Visitó presidente de la Upec emisoras guantanameras

Estuve este viernes donde el verdor de las montañas y el azul del mar ennoblecen el corazón compartiendo con colegas de los municipios guantanameros de Imías y Baracoa. Entendí ahora el entusiasmo de Ariel Terrero cuando me hablaba de las experiencias profesionales de Radio Playitas, de cómo, en condiciones no siempre estimulantes, periodistas y directivos hacen un ejercicio referencial a escala que en Cuba podríamos considerar comunitaria.

Frente a no pocas incomprensiones y carencias son capaces de hacer programas como Cuesta Arriba y La esquina de la PicaPica. Humanidad y polémica dándose la mano en un alto compromiso con sus públicos. Y en la Voz del Toa, donde las dificultades y escaseces no son menores, imponiéndose ante la desprofesionalización y reinventándose para rescatar los espacios perdidos y seguir mereciendo el respeto y el cariño de sus oyentes.

En La Primada tienen ideas muy interesantes y cuestionadoras sobre el ingreso a la carrera de Periodismo en la Cuba de hoy. Lo fundamentan en varios años sin poder tener en su plantilla a profesionales graduados de las universidades y tener que suplir este déficit en cursos de reorientación. Ellos hablan de un elitismo que deberíamos analizar.

De Primada Visión me impresionó el protagonismo de los jóvenes en perfecta armonía con los de más experiencia, el deseo de crecer y crear nuevos espacios para conquistar al público y responder a sus intereses. En un municipio con tantos periodistas se extraña un lugar para que los colegas intimen, socialicen, compartan y se superen espiritual y profesionalmente. Nos fuimos con un plan común para conquistar ese espacio. Los jóvenes y talentosos directores de la Voz del Toa y Primada Visión serán especiales impulsores de esta confabulación.

(Tomado de la cuenta en Facebook de Ricardo Ronquillo Bello)

Deja un comentario

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.