La fortaleza de La Punta, uno de los lugares sometidos a reparaciones en el Centro Histórico de La Habana Vieja (Foto: Alexis Rodríguez)

Queda menos de una semana para que La Habana vuelva a estar de cumpleaños. Son ya 498 noviembres celebrados en la capital de los cubanos en honor a San Cristóbal y la fundación de la ciudad en su asentamiento actual, allá por 1519; y es difícil encontrar por estos días una piedra quieta, una obra sin el retumbar de martillos, un pincel vertical, un museo sin vida en las más occidental de las villas del país.

Cada vez más cerca del 500 aniversario, la Oficina del Historiador de la Ciudad lidera un movimiento perpetuo de acciones y obras con vistas a que el quinto centenario sorprenda a La Habana con un rostro nuevo, fiel a su pasado; con sus edificios y monumentos en óptimas condiciones; y los servicios – para nacionales y visitantes foráneos – cada vez de mejor calidad.

En la mañana del pasado viernes, pese a la lluvia que atentaba con engripar el día, se han reunido algunos de los actores principales de esta oleada de renovación que lidera el Historiador, el Doctor Eusebio Leal Spengler. Porque es un ejército de hombres y mujeres los que hacen que cada segundo, en esta recta final, cuente.

La cita fue en la sede del nuevo Centro del Visitante, un servicio de la Agencia de Viajes San Cristóbal de La Habana encaminado a la promoción y significado del patrimonio histórico, cultural y natural de la capital del país. Allí se constató el avance de las obras que dejarán este espacio listo para el 16 de noviembre, junto con la fachada del edificio Prácticos del Puerto, donde radica.

La Unidad Presupuestada de Inversiones (UPI), y su responsable en el área Ademar Ramírez, laboran intensamente junto a Puerto Carenas para dejar listas todas las áreas del Centro. Perla Rosales, Directora adjunta de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana aprovechó la oportunidad para intercambiar con los responsables de cada una de las obras que también estarán disponibles a partir de este aniversario 498.

Tal es el caso del Pórtico de entrada al Centro Histórico y la ampliación del área perimetral del Templete. Norma Trujillo, máxima responsable de la UPI para ambas obras, señaló que en el caso del edificio inaugurado en la primera mitad del siglo XIX, se trabaja desde hace algunos meses para devolver a sus dimensiones originales la portada neoclásica, modificada significativamente luego de 1851.

“Los trabajos arqueológicos liderados por el grupo de esta especialidad de Puerto Carenas revelaron los cimientos originales del edificio, y a partir de ellos se planteó la obra actual”. En la intervención la columna de Cagigal, erigida en 1754, cuenta con el espacio circundante que le corresponde, se devolvieron todos los atributos a la virgen del Pilar del monumento, a las placas conmemorativas que se hallan junto al edificio; y se restauraron los elementos de forja del recinto y cada una de las rejas laterales y frontales, con sus puntas de lanza, una tarea de la empresa Cabildo.

Se rescató “el frente original de piedra de cantería y se reprodujeron las columnas laterales en hormigón terminado en piedra Jaimanitas; se desmontaron las copas, las piñas, los penachos que decoran las pilastras y se reprodujeron las columnas donde indicaron las excavaciones”. También se desarrolló todo un plan para la jardinería, que incluye arbustos de flores y palmas, al punto de que el hogar de la ceiba de La Habana luzca nuevamente sus galas anteriores.

De forma paralela a esta obra civil se han vuelto a intervenir los óleos de Juan Bautista Vermay que tienen por hogar El Templete. El Gabinete de Restauración de Pintura de Caballete se ha encargado de las obras, y solo falta devolver a su sitio el lienzo de mayor tamaño: el que refleja la concurrencia a la fundación del pequeño templo greco romano.

En cuanto a la llamada “Puerta de O’Reilly”, acceso monumental a la calle del mismo nombre en tiempos de La Habana republicana, las obras avanzan considerablemente rápido, teniendo en cuenta las condiciones del tiempo reciente.

Actualmente se trabaja en la obra día y noche, y solo queda para su terminación adoquinar el tramo de la calle para colocar luego el escudo original que se levanta sobre ambas columnas. Quedarían también pendientes la disposición de algunos elementos ornamentales, como dos cañones a ambos lados de la entrada, las luminarias empotradas en el suelo, y el trabajo de herrería que une la estructura, por un lado con el edificio de Prácticos del Puerto, y por el otro, con el parque y monumento a los marinos cubanos muertos durante la II Guerra Mundial.

Relativo a esta área, también se termina un nuevo emplazamiento para la estatua de Carlos III que desde 1835 o 1837 ocupó un pedestal en la avenida que hoy lleva su nombre en La Habana. Como parte de las obras de embellecimiento de la Plaza de Armas, la figura ocupará su base original, pero esta vez junto a Fernando VII, que desde hace algunas semanas se encuentra a la entrada del jardín del Palacio del Segundo Cabo.

La recuperación del Castillo de La Punta tras el paso del huracán Irma ha sido otra de las prioridades de esta etapa para la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana (OHCH). Allí intervienen Puerto Carenas, la UPI, Cabildo y la Dirección de Patrimonio, con el objetivo de recuperar la carpintería, las tarjas, intervenir las áreas exteriores, el foso y la explanada homónima.

Michael González Sánchez, Jefe de Museos de la OHCH comentó a Habana Radio que los trabajos más intensos se realizan para terminar la cubierta, que por su cercanía al mar sufrió daños con el paso del ciclón categoría 5. Las obras se extienden a la Casa de Oficiales del inmueble y el paso cubierto de la plaza interior.“Para el 16 de noviembre el Castillo de La Punta va a estar presentable, aunque se reportaron afectaciones en la pintura, los muros, las puertas, la restauración ha ido más allá de los daños del huracán y se trabaja en los techos del edificio y en el cambio de las losas de la galería. Se colocarán nuevamente las chapas exteriores de los muros, los parapetos de la fortificación y está por activarse la Sala Monográfica”, añadió González Sánchez.

Por su parte, el Palacio de los Capitanes Generales “que abrirá sus puertas, después de un periodo de remozamiento y restauración, también el 15 de noviembre”, como adelantó el Historiador de la Ciudad de La Habana, el doctor Leal Spengler en una intervención reciente, también culmina una importante etapa de su obra civil.

La intervención general del edificio incluyó todos los sistemas de electricidad, albañilería, hidráulica, ventilación y carpintería. Hasta la fachada fue trabajada con sumo detalle. “Ya se terminaron el Despacho Público, cuyas vigas tuvieron que ser reforzadas completamente, y se procederá con el falso-techo”, explicó González Sánchez a Habana Radio. La Antesala del Cabildo, el Salón de los Espejos, cuya restauración calificó de “espectacular”; la Sala del Trono “que tuvo que ser desmontada en su totalidad, desde las puertas y ventanas, los pisos y paredes; el baño”, son algunas de las acciones más importantes al interior del inmueble.

“Todas las salas de la planta superior fueron restauradas, y quedan solo dos en las cuales se está trabajando actualmente: la Sala Ambientada y la antigua sala de la Intervención Estadounidense”, enfatizó el Jefe de Museos de la OHCH.

“Para el día 16 de noviembre esperamos tener a disposición de los visitantes la Sala del Cabildo, y si la obra civil lo permite, queremos mostrar el Comedor” donde se ultiman detalles en la carpintería y la pintura, comentó González Sánchez.

Las obras de renovación se extienden muy cerca del hoy Museo de la Ciudad, pues el Castillo de la Real Fuerza lucirá totalmente renovado para el aniversario de la Villa. Entre las acciones más significativas se encuentran la restauración de toda la marquetería del inmueble, especialmente la madera del puente levadizo de la Plaza de Armas; también se trabaja en la habilitación de las entradas laterales del edificio y en la jardinería.

