fbpx
OBITUARIO OTRAS NOTICIAS

Falleció Andrés García Suárez, destacado periodista cienfueguero

Hoy domingo 25 de Julio de 2021, cuatro días después de su cumpleaños 89, falleció en Cienfuegos el destacado periodista, narrador e investigados Andrés Daniel García Suarez, Licenciado en Letras, narrador, investigador, periodista, miembro de la UNEAC, la UPEC, la UNHIC y de la Comisión de Historia del Comité Provincial del Partido Comunista de Cuba en Cienfuegos.
Fue dirigente estudiantil en el Instituto de Segunda Enseñanza de Cienfuegos, como delegado de 4to. Año, de la Asociación de Alumnos en el curso 1949-1950 y participó en huelgas proletario-estudiantiles. Luego trabajó como vendedor ambulante, peón de albañilería y ayudante de electricista. Fue mensajero de bodega entre 1951 y 1953. Empleado de Juzgado de Instrucción de 1953 a 1960, donde se vinculó en 1957 al M-26-7 bajo el mando de Osvaldo Dorticós Torrado.
En octubre de 1960 fue designado primer fundador y Coordinador Municipal de los CDR en Cienfuegos. En 1962 tras pasar un curso de seis meses interno en la Escuela de Instrucción Revolucionaria en Santa Clara, fue fundador del Periódico “Vanguardia”, de Las Villas, y en 1980 del periódico “Cinco de Septiembre”, de Cienfuegos, donde se jubiló en el año 2008 cuando era su subdirector.
Fue Jefe del Departamento de Orientación Revolucionaria en la antigua provincia de Las Villas, el primer presidente de la Unión de Periodistas de Cuba en Cienfuegos y un destacado representante de la intelectualidad cienfueguera.
Libros publicados: Hombradas: Crónicas periodísticas (1970); El Escambray en ascenso: Reportaje (1972); En Camino, ensayo (1973); Los Fundidores relatan su Historia, Premio Testimonio Concurso Primero de Enero (1981); Biografía de Ramón Leocadio Bonachea; Yo viví el drama de la guerra civil española; Cienfuegos, la linda ciudad del mar (1995); En Preparación: La luz que sube de tu nombre y Libro Histórico sobre los hechos del 5 de septiembre de 1957.
Reproducimos a continuación la última entrevista que concedió, publicada el 21 Julio 2020 en el Periódico 5 de septiembre, de Miguel Ángel Castiñeira García.
Una argamasa de papel mojado. Entrevista a Andrés García Suárez
Cuando murió Cary, los tres hijos del anterior matrimonio se disputaron su tenencia. Andrés García Suárez cumplía entonces unos 80 años de lucidez. Una lucidez que amenazaba con desmoronarse: la mujer de su vida, aquella dama del lunar en la mejilla que aparece en las fotografías del sitial histórico-romántico de su pared —una mujer inteligente, de maneras tranquilas pero “de una fuerza de carácter extraordinaria”, quien lo acompañó por más de 20 años, los mejores de su vida, sin discusión—, había perdido la batalla contra el cáncer.
Ahora me enseña, una por una, las fotos del sitial. En una está ella con el pelo suelto, largo, que le llega a la cintura; en otras, con el uniforme de los “Camilitos”, donde permaneció durante más de una década como alumna primero y profesora después. En otra, con una peluca rubia…
“Los médicos le advirtieron que ese cáncer empezaba en grado tres. Le quedaban muy pocos meses de vida. Vivió algún tiempo más de lo previsto. A partir de ese día, empecé a escribir sobre ella. Escribí dos libros y uno de poesía. No eran para publicar ni nada, sino para desahogarme. Mojé mucho papel… mojé mucho papel escribiendo esos libros”.
En la calle de Cristina, entre Santa Clara y Dorticós, hay una reja con un candado abierto. Si cruzas la reja, te encuentras un pasillo largo, muy largo. Una especie de corredor. Al final del pasillo está Andrés García Suárez en medio de la tranquilidad casi absoluta de las diez de la mañana.
En la sala, hay un estante con fotos de los hijos, de los nietos. Hay medallas de la UPEC, del Bicentenario de la Fundación de la Ciudad. Sobre la mesa, algunos libros.
“Te voy a servir un poquito de café —dice ahora—. Mis hijos me tienen muy bien abastecido. Entra para acá, para la cocina. No te fijes en el reguero, que esta es la cocina de un hombre que vive solo”.
Antes de llegar a la cocina, primero hay que pasar junto a la máquina de escribir.
¿Con esa máquina redactaba sus trabajos?
“Con esa máquina de escribir escribo aún. La impresora se me rompió y no puedo hablar sobre un tema sin antes haberlo desarrollado por escrito. Siempre fui un muy mal orador”.
Le pregunto entonces por sus hijos. Me habla del menor de los tres, el “loco de la familia”, que vive en Junco Sur. Me habla del que está en los Estados Unidos; y me habla del otro, el del medio, que intentó irse y tuvo que pasar por siete cárceles diferentes, donde no lo dejaban dormir y lo transportaban esposado de aquí para allá, hasta que al final lo deportaron.
“Yo le había advertido. Cuando nos vimos, me abrazó muy fuerte y me dijo: papá, qué bien tú conoces a esos tipos”.
Cuando le pregunto por el levantamiento del 5 de Septiembre de 1957, me dice que el libro que publicó junto a Orlando García Martínez (presidente provincial de la UNEAC, organización en la cual Andrés milita; como también en la UPEC, de la cual fue el primer presidente en Cienfuegos), es prácticamente la investigación de su vida. Empezó las entrevistas a algunos participantes, incluso antes de ejercer como periodista. Luego siguió preguntando, contrastando fuentes, ya de manera profesional, hasta que se encontró con Orlandito, quien a la sazón era Jefe del Archivo Histórico de Cienfuegos. Uno, con los testimonios, se complementó con el otro y sus documentos y su rigor histórico.
“Esa es la obra de mi vida. La de Orlandito no, porque a él aún le queda mucho por vivir. Nos pasamos décadas investigando y al final llegamos a la conclusión de que el alzamiento fracasó porque muchos dirigentes de la Marina, en La Habana, no lograron ponerse de acuerdo con la repartición del pastel. Muchos de ellos eran burgueses que solo pensaban en el quítate tú pa’ ponerme yo”.
Cuando le digo que me parece impresionante que casi con 90 años disfrute de tanta salud y tanta claridad mental, me responde que tiene más claridad mental que salud, y que incluso no pudo ir a Santiago de Cuba a presentar una investigación sobre Osvaldo Dorticós Torrado, su jefe en el Movimiento 26 de Julio, porque su columna no iba a aguantar un viaje de tantas horas.
Después, Andrés García Suárez me hará el cuento de su amigo José Gregorio Martínez, el Yanki, a quien mató un francotirador cuando el alzamiento del 5 de Septiembre.
Usted me comentó una vez que fue padrino de su boda…
“Bueno, testigo de su boda más bien. La verdad es que yo fui el único que entendió ese matrimonio con Osdalia Reitor. José Gregorio sabía que en cualquier momento podía perder la vida. Y la verdad es que ellos se amaban mucho. Aunque algunos le dijeran que no estaba bien que se casara con ella para dejarla viuda en tan poco tiempo, el Yanki (así le llamaban por su fisonomía y pelo rubio) no quería morir sin antes desarrollar a plenitud su amor por Osdalia. Yo eso lo entendí siempre”.
En qué otro confín del planeta
Con 88 años este martes, parece que aún le queda toda la vida por vivir. Incluso, la vida profesional. Lo parece, de verdad lo parece.
Aunque la vejez haya sido, luego de la muerte Cary y de tantas heridas, una argamasa de papel mojado, Andrés García Suárez sabe que su máquina de escribir lo estará esperando para verter el contenido de su pena. Y es precisamente en el oficio, donde la pena se vuelve optimismo: ¿En qué otro confín del planeta habrá amaneceres como el nuestro?, se preguntó hace apenas unos meses en las páginas de este semanario.
“El periodismo salva. No tengo internet, ni siquiera lo he pedido. No tengo muchos entretenimientos. Mi entretenimiento es este”, me dice cuatro horas después de haber empezado el diálogo, cuando ya empiezo a buscar las palabras con las que me voy a despedir de Andrés García Suárez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap