diario.

En ambas faenas logró grandes alegrías. Fue también coautora del volumen: Famosos y desconocidos, Cubanos en los Juegos Olímpico, junto a Ana María Luján y Juan Velázquez,  y del impactante Soles sin manchas sobre los mártires de Barbados. En lo competitivo, conquistó bronce panamericano y dos coronas nacionales. Al morir, trabajaba en otros rescates: el del sablista habanero Manuel Dionisio Díaz, as dorado de San Luis 1904, y del manzanillero Alfredo de Oro, sempiterno campeón de billar.

En As…hablan los hechos: “Cuando Ramón Fonst manifestó sus deseos de asistir a los Segundos Juegos Olímpicos con escenario en París en 1900, su padre, Filiberto, tuvo dudas a pesar de la calidad mostrada por aquel gigante  a punto de cumplir 17 años: a la cita acudirían los más brillantes esgrimistas del planeta. Ante tanta insistencia, cedió;  aunque lo retó a una prueba decisiva: “Para ir, debes vencerme”. El retador era un magnífico contendiente en las tres armas. Vino el combate. Pasa el tiempo. Ninguno consigue triunfar. No se amilana el más joven. Ataca. ¡Toca! El de más años, en cuanto se quita la máscara: “Lo prometido es deuda. Vas a París”.

De ascendencia catalana  Filiberto“…contribuyó secretamente a la causa independentista…” en las dos fases. Lo consideraban el hombre más fuerte de La Habana y entre los más fuertes del país. La Forbes pasa  a demostrarlo. “…  se dedica con éxito a la halterofilia. El 8 de abril de 1903 realizó la hazaña de levantar en el gimnasio de su casa 1 002 libras inglesas de peso-495 kilogramos…”     Dos personalidades de la etapa atestiguan en un documento“…como Don Filiberto colocado debajo del aparato de carretilla destinada a levantar grandes pesos con  las piernas, levantó en esa posición  sin mayores esfuerzos varias veces la caja de la palanquetas y esferas de hierro, las cuales pesadas una por una arrojaron el colosal saldo”.

El escritor galo Renaud  lo considera  el 8 de octubre de 1899 “…el primer sportman del mundo…”  porque “… No hay quien reúna disposiciones físicas maravillosas como las suyas, ni una intelectualidad tan lúcida nutrida de ciencia. Nadie  es a la vez un gentleman y un atleta, un campeón y un pensador… 1. Usted realiza en grado sumo el antiguo adagio de Mens sana en cuerpo sano. 2. Es usted absolutamente ambidiestro.3. … los más célebres maestros de armas han brillado poco ante usted, 4. … posee medidas musculares que por sí solas constituyen verdaderos récords. 5. Ha creado usted en sable o en bastón un estilo absolutamente nuevo. A los golpes dobles, a la incertidumbre,  a la fantasía de los asaltos ordinarios –si no son convenidos-  usted los ha sustituido por un juego seguro, directo, peligroso, en que el mínimo de movimiento produce el máximo de efecto, un juego práctico que debe usted reivindicar la innovación…”

Cuando el alabado atleta fallece el 14 de julio de 1918, “A su sepelio concurren más de diez mil personas, de todos las clases sociales, algo inédito de los funerales de un hombre que jamás se dedicó a la política republicana y que aunque fue un buen deportista no participó en eventos nacionales ni internacionales, que le brindaran popularidad como a su primogénito “, señala la creadora de As de espada.

Ese adiós era lógico pues pese a poseer, como dice Irene, una  “…psicología muy compleja. En estado normal era noble y generoso, violento era hombre temible, gustaba de hacer el bien ocultamente. No admitía regalo de nadie. Tenía del honor y del deber un concepto particular, así como de la justicia y la igualdad en una sociedad caracterizada por los grandes contrastes”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via