La gran noticia con respecto a esta nueva etapa que vivirá la fortaleza, luego de su restauración, es que la sede del Museo de Tesoros Subacuáticos acogerá una colección de hallazgos, que tentativamente, puede que doble la colección actual de la institución, con miles de piezas nuevas. Para ello se habilita la Sala Polivalente con un moderno sistema infográfico, similar al implementado en el Centro para la Interpretación de las Relaciones Cuba-Europa.

“Con la apertura de La Sala de los Tesoros (título con el cual se maneja el proyecto por el momento) se intensificará el trabajo con materiales audiovisuales y multimediales para complementar la experiencia del visitante; es algo en lo que trabajaremos a partir del aniversario”, señaló Perla Rosales en entrevista exclusiva.

“Otras obras importantes que completan esta festividad son en el número 4 de la Calle Tacón, sede del Museo de la Arqueología, que luego de una restauración capital ya tiene tres salas disponibles, y el resto se irán culminando de forma paulatina; el Museo de Pintura Mural – en la calle Obispo –, cuya rehabilitación ha superado las intervenciones anteriores, y que sirve estos días de escenario en la filmación de la película cubana Inocencia, inspirada en el injusto fusilamiento de los ocho estudiantes de Medicina.

“También se está realizando una reparación capital en la farmacia Taquechel del Centro Histórico, con la inauguración del piso superior del inmueble y la intervención de la carpintería general; abrirá sus puertas un nuevo punto de florería bautizado Las Carolinas, en Amargura 62, y en San Ignacio 263 ya está lista la tienda Animalia”, detalló Rosales refiriéndose a los nuevos locales de comercio que atenderá la Empresa de Gestión Patrimonial, que ha realizado en el Parque infantil La Maestranza un intenso proceso de restauración con vistas a su puesta en funcionamiento para el aniversario de la ciudad.

El listado de obras que ha priorizado la OHCH para este mes de noviembre, y con la vista puesta en el medio milenio de la Villa de San Cristóbal de La Habana, incluye obras sociales como la terminación de más de 70 viviendas en los números 64 y 65 de la calle Lamparilla, un total de 20 nuevos hogares en las calles Muralla y Compostela, y una intervención en el bloque de residencias protegidas de la calle San Ignacio.
De carácter civil se encuentran otras como la Casa Humbolt, en Oficios 254, con una restauración capital que se acomete desde hace varios meses; la Sede de Gobierno, otrora Cámara de Representantes, donde se trabaja el Paraninfo y la Sala de Pasos Perdidos; el monumento a los jóvenes galenos muertos en 1871, en la intersección de Prado y Malecón; la Cripta al Mambí Desconocido y la estatua de José Martí frente al Palacio de la Revolución, son obras de nuevo tipo que completan ese recorrido imaginario, por la historia y la cultura cubana, que se puede realizar sobre el mapa del Centro Histórico.

“Estamos manteniendo lo que tenemos, con el uso de nuevas tecnologías, técnicas y materiales que extenderán la vida a nuestros palacios, edificios y monumentos”, sentenció Rosales.
Y es que el trabajo, cuando se quiere resguardar lo que se funda, debe ser constante y sagrado. Sirvan las celebraciones y aniversarios para avivar en los ciudadanos de La Habana, y toda Cuba, el fuego que mueve a los trabajadores de la Oficina del Historiador en la preservación de la memoria de nuestra centenaria ciudad.

 

María Karla Villar Mora / Habana Radio

Ver además

Un tuitazo #PorCuba #VotoPorTi, el 23 y 24

La Comisión Electoral Nacional convoca al Tuitazo #PorCuba #VotoPorTi, los próximos días 23 y 24

Comente

Cubaperiodistas se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.