OTRAS NOTICIAS

El deber ser de la Casa Editora Abril

A ser fieles a las más auténticas tradiciones de nuestro periodismo, pero a la vez novedosos y creativos en su actuar y proyecciones, exhortó Ricardo Ronquillo, presidente nacional de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), a los profesionales de la prensa de la Casa Editora Abril durante la Asamblea de Balance de la organización en ese colectivo.

La sesión —que inició con el homenaje a las tres fallecidas directoras, Diana Lío, Adela Moro y Lucía Sanz Araujo— devino una intensa jornada de intercambio, debate y reflexión acerca del difícil escenario que, en los últimos cinco años, afectó el desempeño de esta institución que agrupa a numerosas publicaciones periódicas destinadas a los públicos infantil y juvenil: Juventud Técnica, Somos Jóvenes, Alma Mater, Zunzún, El Caimán Barbudo y Pionero. Además de una editorial de libros.

En esta etapa tan compleja se pasó de la irregularidad habitual de la salida de esas publicaciones a la desaparición de las ediciones impresas —con la excepción de El Caimán Barbudo—, lo cual significó un cambio total de las dinámicas en el funcionamiento y la creación editorial, según reflejó el informe presentado. Como parte de ese proceso, los colectivos hicieron un gran esfuerzo y se volcaron hacia la multimedialidad, el trabajo en plataformas alternativas como Medium y en las redes sociales.

Más de 60 afiliados componen la delegación de la UPEC en la Editora Abril. Foto: Gilda Fariñas/Cubaperiodistas.

Al analizar otras aristas de las problemáticas surgidas en el último lustro, los presentes alertaron de cuánto daña la pérdida de las rutinas productivas, de la ausencia de determinados puestos directivos que requiere tener una redacción para lograr  la adecuada actividad y el estilo editorial de las publicaciones.

En tal sentido se pidió observar bien el proceder de la política de cuadros, pues resulta importante que quienes dirijan un medio conozcan de la prensa, de sus interioridades, de las competencias profesionales y del trabajo periodístico. Es lo que podemos llamar “el deber ser” de una publicación, expresó Iramis Alonso, directora de la revista Juventud Técnica.

Varios de los premiados en concursos provinciales y nacionales, fueron agasajados, entre ellos, Yaser Toledo, de la revista El Caimán Barbudo. Foto: Gilda Fariñas/Cubaperiodistas.

Por su parte, Yaser Toledo, de El Caimán Barbudo, manifestó que al margen de las duras condiciones materiales con que deben lidiar a diario, numerosos afiliados lograron significativos éxitos y premios en los más importantes concursos convocados por la UPEC y otras instituciones. Sin embargo, la carencia de recursos limita o perjudica las posibilidades de obtener mayores y mejores productos editoriales.

Varios periodistas propusieron a sus colegas pensar, de manera colectiva, como Editora, en aras de salir del descenso en el que se encuentran a nivel profesional e incluso personal. “Hay que buscar las maneras novedosas de replantearnos  las proyecciones de las revistas como un solo colectivo y en ese objetivo es primordial el acompañamiento de la  UPEC”, señalaron.

De igual modo rememoraron el hecho de que para varias generaciones de niños, adolescentes y jóvenes, la Editora Abril ha permanecido en sus imaginarios a través de las revistas Zunzún, Pionero, Somos Jóvenes… Por lo que resulta necesario recuperar la presencia de estas en el formato impreso para que  vuelvan a las manos de esos públicos. Asimismo, los presentes se refirieron a la importancia de que, igualmente, reaparezcan en el espacio de la Universidad y en la vida de sus estudiantes y de los jóvenes, en general.

El nuevo modelo de gestión económica al que está convocado todo el sistema de medios públicos cubanos, conllevó otro profundo análisis. De ahí que  Ronquillo ponderara las potencialidades que encierra la Editora Abril para emprender el camino hacia esa compleja transición.

Estamos ante el desafío  de un cambio de época, afirmó, en la que Ley de Comunicación, que estamos seguros será aprobada antes que finalice este año, traerá los cambios y las transformaciones más radicales experimentadas por la nación.

Al respecto, el presidente nacional del gremio alegó que es ineludible cambiar el sistema de prensa para que los periodistas se sientan orgullosos y honrados de trabajar en los medios de la Revolución.  En esa transformación veremos amenazas, pero también la oportunidad de resolver y solucionar errores que se cometieron y dañaron ese ámbito.

Tenemos la confianza de que avanzaremos… es el aliento y la esperanza que quiero dejarles como sensación para llegar a nuestro XI Congreso y al aniversario 60 de la Unión de Periodistas de Cuba que celebraremos el 15 de julio de 2023, enfatizó en sus conclusiones, Ricardo Ronquillo.

Foto de portada: Ricardo Ronquillo, presidente de la UPEC durante su intervención en la Asamblea de Balance de la organización en la Casa Editora Abril. Foto: Gilda Fariñas/Cubaperiodistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *