fbpx
COLUMNISTAS

La cultura como poder hegemónico

…Entonces estamos creando una nueva hegemonía, la vieja hegemonía ahí está resistiéndose y se resistirá hasta su último suspiro, la hegemonía burguesa, el estado urgués, la sociedad burguesa, cuyos valores burgueses penetraron en profundo, así como el agua cuando llueve, cuando cae el agua y el agua va corriendo y se mete por todos lados, va percolando dicen algunos, va entrando, va ocupando los espacios, las arenas, las capas de la tierra, va empapando; así pasa con la cultura burguesa.

La cultura burguesa termina cuando se convierte en hegemónica, termina, bueno ocupando toda la sociedad y el pueblo termina actuando sin darse cuenta muchas veces, como la cultura burguesa le ordena, le manda, lo programa como una computadora, se convierten los pueblos como en autómatas y a veces no se dan cuenta, ah, hasta que vienen los despertares, los despertares de los pueblos, aquí ocurrió el despertar…

Ahora, hay que tener cuidado de que no venga de nuevo, que no se vaya apagando el despertar y venga de nuevo el adormecimiento y el florecimiento de la burguesía y de su modelo de vida, su modo, sus mecanismos para asegurar su hegemonía, para asegurar la dominación, para asegurar el control de la economía, de la política y de todo; es, eso se llama el capitalismo, ese es un modo de vida, no es que es un régimen político, no..

Presidente Hugo Chávez
Inauguración del Supermercal “Mariano Picón Salas”
Sector, Santa Mónica, Mérida, edo. Mérida, 19 de septiembre de 2010

En sus últimos años, las reflexiones del Comandante Chávez sobre la cultura, se concentraron muy especialmente en los basamentos ideológicos a través de los cuáles la burguesía lograba establecer su dominación.

Seguramente Chávez había leído a Gramsci desde hacía mucho tiempo, pero es posible imaginar que la famosa afirmación de Fidel en 2004:

“Chávez, en Venezuela no hay cuatro millones de oligarcas”, al relacionarla luego, caso a caso, con los resultados de cada contienda electoral, le pusiera a cavilar especialmente en el tema. Digamos que el promedio de resultados fue arrojando en el tiempo una correspondencia de 60% a 40% a favor de la Revolución.

Ciertamente las fuerzas bolivarianas eran y son mayoría. Pero ¿por qué no una mayoría absoluta, aplastante, como debieran serlo, si tomamos en cuenta sus intereses profundos? ¿Qué pasa allí? ¿Por qué grandes sectores de la sociedad, pertenecientes a las capas medias e incluso a los sectores trabajadores no están cuadrados políticamente con la Revolución Bolivariana y convencidos de su necesidad?

¿Cómo logra influir en ellos la burguesía, representada políticamente en la derecha? He allí un tema ideológico, de valores, de manera de ver el mundo, de posición ante los problemas estructurales con los que cargan las sociedades, especialmente el referido al sistema de relaciones humanas. ¿Por qué esos sectores parecieran preferir el modelo capitalista y neoliberal tan inhumano, cruel e injusto?

Seguramente con esos interrogantes en la cabeza, Chávez volvió a releer a Gramsci y a reinterpretarlo para nuestra realidad, haciéndo énfasis en la necesidad de construir una nueva hegemonía popular que vaya confrontando, derrotando y sustituyendo a la hegemonía del capitalismo. La cultura burguesa lo va penetrando todo “así como el agua cuando llueve… va entrando, va ocupando los espacios, las arenas, las capas de la tierra, va empapando; así pasa con la cultura burguesa.”

Y es por eso que ve allí, en la cultura misma, el basamento de esa lucha de poderes por la hegemonía. Pues de lo que se trata es de establecer un nuevo “modelo de vida”, un “modo de vida” distinto al del capitalismo.

Hay un documento muy importante y que recomendamos leer y estudiar, que es la transcripción del discurso del Comandante Chávez en cadena nacional con motivo de la concentración Bolivariana Antiimperialista en la Avenida Bolívar de Caracas, el sábado 2 de junio de 2007.

Cito en extenso alguna de sus partes, porque nadie mejor que el mismo Chávez para explicar su posición sobre la cultura como el poder hegemónico que él afirma que estamos construyendo.

….quiero recurrir al pensamiento de Gramsci para utilizando las ideas, utilizando las luces del pensamiento entendamos cada día mejor lo que está pasando aquí hoy en Venezuela….

Para interpretar pues lo que vivimos compatriotas, Antonio Gramcsi, abonó los caminos del pensamiento de muchas maneras y Antonio Gramsci es el autor de aquella tesis que venimos repitiendo hace varios años “Una verdadera crisis histórica ocurre cuando hay algo que está muriendo y pero no termina de morir y al mismo tiempo hay algo que está naciendo pero tampoco termina de nacer“ en ese, en ese tiempo y en ese espacio donde esto ocurre ahí se presenta una auténtica crisis orgánica, crisis histórica, crisis total.

Aquí en Venezuela no lo olvidemos, desde hace varios años estamos en una verdadera crisis orgánica, una verdadera crisis gramsciana, una crisis histórica. Lo que está muriendo se niega a morir y todavía no termina de morir y lo que está naciendo tampoco ha terminado de nacer…

….la iglesia, los medios de comunicación y el sistema escolar son los tres grandes cuerpos orgánicos que Gramsci señala como las instituciones fundamentales de la sociedad civil usadas por ésta para difundir a los extractos y capas sociales y populares su ideología dominante y la ideología Gramsci la clasifica en extractos o en pisos, él señala para que… para que tengamos una visión, digo yo, más amplia de la ideología, la visión gramsciana de la ideología es muy amplia, Gramsci dice que la forma más elaborada de ideología es la filosofía pero no todos podemos ser filósofos. Entonces las clases dominantes fueron diseñando distintos extractos de ideología y así ellos tienen sus filósofos y su filosofía y sus escuelas de filosofía y sus libros de filosofía a través de los cuales van bañando de la ideología dominante a la sociedad. Pero luego, hay un segundo nivel de la ideología que Gramsci señala como las ideas propiamente dichas por debajo del nivel de la filosofía, el neoliberalismo, por ejemplo, tiene una filosofía pero como ese nivel es muy elaborado y no es digerible por otras capas sociales entonces la clase dominante elabora la tesis del neoliberalismo, del mercado, del libre mercado, la tesis de la libertad de mercado, la tesis de la libertad de expresión entendida como ellos la entienden manipulándola. La tesis de la integración en un modelo como el ALCA la propuesta del imperio norteamericano, ellos elaboran su cuerpo de ideas, la ideología propiamente dicha o las ideas de la democracia burguesa, la división de poderes con eso manipulan, la división de poderes la alternancia, la representación como fundamento de la democracia ¡grandes mentiras! Pero son el cuerpo ideológico de esa filosofía hegemónica que aquí en Venezuela ejerció su hegemonía durante 100 años y en el mundo la ha ejercido en buena parte de occidente también durante 100 años.

Un tercer nivel en los extractos ideológicos, según Gramsci, es lo que él llama el sentido común, uno oye mucho esa expresión por qué tú haces esto, mucha gente dirá bueno, yo no puedo explicarlo filosóficamente, yo no puedo explicarlo ideológicamente pero es mi sentido común. Ahora el sentido común es producto del baño de la filosofía dominante y de la ideología a través de distintas
formas, a través de telenovelas, a través de películas, a través de canciones, a través de propagandas, de vallas, de colores hasta los colores son utilizados científicamente para lograr la hegemonía de la clase burguesa dominante y el cuarto nivel gramsciano de la ideología es lo que él llama el folklore, el folklore es posible que algún muchacho de esos a los que le preguntan en una calle o en una plaza que por qué sale a defender los intereses de lo que fue Radio Caracas Televisión, es posible que él no sepa explicarlo filosóficamente ni ideológicamente alguno podrán hacerlo, seguramente, pero hay otros víctimas de la manipulación que no sabrán sino expresar frases folklóricas, como decir por ejemplo: “Se va Chávez”, ese es folclore, así entiende Gramcsi el folclore: “Chávez se va”, o “abajo Chávez”; o porque dicen, no estoy defendiendo la libertad de expresión, esto es una dictadura.

Esos son cosas de un folclore a lo gramcsiano, el nivel más bajo pues, según esa visión de lo que es la estructura ideológica o la superestructura o el componente ideológico de la superestructura.

He allí algunos elementos —repito— compatriotas para que entendamos bien lo que hoy está ocurriendo.

Nosotros hemos venido liberando al estado, porque la sociedad civil burguesa controló el estado venezolano a su antojo, manejaban el gobierno, manejaban el Poder Legislativo, manejaban el Poder Judicial, manejaban las empresas del estado, manejaban la banca pública, manejaban el presupuesto nacional; todo eso ellos lo han venido perdiendo, sino totalmente, esencialmente.

Y ellos están ahora, replegados en los núcleos duros de la sociedad civil burguesa, utilizando a veces de manera desesperada los reductos que le quedan de esas instituciones señaladas por Gramcsi, la iglesia, los medios de comunicación y el sistema educativo. De allí la importancia de entender el tablero de batalla….

…mientras tanto, compatriotas gobernadores, alcaldes, gobernadoras, diputados, diputadas; Rafael Vargas, líderes políticos, viejos, no tan viejos, nuevos, jóvenes estudiantes, clase obrera, líderes obreros, ministros, ministras, vicepresidentes, José Vicente —no tan viejo—, periodistas, creadores, actrices —Dilia, Simón Pestana—, escritores venezolanos, folcloristas venezolanos como Cristóbal Jiménez, cantores, muchachos, muchachas, mujeres.

Mientras tanto a nosotros los que nos queda es, seguir conformando el nuevo bloque histórico. Somos nosotros los responsables de seguir echando pico y pala, pegando bloques y concreto para hacer así más grandes, más sólidos que las torres del Parque Central, el nuevo bloque histórico venezolano.

Indígenas de la patria, pueblos indígenas, pueblos negros, pueblos blancos, empresarios, empresarios venezolanos, trabajadores de todos los sectores, públicos, privados, continuemos estudiando, reflexionando y haciendo, construyendo el socialismo desde nuestros pequeños espacios, continuemos con los cinco motores constituyentes, continuemos por los siete carriles, el político, construyendo la democracia socialista, el económico construyendo la economía socialista, el ético, poniendo en marcha la nueva moral socialista; el social, construyendo la suprema felicidad social, la mayor suma de felicidad posible, la nueva geopolítica nacional, la nueva geometría del poder, la nueva geopolítica internacional; el mundo pluripolar…

Haciendo patria, haciendo la Venezuela nueva continuemos pues desde el punto de vista gramsciano, enterrando el bloque viejo, el bloque histórico viejo y construyendo el bloque histórico nuevo.

Desde mi punto de vista personal, creo que esta es la tarea más importante que tiene por delante la gestión revolucionaria de la cultura en la Venezuela actual.

Estoy convencido de que Chávez coincidiría con esta afirmación.

(Tomado de Cultura y Resistencia)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap