COVID-19. Reportes periodísticos

Reflexiones por el Día Internacional de Nelson Mandela

“Nelson Mandela se elevó sobre sus carceleros para liberar a millones de sudafricanos y se convirtió en una figura global de inspiración y en un icono moderno. Mandela dedicó su vida a combatir la desigualdad que ha alcanzado proporciones de crisis en todo el mundo en las décadas recientes y que amenaza cada vez más nuestro futuro”.

Las palabras del secretario general de la Organización de Naciones Unidas, Antonio Guterres, durante una conferencia virtual con sede en Johannesburgo, recordaron la trayectoria política e ideológica del líder sudafricano, a propósito de la celebración del Día Internacional de Nelson Mandela.

En 2020, la jornada mundial que rinde homenaje “a un extraordinario defensor de la igualdad, la dignidad y la solidaridad” se conmemora en un escenario afectado por la pandemia de la COVID-19, “una amenaza para todos, especialmente, los más vulnerables”.

Para Guterres, la explicación de que un virus “tenga al mundo de rodillas, generando la caída libre de las economías y revirtiendo en pocos meses los avances logrados contra la pobreza”, está en la fragilidad de los sistemas de salud inadecuados, las lagunas de protección social, las desigualdades estructurales, la degradación ambiental y el cambio climático.

“La COVID-19 es como una radiografía que revela las fracturas del endeble esqueleto de las sociedades que hemos construido. Expone las falacias y las falsedades por todas partes: la mentira de que el libre mercado puede darle un seguro de salud a todos; la ficción de que el trabajo no remunerado no es trabajo; el delirio que vivimos en un mundo que ha superado el racismo; el mito de que estamos todos en el mismo bote, porque aún todos flotamos en el mismo mar, cuando es claro que algunos lo hacen en yates de lujo, mientras otros se aferran a los deshechos que quedan a la deriva”, sentenció.

Desde esa perspectiva, el funcionario señaló que más del 70 por ciento de la población mundial padece la creciente inequidad de ingresos y riquezas, cuyas vidas y expectativas son determinadas por las circunstancias en las que nacen.

Por otra parte, Guterres asignó un apartado de su discurso a las nuevas tensiones derivadas de la globalización y la revolución tecnológica, las cuales han contribuido a un cambio sin precedentes en la distribución de los ingresos.

Esos fenómenos-destacó el directivo-permitieron que entre 1980 y 2016, el uno por ciento del sector más rico de la población mundial captara el 27 por ciento de los ingresos, de modo que han perjudicado a los trabajadores menos calificados con las nuevas tecnologías, la automatización y el traslado a terceros países de las fuentes de empleo.

A pesar del complejo panorama global, el líder de la ONU señaló que la pandemia también ofrece la oportunidad generacional de reconstruir un mundo más equitativo y sostenible, algo que solo es posible “reinstalando en la conciencia de la gente el sentido de la solidaridad humana, de estar en el mundo para, por y con los demás”, como reflexionaba Mandela.

En este Día Internacional de Nelson Mandela-concluyó Guterres-recordemos que podemos, y debemos participar en la búsqueda de un futuro mejor en el que todas las personas vivan con dignidad, oportunidades y prosperidad en un planeta saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *