Comunicación

El eco y el ego

La precisión temporal tal vez no se imprescindible para ubicar los tres viajes de José María Vargas Vila a La Habana en  1923, 1924 y 1926. Algún tiempo residió en esta ciudad donde, según noticias oídas en mi adolescencia, se aposentó en Calabazar, en un remedo de bungaló a orillas »

Fidel y el imposible

Una montaña se deslizó espectacularmente, sepultó un caserío y trancó el río Guamá que formó una inmensa laguna entre las lomas de Pinalito, en Guisa. Un nuevo deslave amenazaba con llevarse otro gran trozo de la Sierra Maestra, pero los haitianos y los jamaiquinos se resistían a salir de los »