El subdesarrollo genera la falta de la memoria

En el habitual espacio de debate Catalejo, que auspicia la Delegación ramal de la Upec en la Prensa Escrita Nacional, compareció este viernes el doctor Eusebio Leal Spengler, Historiador de La Habana, quien con su verbo encendido discurrió sobre “El pensamiento cubano en la contemporaneidad. Una visión desde la historia”, y su visión sobre los momentos actuales de nuestra patria y en especial de la capital cubana.
“Me gusta más la idea que la ideología, las ideas son la base”, así, sencillo al decir, pero con una gran fundamentación, inició Leal Spengler su diálogo con los reunidos en el Instituto Internacional de Periodismo José Martí. Más adelante acotó “Creo, la idea es lo fundacional, promueve la vocación”.
Ante esta aseveración se refirió al padre Félix Varela, como este fue madurando en su pensamiento, hasta llegar a ser portador de un nuevo pensamiento, capaz de enrolar a muchos en su manera de pensar.
“No se puede ir al futuro, sin ir al pasado. Hace falta un discurso para lo actual, hay que ir a los jóvenes, se necesita adecuar sincrónicamente el discurso a las nuevas generaciones, (se les acusa de no estar preparados, de ser inmaduros), a ellos hay que tratar de no infundirles las ideas, porque ellos no vivieron otras etapas, sino convencerlos y atraerlos a las ideas”.
“El subdesarrollo genera la falta de memoria, hay que cultivar la memoria, pero no saturar a las personas con la memoria. Hay que crear más discípulos que alumnos, para que ellos puedan volar y seguir la obra”.
A una pregunta de los presentes sobre el cuidado de la capital tuvo palabras de reproche para aquellos medios locales que pasaron por alto fecha tan importante como el 16 de noviembre, cuando la urbe cumplió 496 años.
“No se percibe un cuidado y respeto por la ciudad, como ocurre con otras urbes del país, hay falta de noticias para alentar a las autoridades y gobierno, para respetar y cuidar lo que se ha hecho. Cada obra cuesta un gran esfuerzo y cuantiosos recursos”.
Entre anécdotas y relatos personales fue transcurriendo una conversación que se extendió por casi una hora y media. Con su elocuencia y sapiencia, este hombre que respira por la capital de todos los cubanos, llamó a la prensa a ser más enérgica contra lo mal hecho, contra las violaciones arquitectónicas, contra las indisciplinas sociales y el descuido de lo que tanto le ha costado al estado restaurar.
Ante la pregunta de la colega Barbara Doval, ¿Cómo se pueden acercar los jóvenes a la historia?, este hombre, que ha roto tantos mitos y lanzas contra lo imposible, expuso ejemplos personales para ilustrar sus palabras y confesó sus criterios de cómo convocar y aglutinar en momentos tan críticos para la patria.
“Hay que buscarle el carácter solemne a las cosas sin que pierdan su valor, hay que bajar a los héroes de los pedestales, acercarlos a los jóvenes con humildad y mostrarlos como personas que fueron”. Para ilustrar su pensamiento tomó como ejemplo a los Hermanos Saiz Montes de Oca, pinareños que en un pueblito pequeño supieron dejar un legado tan imperecedero.
Para el doctor Eusebio Leal hoy es necesario recuperar el concepto de ciudad ante las disgregación de los recursos y la división administrativa, por ello afirmó “es necesario que el poder y la autoridad alcancen una sola dimensión. Debe emprenderse un reordenamiento total y creativo, las cosas que hasta ayer fueron prudentes hoy no son necesarias”.
¿Cómo enfrenta la Oficina del Historiador de la Ciudad el aniversario 500 de la urbe?, le preguntaron y manifestó que “La Habana ha perdido mucho su identidad, esta ciudad es la de las milicias, la de las luchas insurreccionales, de las ideologías, de la alfabetización, de las grandes movilizaciones hacia la caña, y de muchas más batallas y eso no se puede perder. Necesitamos el testigo verdadero, son muchos siglos de amnesia por la ciudad”.
“Debemos luchar contra las desnaturalización, contra los símbolos foráneos, hay que crear vanguardias, no entes, las vanguardias siempre fueron las portadoras de las ideas”, aseveró más adelante al referirse a la penetración cultural que ocurre en estos tiempos.
No se pasó por alto en este espacio de debate las relaciones Cuba – Estados Unidos.
A propósito, el doctor Leal se refirió a los grandes historiadores de Cuba, al leerlos veremos que el diferendo entre nuestros dos países ha sido un problema del gobierno de ese país, no del pueblo americano. “Aunque ahora existen modernos historiadores que tratan de desarmar el orgullo cubano”, me siento nacionalista. “Los cubanos nunca han ido a conquistar un país, siempre han ido a ayudar, a libertar, este es un país de libertadores, poetas, escritores… los cubanos somos más que negros, blancos o mulatos”.P1100502
Así concluyó el último Catalejo de 2015, que se vistió de gala al contar con la presencia del doctor Eusebio Leal Spengler, historiador de La Habana, quien recibió el agradecimiento de los presentes y en especial de Antonio Moltó Martorell, presidente de la Upec, quien le entregó una reproducción de una obra de arte, en reconocimiento y homenaje del gremio.