La Jubilación
PERIODISMO y SALUD

¿Esperada jubilación?

Que la etapa de la vejez fuera considerada a partir de los 60 años es una consideración que la ciencia ha transformado, basada en parámetros más flexibles ante las capacidades físicas y psíquicas de muchos longevos. Quienes más han vivido pueden constatar mejor este cambio de los patrones de vida.

Sin dudas, el deterioro del envejecimiento es individual. Muchos  conservan vitalidad y lucidez en edades avanzadas, mientras otros declinan, incluso, antes de  las seis décadas.  No solo la salud influye; ocurren alteraciones elementales —posición social, pérdida  de contemporáneos y atributos físicos— . Cuando no se saben enfrentar, estos aumentan los rasgos de la ancianidad.

Psicólogos y sociólogos estudian la evolución ante una retirada laboral, porque quienes han tenido una vida intensa, el cambio puede traer frustración y sufrimiento.

¿Descanso obligatorio?

En algunas personas la jubilación tiene efectos negativos; en otros, constituye  un nuevo comienzo. No obstante,  hay ejemplos, como en el sector de la prensa, que permite alejar el retiro debido a que su práctica no está reñida con la edad, mientras haya salud. Aunque llegará el día del necesario descanso.

Al inicio, están aquellos  proyectos aplazados que entonces se podrán cumplir después de tantos años de trabajo. Por lo que  al principio de la jubilación se disfruta de un descanso aceptablePero no todos se sienten capaces de renovar sus planes y añoran su antigua actividad. Solo quienes mantengan vínculos en círculos o grupos sociales evitarán la depresión y el trauma.

Lógicamente, siempre influyen las diferencias individuales, tanto físicas como psíquicas, sin obviar el cuidado de la apariencia personal.  Los que así enfrentan la jubilación, incluso sobrepasando los 80 años de edad, mantienen energías e intelecto para demostrar su vitalidad en esa nueva etapa de la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *