COVID-19. Reportes periodísticos

Estudiante de Periodismo frente a la COVID-19 desde la Radio

Melissa Blanco Déniz. ¿Les suena el nombre? Mujer, comentarista deportiva, narra pelota en Matanzas. Sí, caballero, la joven estudiante de quinto año de Periodismo de la Universidad de Matanzas que varios colegas dieron a conocer el año pasado como la primera mujer narradora de pelota en Cuba. Rubia, flaquita, de ojos verdes.

Yo, la verdad, no tengo la certeza de que sea la primera narradora deportiva  cubana, pero sí sé del amor que siente Melissa Blanco por el periodismo y el deporte. Y sé, porque fui su profesora, del talento y la valentía para enfrentar retos.

Melissa ha incursionado en la Televisión en programas estelares como Quédate conmigo, pero su verdadera pasión es la radio. Detrás de un micrófono, en una cabina radial, Melissa se siente como pez en el agua.

Por eso Melissa creyó que en estos días en que Cuba combate al nuevo coronavirus, su puesto estaba en Radio 26, donde está contratada desde tercer año y ha pasado cursos de habilitación en diferentes especialidades, entre ellas, la locución.

Como vive cerca de la emisora provincial enseguida dijo presente para formar parte de los equipos que se turnarían para cubrir tiras de 6 horas de programación junto a un director de programas y un realizador de sonido.

No era nada nuevo. Ya contaba con horas de entrenamiento en diferentes programas; primero en el Noticiero Deportivo y luego apoyando en otros como la revista informativa De primera mano, en Tiempo  A y otros.

Y si alguna vez se puso nerviosa frente al micrófono, como me confiesa, hoy Melissa es toda seguridad. Nadie, que no la haya visto antes en persona o televisión, puede imaginar cuando la escucha que Melissa tiene 22 años y es un cominito de flaca, una muchachita de piernas largas que alguna vez quiso ser bailarina.

Lo diferente para Melissa ha sido el tiempo frente al micrófono y la responsabilidad de enviar mensajes que no sean confusos ni pesimistas. Lo diferente ha sido el cuidado que hay que tener, andar con el nasobuco, lavarse las manos muchas veces y no estar tocando mucho las superficies metálicas del estudio aunque se limpian cada vez que sale un equipo. Lo diferente ha sido quitarse la ropa cuando llega a casa y entrar directo para proteger a todos en casa.

Por lo demás es lo mismo que tanto disfruta Melissa, presentar trabajos periodísticos o canciones, dar mensajes y comunicarse con el público. La radio, dice Melissa, cumple una función esencial, y tiene razón.

Mientras trabaja en Radio 26, Melissa no se despreocupa por el cierre del curso. En espera de las orientaciones finales, ella ya tiene su tesis de grado casi a punto, un documental radial sobre la vida y obra del comentarista deportivo Francisco (Pancho) Soriano, Premio nacional de Periodismo Deportivo por la Obra de la Vida. Y dice que la terminará “como sea”, porque es un compromiso con Pancho, a quien considera un maestro.

Próximamente Melissa Blanco Déniz se graduará como licenciada en Periodismo por la Universidad de Matanzas con Título de Oro. Sus notas lo auguran así. Estos últimos momentos de su carrera han sido atípicos. Muchos de sus compañeros se han quedado en casa, otros  colaboran con diferentes medios, algunos han trabajado como voluntarios, pero Melissa los ha aprovechado para aprender y ser útil desde el medio que le apasiona: la radio.

Melissa Blanco Déniz se hizo famosa en Cuba hace un tiempito cuando se dio a conocer como una de las primeras mujeres comentaristas deportivas en Cuba (hay quienes dicen que es la primera, yo, aunque la quiero mucho, prefiero esperar a que me convenzan de ello). Lo relevante es que Melissa comenzó a narrar pelota siendo aún estudiante de Periodismo. A punto de terminar con Título de Oro su quinto año, a Melissa Blanco Déniz no se le sube la fama para la cabeza (yo espero que nunca le pase), y como trabajadora contratada en Radio 26 desde tercer año de la carrera, colabora ahora en la programación especial (variada e informativa) que difunde la emisora provincial de Matanzas. Vivir cerca de la planta matriz le facilita permanecer todavía como parte de los equipos de trabajo que garantizan la vitalidad a Radio 26.

Publicada por Yirmara Torres Hernández en Viernes, 3 de abril de 2020

2 thoughts on “Estudiante de Periodismo frente a la COVID-19 desde la Radio

  1. Admiro mucho a Melisa, a quien conozco desde que nació, es mi sobrina, y entre sus mayores cualidades está la perseverancia, esa que la ha acompañado siempre y a la que atribuyo muchos de los éxitos alcanzados hasta ahora. Te auguro muchos más, y no olvides que a quien brilla con luz propia, nadie lo puede opacar. Besos mi niña

  2. Melisa, es muy talentosa
    Inteligente y segura
    De Radio 26 es la figura
    Más joven , también preciosa
    CON esa voz cadenciosa
    Son tantos sus seguidores
    Mayormente conocedores
    De nuestro deporte nacional
    QUE entre mujeres al narrar
    Melisa,… es de las mejores.
    —2—
    Seguro podemos estar
    Hoy es la primera mujer
    La única comentarista fiel
    De nuestra Serie Nacional
    Prefiere Melissa incursionar
    En la Radio únicamente
    Le recomiendo igualmente
    No temerle a la Televisión
    Cuando llegue esa ocasión
    Se alegrará felizmente.
    —-#QUEDATE EN CASA #—
    —-EL POETA YUMURINO—-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *